LA CIRUGÍA DE MAMAS TUBEROSAS O TUBULARES

La mama es el principal símbolo de feminidad, siendo de vital importancia para una mujer. Una mama tubular, como toda malformación mamaria congénita, tiene un impacto negativo, principalmente entre mujeres jóvenes, en los aspectos físicos y psicológicos, ante ese deterioro de la percepción de feminidad. Puede incluso llegar a causar trastornos psicosociales o de personalidad, tomando un importante papel en la adaptación social durante la adolescencia.

Cada vez son más las mujeres que acuden a nuestra consulta de cirugía plástica con el fin de corregir sus mamas tubulares, y mejorar la estética de su pecho. Tras la mejoría o resolución de su problema, la mujer gana en confianza, sintiéndose mejor consigo misma, y obviamente, mas femenina.

Para un buen cirujano, el tratamiento quirúrgico de la mamá tubular es quizá uno de las cirugías más especiales y satisfactorias en su día a día. Especial por el grado de complejidad y destreza técnica y teórica que requiere. Satisfactoria por el enorme agradecimiento recibido por parte de la paciente que siente haber solucionado un problema real que le condicionaba como mujer.

¿Qué es una mama tuberosa? ¿Por qué se produce?

La mama tubular o tuberosa es una malformación mamaria o alteración del desarrollo normal del pecho, en la que la mama tiene forma de tubo.

Se caracteriza por ser mamas el las que en vez de producirse un crecimiento redondeado, se desarrollan hacia delante de la areola, sin un desarrollo correcto de la zona inferior del pecho.

Tienen forma tubular y caída hacia abajo, ya que el polo inferior del pecho no desarrollado. Las areolas suelen ser de un tamaño excesivo, dando la sensación de estar herniadas hacia afuera. También es frecuente una excesiva separación entre los pechos.

Normalmente las mamas tubulares suelen ser asimétricas, debido a un diferente desarrollo de cada uno de los pechos. Por eso suelen Presentar diferencias en el volumen y en la forma (diferentes grados de tuberosidad). Puede producirse que un pecho se haya desarrollado con normalidad y el otro sea una mama tubular.

La causa es un aumento de la densidad del tejido de la mama y en el surco submamario, formándose una “banda o anillo” de construcción que impide el correcto desarrollo del pecho en la parte inferior, creciendo el pecho solamente hacia delante, provocando la caída o herniación de la areola y provocando poco desarrollo del polo inferior.

LA MAMA TUBULAR NO AUMENTA EL RIESGO DE PADECER CÁNCER DE MAMA

¿Cómo es una mama tubular?

Forma de tubo, con la base estrecha y pecho alargado (No tiene forma redondeada)

Areola grande, hinchada o herniada

Asimetria Mamaria (de forma, volumen y caída) en la mayoría de los casos.

Pecho caído, al no tener desarrollado el polo inferior.

Pecho excesivamente separado.

Poca o ninguna piel entre borde inferior y la areola.

Puede no tener surco mamario.

¿Qué tipos de mama tubular existen?

Se clasifican en 4 tipos o grados:

Mama tuberosa Tipo 1 o leve:

  • Falta de desarrollo en polo inferior interno.
  • El pecho se desarrolla por arriba y por su parte exterior, pero no en la interior.
  • Pechos separados. Pueden ser grandes y con areolas dilatadas posicionadas hacia abajo.
  • Son pacientes que suelen acudir para una elevación de pecho.

Mama tuberosa Tipo 2 o moderada:

  • Falta de desarrollo en ambos cuadrantes inferiores (parte inferior del pecho)
  • Se desarrolla solo la parte de areola y superior a ésta.
  • Areola dilatada y mirando hacia abajo.
  • Son pacientes que suelen consultar para una cirugía de elevación.

Mama tuberosa tipo 3 o moderada:

  • Falta de desarrollo en todos los cuadrantes.
  • Se desarrolla hacia delante, en la zona de la areola.
  • Pechos pequeños y separados. La areola puede estar dilatada.
  • Son pacientes que acuden para un aumento de pecho.

Mama tuberosa tipo 4 o severa:

  • Falta de desarrollo en todos los cuadrantes, pero con la areola prolapsada hacia el exterior.
  • Aveces solo están formadas por el complejo areola-pezón.
  • En estos casos la paciente suele saber que tiene una alteración del desarrollo de la mama.

No obstante, muchas mamas tubulares no son clasificables, ya que pueden compartir diferentes grados de tuberosidad. Por ello es importante una exploración detallada e individualizada de cada mama y establecer un protocolo de actuación acorde a las necesidades del pecho.

Diagnóstico de mama tuberosa

Es de gran importancia realizar un diagnóstico correcto, ya que en casos leves, pueden pasar desapercibidas por el cirujano, provocando que no se consiga un resultado satisfactorio.

Son muchas las pacientes que acuden a consulta solicitando un aumento de pecho y elevación de senos sin saber que su mama es una mama tuberosa. Solo comentan que tienen un pecho “raro o diferente”.

En otras ocasiones, el diagnóstico es evidente. La mama es un “signo de feminidad” de suma importancia, llegando en estos casos a producir trastornos psicológicos o de adaptación social, principalmente durante la adolescencia. Es importante solucionar, cuanto antes sea posible, el problema.

Las mamas tubulares son comunes y no se conoce exactamente su causa. El diagnóstico suele realizarse durante la pubertad, al observarse un desarrollo “raro” o anormal de los pechos.

Debido la variabilidad y complejidad de las mamas tubulares, el cirujano debe realizar un diagnóstico exhaustivo y detallado, atendiendo a todas las características que presenta la mama, para poder solucionar el problema, consiguiendo un resultado satisfactorio para la paciente.

Es importante ponerse en manos de buenos especialistas que sepan afrontar la cirugía de la mama tubular con éxito. Para ello el Dr. Raimundo Cantero es especialista en reconstrucción mamaria y mama tubular, con una amplia experiencia.

¿Cómo es la cirugía de un pecho tuberoso o mama tubular?

La cirugía consiste en la remodelación de la glándula mamaria y la colocación de un implante (normalmente)

Para ello con diferentes técnicas quirúrgicas conseguimos:

  • Eliminar forma de tubo o de cono, consiguiendo un pecho más redondeado y que se adapte al implante
  • Reducir el tamaño de la areola y corregir su forma.
  • Evitar la forma caída del pecho mediante elevación de la mama.
  • Aportar volumen en las zonas que faltan (normalmente en la zona inferior)
  • Recrear un nuevo surco mamario.
  • Corregir asimetrías.

En resumen, se realiza una liberación o fragmentación de la banda de constricción que produce la mama tubular, haciendo que se reparta la glándula hacia fuera y hacia abajo.
Según el grado de caída de pecho o ptosis mamaria, habrá que realizar diferentes cicatrices para conseguir recolocar el pecho en su posición ideal. Cuando la caída es mínima, puede elevarse la areola varios centímetros haciendo una cicatriz únicamente alrededor de ella. En casos en los que la Construcción es más severa, requiere de la realización de una cicatriz vertical, para evitar la aparición de doble surco mamario. La areola suele reducirse de tamaño, ya que habitualmente en los pechos tubulares suele ser de un diámetro excesivo.

La cicatriz alrededor de la areola queda disimulada por la diferencia de color entre la areola y la piel de la mama. La cicatriz vertical suele ser la que mejor cicatriza y menos señal deja, quedando disimulada. Además las cicatrices se cierran con suturas reabsorbibles, y la más superficial es una sutura intradérmica (por dentro de la capa más superficial de la piel), de forma que no hay puntos “por fuera”, ni se necesita quitar ningún punto de piel.

Normalmente hay que colocar un implante, y este podrá ser de forma redonda o anatómica según los requerimientos del pecho. Es de vital importancia le elección de un cirujano experto en esta cirugía.

Es una cirugía que normalmente no necesita de drenaje (excepto algunos casos especiales) ya que con una técnica depurada el sangrado es mínimo o inexistente, no necesitando de su colocación.

La cirugía de mama tubular se realiza en quirófano mediante anestesia general (es la más segura para este tipo de intervención). La duración depende del tipo de cirugía que haya que realizar, pero puede comprender de 1 hora a 2 horas. El tiempo de duración de la anestesia es similar al de la propia cirugía. Tras la cirugía y una vez esté la paciente despierta, pasará a la zona de recuperación, donde permanecerá vigilada durante una o dos horas. Posteriormente la paciente se trasladará a la habitación donde se reencontrará con los familiares. El ingreso durará 24 horas, siendo dada de alta al día siguiente, tras retirar el vendaje y colocar un sujetador especial para el postoperatorio (lo suministramos nosotros para vuestra comodidad).

Cirugía de mama tubular:

  • Tipo de anestesia: General
  • Duración de la cirugía: 1-2 horas
  • Drenajes: No
  • Tiempo de ingreso hospitalario: 24 horas
  • Recuperación: 2-3 semanas.

¿Quién es candidata a la cirugía de mama tubular?

Toda persona que tenga una mama tubular diagnosticada y que desee mejorar la malformación de su pecho. La mama tubular suele causar complejos o alteraciones psicológicas y de adaptación social. La mejoría del pecho, símbolo principal de feminidad, beneficia a la mujer que se siente más segura de sí misma.

¿Qué beneficio tiene la operación de pecho tuberoso?

Mejorar o corregir una malformación: tener un pecho “normal”, modificando la forma de tubo o de cono, reduciendo el tamaño y caída de la areola ,redondeando la mama y simetrizando los dos pechos. La percepción de un pecho “feo” o “raro” es un aspecto negativo para la mujer en todos los aspectos.

-Mayor feminidad: sentirse femenina es muy importante para una mujer. A la hora de vestirse en el día a día, o para usar ropa de baño o interior. La mejora del aspecto del pecho es de vital importancia.

-Mejora la autoestima: El pecho es símbolo de feminidad, una malformación de senos causa complejos y alteraciones psicológicas y de adaptación, que se reflejan en inseguridad. Corregirlo hace que la mujer se sienta mas femenina y por lo tanto más segura de si misma en su día a día y en su vida personal.

-Mejora las relaciones interpersonales: el no pasar vergüenza al desnudarse es muy importante en la vida sexual de una mujer, ganar en seguridad mejora la sexualidad y la relación con tu pareja.

Dr. Raimundo Cantero, cirujano plástico miembro de la AECEP y especialista en aumento de pecho.

Comparte