Otoplastia

La cirugía de las orejas, también conocida como otoplastia, es un procedimiento de la cirugía plástica que permite la modificación del tamaño, la forma, o la posición de los pabellones auriculares.

La finalidad de la otoplastia es la obtención de una mejoría en la distancia que existe entre el pabellón auricular y la mastoides, elemento anatómico que se encuentra detrás del pabellón auricular. Cuando está distancia se encuentra incrementada se produce una malformación conocida como “orejas en asa” o “en soplillo”.

Existen muchas otras alteraciones en la forma y tamaño de las orejas que pueden ser solucionados con técnicas de otoplastia.

 

¿Cuándo puede considerar una otoplastia?

Con la cirugía de remodelación de la oreja se obtienen resultados diferentes según los cambios que sean deseables desean, pero su finalidad es mejorar la confianza personal en adultos, niños o adolescente.

En los niños y adolescentes es frecuente encontrar problemas de autoconfianza cuando el entorno escolar ridiculiza las alteraciones de las orejas, teniendo en cuenta que a los seis años aproximadamente se ha alcanzado el desarrollo de los pabellones auriculares.

Son buenos candidatos a corregir sus orejas aquellas personas que tienen orejas demasiado separadas de la cabeza y sobresalen, o son muy grandes y desproporcionadas, o nacieron con orejas muy poco o mal desarrolladas, o han sufrido algún tipo de lesión traumática o tumoral que ha afectado a la forma, tamaño o posición de sus orejas.

 

PROCEDIMIENTO DE OTOPLASTIA

 

¿Cómo es una otoplastia?

La corrección de las orejas es un procedimiento mediante el que se realiza la eliminación o reposicionamiento del cartílago después de hacer una pequeña incisión en el pabellón auricular, habitualmente en la parte posterior dejando una cicatriz escondida, aunque muchas técnicas utilizan pequeñas incisiones en zonas discretas de la parte anterior de la oreja. La elección de las incisiones dependerá de su anatomía y de los cambios deseados.

En muchas ocasiones las técnicas de otoplastia consisten en la remodelación del cartílago para conseguir una forma más armónica mediante suturas internas permanentes, mediante la deformación controlada del cartílago cuando faltan los pliegues normales de la oreja y, en algunas ocasiones, mediante la escisión y eliminación del cartílago y la piel sobrante. Es muy habitual utilizar una combinación de diversas técnicas y procedimientos para obtener el resultado más adecuado.

En los últimos años han sido desarrollados unos dispositivos o implantes que se colocan mediante una sencilla intervención debajo de la piel de la oreja y consiguen una remodelación controlada del cartílago del pabellón auricular, corrigiendo la deformidad de las orejas despegadas.

 

 

Seleccione un cirujano plástico.

Los miembros de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) tienen experiencia y están calificados para realizar su procedimiento quirúrgico estético.

Busque en nuestra página un cirujano plástico con experiencia en la realización de una cirugía para la ginecomastia y programe una cita para la consulta inicial.

 

¿Cómo programar su cirugía?

Su cirujano plástico le explicará las instrucciones completas y responderá cualquier duda que pueda tener, hará un historial médico detallado y realizará un examen físico para determinar si es apta para la cirugía de otoplastia.

Deberá dejar de fumar al menos seis semanas antes de someterse a una cirugía para mejorar la curación de las heridas.

Evite tomar aspirina y ciertos medicamentos antiinflamatorios que pueden aumentar el sangrado. Algunos alimentos y preparados alimenticios pueden aumentar el riesgo de sangrado y deberá evitarlos también unas semanas antes de la cirugía: vitamina E, alimentos ricos en omega 3, aceite de soja, aguacate, almendras, ajo, avellanas, nueces, jengibre, semillas de girasol, brócoli o pimentón.

La hidratación es muy importante antes y después de la cirugía para una buena recuperación.

Disponga lo necesario para que alguien lo lleve a su casa o acompañe después de la cirugía y, si la cirugía no requiere hospitalización, que se quede con usted por lo menos la primera noche después de la cirugía.

 

Cuidados postoperatorios y recuperación.

Su cirujano plástico le informará sobre cuánto tiempo necesitará para regresar a su actividad y trabajo normales. Después de la cirugía usted y recibirá instrucciones detalladas sobre las medidas a tomar y la medicación necesaria, síntomas normales que experimentará y posibles signos de complicación.

Siga todas las instrucciones proporcionadas por su cirujano plástico.

 

Duración de los resultados.

Habitualmente los resultados de su cirugía de corrección de las orejas serán definitivos, aunque algunas técnicas más conservadoras podrían requerir una corrección pasado un tiempo. Un seguimiento programado con su cirujano plástico es muy importante.

Mantenga la relación con su cirujano plástico. Por su seguridad, así como por un mejor resultado, es importante que regrese a la consulta de su cirujano plástico para un seguimiento.

 

Riesgos y complicaciones

Las complicaciones importantes de la cirugía de otoplastia son poco frecuentes. Es normal que sus orejas se hinchen y se incremente la sensibilidad.

Los riesgos potenciales asociados con la cirugía de otoplastia son: Cicatrices hipertróficas o queloides, alteraciones en la sensibilidad de la piel sobre o alrededor de sus orejas, infección con pérdidas de cartílago por necrosis localizada, asimetría en la posición de sus orjas debido a cambios posteriores a la operación

Todos los procedimientos quirúrgicos tienen algún grado de riesgo. Algunas de las posibles complicaciones de todas las cirugías son: reacción adversa a la anestesia, hematoma o seroma, infección y sangrado, reacciones alérgicas, daño a las estructuras subyacentes, y resultados insatisfactorios que pueden requerir otras cirugías adicionales.