Soy portadora de implantes mamarios y me los quiero quitar ¿Qué puedo hacer? ¿Cómo voy a quedar?

Aunque la cirugía de aumento mamario es una de las más frecuentes en cirugía estética y de las que más satisfacción producen, en ocasiones existen pacientes que desean quitarse los implantes mamarios.

En general, cuando una paciente tiene algún problema con los implantes el procedimiento habitualmente propuesto es un recambio de implantes. Sin embargo, desde la aparición de la lipotransferencia y, sobre todo, desde la mejoría en la obtención, procesamiento e inyección de la grasa podemos retirar los implantes mamarios y compensar parcialmente la pérdida de volumen mediante la inyección de grasa y, si fuera necesario, hacer alguna técnica de mastopexia (subir las mamas).

Podemos distinguir 3 tipos de pacientes que requerirán tratamientos distintos:

PACIENTES TIPO I: son pacientes que llevan implantes mamarios desde hace poco tiempo y que no se encuentran cómodas con los mismos bien porque no les gusta el resultado, por verlos poco naturales, por ser implantes excesivamente grandes o porque esperaban algo diferente de esta intervención quirúrgica.

En general, estas pacientes se suelen tratar mediante la retirada de los implantes utilizando la misma cicatriz por la que se implantaron junto con una transferencia de grasa desde alguna zona de la que disponga de la paciente. Podemos colocar la grasa debajo de la piel y también en el espacio que se crea entre la cápsula que el cuerpo forma alrededor del implante y la mama de la paciente. En general en este tipo de pacientes no suele ser necesario la realización de ninguna técnica de mastopexia (ascenso de la mama).

PACIENTES TIPO II: en este grupo incluimos a pacientes que han sido portadoras de implantes durante unos cuantos años. Los implantes jugaron un papel importante durante muchos años y les dio mucha satisfacción pero que habitualmente, tras embarazos y lactancias, han aumentado de peso y quieren recuperar el volumen mamario que tenían inicialmente tras la cirugía y no quiere utilizar nuevos implantes. En este tipo de pacientes se realiza una explantación de los implantes habitualmente utilizando una cicatriz periareolar (alrededor de la areola).

Este mismo abordaje nos permitirá subir un poco la mama que suele haberse caído por efecto del tiempo, los embarazos, lactancias… La recuperación del volumen se realizará mediante la realización de un lipofilling, requiriendo en estos pacientes más volumen cosa que no suele ser un problema ya que en este tipo de pacientes suelen disponer de más grasa donante.

PACIENTES TIPO III: este grupo de pacientes incluye a mujeres con cirugía de aumento mamario de muchos años de evolución. Suelen tener implantes muy envejecidos o rotos con mamas muy ptósicas (muy caídas) con importante alteración de la forma de la mama. En este tipo de pacientes hay que hacer extirpación de los implantes; en ocasiones requiere hacer capsulectomía (retirar la cápsula que el cuerpo forma alrededor del implante) y suele ser necesario hacer alguna técnica de mastopexia (subir la mama) bien con cicatriz periareolar (alrededor de la areola) más cicatriz vertical o lo que suele ser más frecuente una mastopexia con cicatriz en T invertida. En este tipo de pacientes la cantidad de grasa que se precisa para conseguir un volumen y forma adecuada suele ser más importante. No solemos tener en general problema en cuanto a la zona donante de grasa pero si más problema respecto a la zona de implantación de la misma utilizando en ocasiones el espacio que existe entre los músculos del tórax y las costillas.

Dr. Ignacio Sanz Alonso

Cirujano

Martín del Yerro Cirujanos Plásticos

Comparte