¿Cómo se pueden reducir los pechos en los hombres?

¿Cómo se pueden reducir los pechos en los hombres?

La ginecomastia, lo que se conoce coloquialmente como “pechos grandes en el hombre”, hace referencia al agrandamiento excesivo del tejido glandular de los pechos de niños y hombres, lo que provoca un abultamiento y un aumento del tamaño del pecho, generando una silueta poco masculina. Normalmente se traduce con la aparición de una masa firme y gomosa debajo del área del pezón.

La ginecomastia suele causar una gran incomodidad en quien la padece, tanto a la hora de vestirse, como a la hora de mostrar el pecho en público o en la intimidad.

Se trata de un problema estético que en muchas ocasiones deriva en problemas psicológicos más graves, pudiendo ocasionar cuadros de ansiedad o incluso depresión.

La ginecomastia se produce debido a desequilibrios en los niveles de estrógenos y testosterona en el cuerpo del varón. Los estrógenos, pese a que son el grupo de hormonas sexuales femeninas más importantes, también son producidos por el sexo masculino.

La ginecomastia puede aparecer cuando el hombre presenta niveles excesivos de estrógenos y niveles bajos de testosterona. Este desequilibrio hormonal es bastante habitual durante la pubertad y suele afectar al 50% de los hombres en algún momento de su vida.

¿Qué causa la ginecomastia?

Pese a que la mayoría de las ginecomastias tienen origen fisiológico, y muchas se deben a la herencia genética, también pueden producirse por diversos motivos:

  • Como consecuencia del proceso de envejecimiento y de los cambios en los niveles hormonales asociados.
  • Debido a problemas como pueden ser la obesidad o la tiroides hiperactiva.
  • Malnutrición o realización de dietas demasiado severas.
  • Realización de tratamientos hormonales para la patología prostática.
  • Por el uso de diferentes medicamentos para tratar la acidez estomacal como pueden ser los protectores gástricos o por la ingesta de medicamentos para tratar la ansiedad, la depresión o los problemas del corazón.
  • Terapias de radiación, especialmente las empleadas para tratar el cáncer de testículos y el de próstata.
  • Enfermedades a largo plazo del hígado.
  • Uso de esteroides anabólicos.
  • Abuso de alcohol y drogas.

¿Con qué no debe confundirse una ginecomastia?

Nada tiene que ver la ginecomastia con el aumento de los pechos del hombre como consecuencia del exceso de tejido adiposo. También hay que tener mucho cuidado y no confundirla con el cáncer de mama. Los bultos provocados por un cáncer no suelen desarrollarse debajo del pezón, que es la zona habitual en la que se forma la ginecomastia. En estos casos se recomienda al paciente acudir a la consulta de un cirujano cualificado y, si las dudas persisten, realizarse una mamografía y una biopsia.

¿Cómo se trata la reducción de pecho en los hombres?

Se trata de una cirugía corporal muy efectiva y de corta duración. El tiempo de recuperación no es muy prolongado y los resultados son duraderos y se aprecian a las pocas semanas.

La intervención quirúrgica se realiza bajo anestesia general. Para eliminar el tejido glandular y la grasa que baja desde el pezón hasta el músculo pectoral se realiza una pequeña incisión, generalmente en la axila del paciente, a través de la que se trabaja.

Con la ginecomastia se busca recuperar el aspecto plano del tórax para conseguir, de esta manera, una silueta mucho más varonil. Ahora bien, para que la nueva figura se mantenga es fundamental que el paciente siga una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables.

Dr. Julio Puig

Miembro de AECEP y director de las clínicas drpuig.com

Comparte