Elevación de glúteos o Gluteoplastia

¿Cuándo puede considerarse una gluteoplastia?

La gluteoplastia o levantamiento de los glúteos se realiza cuando existe un exceso de piel y grasa en esas zonas del cuerpo, producidos como consecuencia del envejecimiento, o tras una pérdida de peso importante, y se realiza mediante la escisión quirúrgica de piel con o sin la realización asociada de una liposucción.

 

PROCEDIMIENTO DE GLUTEOPLASTIA

 

¿Cómo es una elevación de glúteos?

Su cirujano plástico decidirá la técnica a utilizar, dependiendo de las características de sus glúteos, pero en general la gluteoplastia consiste en la realización de una incisión en la parte superior de las nalgas, caderas, la región inguinal o debajo de las nalgas para eliminar el exceso de piel y grasa y poder estirar la piel restante de los glúteos.

La liposucción ayuda a mejorar el contorno en los glúteos o los muslos para lograr un aspecto más armónico, y es una técnica muy útil en la cirugía de elevación de los glúteos.

Se pueden colocar tubos de drenaje y una prenda de compresión o faja para mantener la tensión de la piel tras la cirugía.

La cirugía de elevación de glúteos es bastante extensa y necesitará de dos a tres semanas de recuperación para poder reanudar las actividades normales. La curación completa llevará varios meses.

Es muy importante que usted sepa que las variaciones de peso futuras pueden afectar los resultados. El procedimiento de gluteoplastia podría provocar la pérdida de volumen en las nalgas, por lo que también podría considerar la realización de un aumento glúteo con transferencia de grasa propia.

 

Seleccione un cirujano plástico.

Los miembros de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) tienen experiencia y están calificados para realizar su procedimiento quirúrgico estético.

Busque en nuestra página un cirujano plástico con experiencia en la realización de una cirugía para la ginecomastia y programe una cita para la consulta inicial.

 

¿Cómo programar su cirugía?

Su cirujano plástico le explicará las instrucciones completas y responderá cualquier duda que pueda tener, hará un historial médico detallado y realizará un examen físico para determinar si es apta para la cirugía de elevación de glúteos.

Deberá dejar de fumar al menos seis semanas antes de someterse a una cirugía para mejorar la curación de las heridas.

Evite tomar aspirina y ciertos medicamentos antiinflamatorios que pueden aumentar el sangrado. Algunos alimentos y preparados alimenticios pueden aumentar el riesgo de sangrado y deberá evitarlos también unas semanas antes de la cirugía: vitamina E, alimentos ricos en omega 3, aceite de soja, aguacate, almendras, ajo, avellanas, nueces, jengibre, semillas de girasol, brócoli o pimentón.

La hidratación es muy importante antes y después de la cirugía para una buena recuperación.

Disponga lo necesario para que alguien lo lleve a su casa o acompañe después de la cirugía y, si la cirugía no requiere hospitalización, que se quede con usted por lo menos la primera noche después de la cirugía.

 

Cuidados postoperatorios y recuperación.

Su cirujano plástico le informará sobre cuánto tiempo necesitará para regresar a su actividad y trabajo normales. Después de la cirugía usted y recibirá instrucciones detalladas sobre las medidas a tomar y la medicación necesaria, síntomas normales que experimentará y posibles signos de complicación.

Deberá caminar unos minutos varias veces al día, para evitar complicaciones en las venas de los miembros inferiores.

Siga todas las instrucciones proporcionadas por su cirujano plástico.

 

Duración de los resultados.

Habitualmente los resultados de su cirugía de elevación de glúteos serán de larga duración. Un seguimiento programado con su cirujano plástico es muy importante.

Mantenga la relación con su cirujano plástico. Por su seguridad, así como por un mejor resultado, es importante que regrese a la consulta de su cirujano plástico para un seguimiento.

 

Riesgos y complicaciones

Las complicaciones importantes de la cirugía de gluteoplastia son poco frecuentes.

Todos los procedimientos quirúrgicos tienen algún grado de riesgo. Algunas de las posibles complicaciones de todas las cirugías son: reacción adversa a la anestesia, hematoma o seroma, infección y sangrado, cambios en la sensación de la piel, una cicatrización deficiente, reacciones alérgicas, daño a las estructuras subyacentes, y resultados insatisfactorios que pueden requerir otras cirugías adicionales.