¿Cirugía estética en verano? Sí o sí

Llega el buen tiempo y la doctora Isabel de Benito, miembro de la AECEP, escribe en el blog sobre la cirugía estética en verano.

Existen numerosas afirmaciones que circulan en torno a la cirugía estética que carecen de fundamento y no tienen explicación ninguna. Los cirujanos plásticos las escuchamos y aclaramos a diario en la consulta aunque no sin cuestionarnos, a posteriori, cada uno de los motivos que impulsan a los pacientes a valorarlas. Es el caso de la preocupación recurrente respecto a realizarse una intervención de cirugía estética en verano. ¿Mito o realidad? Más bien una mala interpretación de las recomendaciones.

Las diferencias principales entre los meses de invierno y verano son el sol y el calor. Por eso, debemos analizar si son éstos factores condicionantes como para postergar una cirugía. Rotundamente, NO. Bien es cierto que hay que evitar la exposición solar durante las primeras semanas y utilizar una protección solar muy alta durante las siguientes, pero ésta es una recomendación generalizada para cuidar nuestra piel, evitar su fotoenvejecimiento y proteger las cicatrices, que también se sugiere en los meses fríos. Una buena opción para el verano es utilizar una protección de pantalla total sobre las cicatrices incluso cuando la piel esté cubierta.

Los cirujanos plásticos informamos a los pacientes respecto a los cuidados necesarios para que las heridas curen y sean poco visibles. Por ejemplo, mantener las cicatrices secas es un consejo importante para que mejoren con mayor rapidez. Aquí es cuando el sudor, como consecuencia del calor, hace necesario permanecer en ambientes frescos. Algo que buscamos, por defecto, cualquier persona en estos meses ya no por una cirugía sino por encontrarnos mejor con nosotros mismos. Eso sí, es necesario prestar una mayor atención en zonas como la cara que están más expuestas.

Pero… ¿y las ventajas? Poco se habla de ellas y son determinantes para muchos. No pedir la baja laboral es la principal aunque también es un punto a favor sentirse tranquilo y relajado, preservar la intimidad, poder rodearse de ayuda familiar, etc.

Sí que podemos hablar de tipos de cirugía más o menos cómodas en esta época del año. Por ejemplo, las liposucciones o abdominoplastias pueden resultar algo incómodas como consecuencia de los cuidados postoperatorios o las intervenciones en la zona facial que requieren de una mayor atención. Por el contrario, cualquier operación de pecho puede resultar bastante cómoda ya que no hace falta vestirnos con muchas prendas unas encima de otras.

Así que… ¿debe ser una estación concreta el motivo para decidirse? Cada cual que analice sus circunstancias particulares pero no existen motivos médicos que favorezcan una fecha en particular.

Doctora Isabel de Benito

Cirujana plástica miembro de la AECEP

www.porcunadebenito.com

Comparte