Lipotransferencia: Injerto de grasa

Es un procedimiento quirúrgico que permite transferir la grasa de áreas de las que podemos obtenerla por existir un exceso, como los muslos, abdomen o espalda, e inyectarla en las zonas del cuerpo en las que deseamos una corrección de volumen, tanto por motivos de reconstrucción como por motivos estéticos. Prácticamente cualquier zona del cuerpo puede ser susceptible de recibir una transferencia de grasa, siendo las más habituales: la cara, las manos, los senos o las nalgas.

La lipotransferencia es un procedimiento seguro, que produce resultados duraderos y de aspecto natural.

 

¿Cuándo puede considerarse una lipotransferencia?

La grasa propia (autóloga), a diferencia de los rellenos de origen sintético, cumplen una doble misión de relleno y de revitalización de los tejidos en la que es inyectada, reduciendo la posibilidad de reacciones alérgicas a sustancias extrañas. Los resultados de un injerto de grasa son duraderos y seguros.

Usted puede ser un buen candidato a una lipotransferencia si desea corregir signos de envejecimiento en la cara, como la pérdida de volumen, o arrugas profundas, o una piel desvitalizada.

También puede beneficiarse de este tratamiento en la corrección de cicatrices, depresiones corporales, para una reconstrucción mamaria, para corregir irregularidades, mejorar el aspecto de sus implantes mamarios, tener un aumento mamario sin implantes sintéticos, o para rejuvenecer sus manos o aumentar el volumen de sus nalgas.

Debe tener en cuenta que en determinados tratamientos puede necesitar varias sesiones para lograr el resultado deseado.

 

PROCEDIMIENTO DE INJERTO DE GRASA

 

¿Cómo es una lipotransferencia?

La grasa se obtiene de una parte de su cuerpo en la que exista un exceso de la misma, aunque sea moderado. Después de obtenida se lava y purifica, para inyectarla cuidadosamente con agujas o cánulas especiales en las áreas que necesitan corrección.

En algunas ocasiones es necesario repetir el procedimiento de injerto de grasa varias veces para lograr el resultado deseado.

Para la obtención de la grasa se seleccionará una o varias zonas del cuerpo y se prepararán con anestesia local. Mediante una pequeña incisión, y con ayuda de jeringas o dispositivos mecánicos (aparato de liposucción convencional o asistida), se inserta una cánula para extraer la grasa con cuidado para no destruir las células grasas o adipocitos.

Tras la obtención de la grasa se procede a la purificación. Una vez que se obtiene suficiente grasa del área del donante, el cirujano plástico la procesará de forma adecuada para preparar las células de grasa mediante diversos métodos de filtración, decantación o centrifugación, y transferirlas a jeringas pequeñas que se usarán para la transferencia mediante inyección de la grasa.

En la zona receptora del injerto de grasa su cirujano plástico insertará una cánula especial o agujas finas para lograr la corrección que se está buscando, mediante el depósito cuidadoso del tejido graso de forma lineal en los tejidos receptores. Este proceso se repite hasta que se haya logrado la corrección deseada. Después puede colocar un apósito, vendaje o prenda de compresión para mantener segura la zona tratada.

 

Seleccione un cirujano plástico.

Los miembros de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP) tienen experiencia y están calificados para realizar su procedimiento quirúrgico estético.

Busque en nuestra página un cirujano plástico con experiencia en la realización de una cirugía para la ginecomastia y programe una cita para la consulta inicial.

 

¿Cómo programar su cirugía?

Su cirujano plástico le explicará las instrucciones completas y responderá cualquier duda que pueda tener, hará un historial médico detallado y realizará un examen físico para determinar si es apta para la cirugía de injerto de grasa.

Deberá dejar de fumar al menos seis semanas antes de someterse a una cirugía para mejorar la curación de las heridas.

Evite tomar aspirina y ciertos medicamentos antiinflamatorios que pueden aumentar el sangrado. Algunos alimentos y preparados alimenticios pueden aumentar el riesgo de sangrado y deberá evitarlos también unas semanas antes de la cirugía: vitamina E, alimentos ricos en omega 3, aceite de soja, aguacate, almendras, ajo, avellanas, nueces, jengibre, semillas de girasol, brócoli o pimentón.

La hidratación es muy importante antes y después de la cirugía para una buena recuperación.

Disponga lo necesario para que alguien lo lleve a su casa o acompañe después de la cirugía y, si la cirugía no requiere hospitalización, que se quede con usted por lo menos la primera noche después de la cirugía.

 

Cuidados postoperatorios y recuperación.

Su cirujano plástico le informará sobre cuánto tiempo necesitará para regresar a su actividad y trabajo normales. Después de la cirugía usted y recibirá instrucciones detalladas sobre las medidas a tomar y la medicación necesaria, síntomas normales que experimentará y posibles signos de complicación.

Deberá caminar unos minutos varias veces al día, para evitar complicaciones en las venas de los miembros inferiores.

Siga todas las instrucciones proporcionadas por su cirujano plástico.

 

Duración de los resultados.

Las zonas en donde se transfirió la grasa parecerán más voluminosas, proporcionándole una apariencia rejuvenecida, incluso podría mejorar el aspecto de la piel.

La supervivencia de la grasa y la duración de los resultados depende de muchos factores: de la técnica de obtención, del proceso de purificación, y de la forma en que se transfiere.

Cuando el tejido graso injertado prende con éxito en su nueva ubicación los resultados pueden ser, a menudo, permanentes. Cuando un porcentaje de grasa no prende, es necesario realizar procedimientos de retoque.

Habitualmente los resultados de su cirugía de injerto de grasa serán de larga duración. Un seguimiento programado con su cirujano plástico es muy importante.

Mantenga la relación con su cirujano plástico. Por su seguridad, así como por un mejor resultado, es importante que regrese a la consulta de su cirujano plástico para un seguimiento.

 

Riesgos y complicaciones

Las complicaciones importantes de la cirugía de lipotransferencia son poco frecuentes.

Todos los procedimientos quirúrgicos tienen algún grado de riesgo. Algunas de las posibles complicaciones de todas las cirugías son: reacción adversa a la anestesia, hematoma o seroma, infección y sangrado, cambios en la sensación de la piel, una cicatrización deficiente, reacciones alérgicas, daño a las estructuras subyacentes, y resultados insatisfactorios que pueden requerir otras cirugías adicionales.