Rinoplastia

La rinoplastia es el tratamiento de las deformidades y alteraciones de la estética de la nariz.

 

¿Cuándo puede considerar una rinoplastia?

Pueden considerar la realización de una rinoplastia aquellas personas que no están satisfechas con la forma, el tamaño o el ángulo de su nariz, o que tienen una nariz desviada o una nariz desproporcionada, no armónica, con el resto de su cara.

Para aquellos pacientes que tienen problemas respiratorios por sufrir alteraciones dentro de la estructura de su nariz, en el tabique nasal o en otros elementos de cartílago o hueso, la rinoplastia conseguirá una mejoría que les devuelva a la normalidad.

 

PROCEDIMIENTO DE RINOPLASTIA

 

¿Cómo es una rinoplastia?

Dependiendo del procedimiento y de su extensión, una rinoplastia se puede realizar con anestesia tópica y local, con una sedación o con anestesia general.

Se harán incisiones en la parte interna de las fosas nasales y en ocasiones también en la parte externa, en zonas poco visibles, para acceder a los huesos y el cartílago que dan el soporte a la nariz.

Hay dos técnicas para realizar una rinoplastia, dependiendo de la colocación de las incisiones: rinoplastia abierta y rinoplastia endonasal o “cerrada”.

Una rinoplastia es un conjunto de acciones sobre los huesos y cartílagos de la nariz, reduciendo o aumentando, y ajustando las estructuras de soporte internas de la nariz; el tamaño de la nariz puede ser reducida o aumentada, y la nariz puede acortarse o alargarse.

Los injertos en la nariz se utilizan para refinar el resultado final o dar soporte a la piel cuando fallan las estructuras originales; por ejemplo se utilizan injertos hechos de cartílago para remodelar la punta de la nariz, haciéndola más elevada o más larga, o más afinada.

Su piel y otros tejidos blandos adoptarán con el tiempo la forma de la estructura subyacente.

En algunos casos se pueden añadir otros rellenos con tejidos propios o injertos de grasa como camuflaje o corrección de otros defectos de volumen.

Para finalizar la rinoplastia se cerrarán las incisiones con suturas definitivas o reabsorbibles, y en ocasiones se colocará un taponamiento nasal durante horas o días, y alguna clase de protección externa, desde esparadrapo de papel hasta protecciones de escayola o material plástico maleable.

 

 

Seleccione un cirujano plástico.

Los miembros de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) tienen experiencia y están calificados para realizar su procedimiento quirúrgico estético.

Busque en nuestra página un cirujano plástico con experiencia en la realización de una cirugía para la ginecomastia y programe una cita para la consulta inicial.

 

¿Cómo programar su cirugía?

Su cirujano plástico le explicará las instrucciones completas y responderá cualquier duda que pueda tener, hará un historial médico detallado y realizará un examen físico para determinar si es apta para la cirugía de rinoplastia.

Deberá dejar de fumar al menos seis semanas antes de someterse a una cirugía para mejorar la curación de las heridas.

Evite tomar aspirina y ciertos medicamentos antiinflamatorios que pueden aumentar el sangrado. Algunos alimentos y preparados alimenticios pueden aumentar el riesgo de sangrado y deberá evitarlos también unas semanas antes de la cirugía: vitamina E, alimentos ricos en omega 3, aceite de soja, aguacate, almendras, ajo, avellanas, nueces, jengibre, semillas de girasol, brócoli o pimentón.

La hidratación es muy importante antes y después de la cirugía para una buena recuperación.

Disponga lo necesario para que alguien lo lleve a su casa o acompañe después de la cirugía y, si la cirugía no requiere hospitalización, que se quede con usted por lo menos la primera noche después de la cirugía.

 

Cuidados postoperatorios y recuperación.

Llevará tiempo a la nariz ajustarse a su nueva apariencia, entre varios meses y más de un año.

Su cirujano plástico le informará sobre cuánto tiempo necesitará para regresar a su actividad y trabajo normales. Después de la cirugía usted y recibirá instrucciones detalladas sobre las medidas a tomar y la medicación necesaria, síntomas normales que experimentará y posibles signos de complicación.

Deberá caminar unos minutos varias veces al día, para evitar complicaciones en las venas de los miembros inferiores.
Siga todas las instrucciones proporcionadas por su cirujano plástico.

 

Duración de los resultados.

Habitualmente los resultados de su cirugía de nariz serán de larga duración. Un seguimiento programado con su cirujano plástico es muy importante.

Mantenga la relación con su cirujano plástico. Por su seguridad, así como por un mejor resultado, es importante que regrese a la consulta de su cirujano plástico para un seguimiento.

 

Riesgos y complicaciones

Las complicaciones importantes de la rinoplastia son poco frecuentes.

Todos los procedimientos quirúrgicos tienen algún grado de riesgo. Algunas de las posibles complicaciones de todas las cirugías son: reacción adversa a la anestesia, hematoma o seroma, infección y sangrado, cambios en la sensación de la piel, una cicatrización deficiente, reacciones alérgicas, daño a las estructuras subyacentes, y resultados insatisfactorios que pueden requerir otras cirugías adicionales.

Otros riesgos específicos para la rinoplastia son problemas de la piel en los casos en que la piel es muy fina, especialmente si se han colocado injertos o materiales extraños. La inflamación de la nariz también se produce en su interior, lo que puede causar dificultad en la respiración nasal.