¿Cuáles son las ventajas del aumento de pecho con grasa propia?

El aumento mamario por transferencia de grasa propia es una intervención quirúrgica en la que a partir de una liposucción se extrae y purifica la grasa sobrante de una parte del cuerpo -normalmente del abdomen, los muslos o los costados- para inyectarla en las mamas; de tal manera que con una misma intervención se consigue eliminar la grasa sobrante y mejorar la forma y el tamaño del seno.

Entra las ventajas del aumento con grasa propia podemos destacar:

  • No se emplea ningún material artificial. El procedimiento utiliza la grasa del propio cuerpo en lugar de prótesis mamarias.
  • Se consigue un aspecto y un tacto más natural que con la silicona o la solución salina, que son los materiales con los que se rellenan los implantes mamarios.
  • Al emplear la propia grasa corporal se eliminan algunas de las complicaciones que pueden provocar los implantes mamarios, tales como la contractura capsular (formación de una cápsula alrededor del implante mamario que a veces es visible y dolorosa), la ondulación y la infección o el fracaso del implante, entre otros.
  • Las células grasas son células vivas que producen muchas proteínas mejorando la textura, la flexibilidad y la salud de la piel.
  • Pese a que en los últimos años se han hecho grandes avances para minimizar las cicatrices del aumento mamario, como la colocación de las incisiones en lugares discretos, con el aumento con grasa la cicatriz es totalmente invisible para el ojo no entrenado.
  • La paciente no tiene que preocuparse por la rotura del implante o por su reemplazo.
  • Aunque hoy en día existen implantes de muchas formas y tamaños, el aumento a través de la transferencia de grasa ofrece más flexibilidad; la cantidad y ubicación de la grasa se adapta a los deseos y necesidades de cada paciente.
  • Por último, pero no menos importante, se trata de un procedimiento que permite a las pacientes eliminar la grasa no deseada de distintas zonas del cuerpo.

¿Se puede combinar la transferencia de grasa con implantes?

La combinación de la transferencia de grasa con implantes mamarios es una buena opción en determinados casos. En dichos casos, el implante se coloca por debajo del músculo (colocación submuscular). Cuando se combinan ambas técnicas la grasa, a menudo, actúa como un agente de contorno para ayudar a controlar mejor la forma y posición del pecho, rellenando eficazmente los huecos que el implante no puede cubrir y mejorando el volumen.

Muchos cirujanos plásticos consideran que esta es una opción ideal para pacientes delgadas que necesitan un aumento de volumen en algunas áreas como el polo superior (el área del seno por encima del implante). El implante permite conseguir volúmenes más grandes y la grasa consigue contornos más suaves en pacientes con tejido subcutáneo (grasa) más delgado. Además, la adición de grasa puede hacer que el implante parezca más natural, mejorando la forma del seno. La transferencia de grasa también se puede utilizar tras un aumento con implantes para corregir asimetrías mamarias, así como para mejorar áreas específicas del seno como el escote.

¿Qué desventajas presenta el tratamiento?

Aproximadamente el 50-65% del injerto de grasa es permanente, pero este porcentaje varía y puede haber una reabsorción desigual de la grasa, dejando una asimetría que puede requerir un segundo injerto. Esto se debe, en gran parte, al hecho de que las inyecciones de grasa implican la transferencia de células de grasa vivas. Cuando estas células se transfieren a los senos se debe restablecer el suministro de sangre para que sobrevivan; si se transfieren demasiadas células grasas algunas de ellas no tienen un acceso adecuado a los vasos sanguíneos, siendo reabsorbidas por el cuerpo, ya que carecen de las vitaminas, los nutrientes y el oxígeno necesarios para sobrevivir.

También es importante entender que las células grasas transferidas a los senos continuarán actuando como células grasas, por lo que el aumento de peso hará que se agranden y la pérdida de peso hará que se hagan más pequeñas.

Otros factores que afectan la viabilidad de las células grasas en la cirugía de transferencia de grasa son: el método empleado para la extracción, la técnica de inyección, el volumen, además de las características de la propia anatomía de la paciente como la capacidad de curación o la existencia de asimetrías previas en los pechos. También hay que tener en cuenta que el proceso de envejecimiento no se detiene; la forma de los senos continúa cambiando, se caen, y es posible que necesiten procedimientos adicionales en el futuro.

Dr. Roberto Moltó: especialista en cirugía de aumento de pecho

Comparte