Mentoplastia: Consigue armonizar tus rasgos faciales

Muchas personas sienten que su rostro no presenta el aspecto deseado; ya sea por asimetrías faciales, por falta de fuerza en sus rasgos o porque las facciones están demasiado marcadas.

Lo habitual es pensar que se debe al tamaño de la nariz, de las orejas o de los labios pero, en muchas ocasiones, la causa es el tamaño y/o la forma de la barbilla. Y es que un mentón bien definido ayuda a equilibrar la cara y juega un papel fundamental en el aspecto del perfil facial.

La forma del mentón viene definida por el maxilar inferior. Esta estructura puede presentar anomalías muy variadas; ya sea por causas de origen genético, por traumatismos… cuando se produce una alteración en la simetría, es decir, que un lado es diferente al otro, la corrección suele ser compleja y requiere de técnicas de alta especialización.

La mentoplastia, o cirugía estética del mentón, es un procedimiento quirúrgico que se encarga de remodelar la forma y el tamaño del mentón, ya sea aumentándolo o reduciéndolo, con el objetivo de mejorar el contorno y la armonía facial.

¿Para qué sirve la mentoplastia?

  • Para remodelar un mentón que no guarda proporción con los rasgos faciales.
  • Para dotar de más fuerza al rostro, definiendo o aumentando el mentón.
  •  Para suavizar las facciones, reduciendo el mentón.
  •  Para corregir asimetrías faciales.
  •  Para corregir anomalías en el desarrollo de los huesos de la mandíbula.
  •  Como parte de la reconstrucción craneofacial después de un traumatismo.

Reducción del mentón

La mentoplastia de reducción es un procedimiento destinado a corregir un mentón demasiado prominente. Se trata de una técnica compleja que debe ser realizada por cirujanos maxilofaciales experimentados.

Esta intervención normalmente se desarrolla con una experta cirugía maxilofacial. Consiste en eliminar una porción exacta de la mandíbula, para ello, el cirujano realiza una incisión por la parte interna o externa el mentón.

El tejido excedente se retira para dotar a la barbilla de la forma deseada. Durante el periodo de recuperación, se fija la nueva apertura de la boca colocando una inmovilización durante unos cuarenta días.

Cirugía de aumento de mentón

Un mentón mal definido puede acentuar el tamaño de una nariz o de unos labios normales y hacer que una nariz grande se vea aún más grande, además de hacer que el cuello se vea demasiado carnoso. El aumento de mentón es la intervención indicada para equilibrar la estructura general del rostro.

Cuando el paciente cuenta con un mentón retraído o hundido –y una oclusión dentaria correcta- se puede modificar su forma externa, con una intervención relativamente sencilla conocida como:

Mentoplastia Aumentativa

Esta intervención, que se realiza bajo anestesia general o local más sedación, puede combinarse en una misma sesión con una rinoplastia.

Para aumentar el mentón se coloca un implante debajo de la piel. Este implante puede ser autólogo, es decir, realizado con los propios tejidos del paciente o artificial, realizado con diferentes materiales (principalmente silicona sólida).

El tamaño y la forma del implante variará según el grado de corrección que requiera el paciente. Las prótesis se personalizan y se adaptan a las facciones faciales del paciente. El implante puede colocarse por el interior de la mucosa bucal o a través de una pequeña incisión por debajo de la barbilla. En ambos casos la cicatriz es prácticamente invisible.

Una vez terminada la intervención es necesario colocar un apósito semicompresivo para mantener el mentón inmóvil, que se retirará transcurrida una semana.

Dr. Juan A. Mira (doctormira.com)

Cirujano Plástico miembro de AECEP

Comparte