La abdominoplastia, procedimiento y resultados

La doctora Nélida Grande, cirujana plástica miembro de la AECEP, escribe sobre la abdominoplastia en nuestro blog, una intervención muy común en España.

La abdominoplastia, intervención para reducir la piel sobrante del abdomen,  es clave para remodelar la figura a la vez que reforzar la pared abdominal. El resultado de esta intervención será un abdomen más duro y firme, así como una cintura más delgada. Esta es la solución definitiva cuando una dieta sana y equilibrada combinada con ejercicio (y la aplicación de las pertinentes cremas o tratamientos) no resultan eficaces y la piel se ve deteriorada, colgante y flácida -lo que se acentúa con la edad-.

Para la remodelación del abdomen, primero se retira la piel sobrante -que cuelga y  produce un gran efecto antiestético- y después (aunque no en todos los casos) se practica la denominada plicatura de los músculos rectos. Dicho procedimiento consiste en tensar los músculos del abdomen que han quedado distendidos tras el embarazo u otras causas. Porque otro de los motivos principales para realizar una abdominoplastia es por ejemplo un descenso brusco de peso que haya provocado un “efecto faldón”, es decir, piel del abdomen descolgada que cae hacia el pubis -en este caso tanto en mujeres como en hombres-. A continuación, el cirujano en quirófano tensa la piel que queda sobre el abdomen y lleva a cabo una reinserción umbilical: incisión circular sobre el ombligo interno creando un ombligo de piel a la nueva altura de la cintura.

Cuando la abdominoplastia se considera sencilla es suficiente con una incisión horizontal sobre la pelvis. Pero en situaciones más severas, se practica una incisión vertical desde el ombligo hasta el vello púbico, o bien una incisión horizontal de lado a lado de la cadera. Por otra parte, y mientras dura el tiempo quirúrgico,  el cirujano puede también efectuar una liposucción con el fin de eliminar la grasa localizada en el vientre, así como en otras zonas como muslos o nalgas.

El postoperatorio y los resultados

Después de la operación, se permanece ingresado entre 48 y 72 horas mientras el cuerpo se adapta a la nueva fisonomía. Cuando el cirujano lo permita, el paciente podrá volver a su domicilio, guardando unas precauciones que el médico le recomendará. Se coloca un vendaje que hay que llevar durante una semana y, posteriormente, es necesario ponerse una faja tanto de día como de noche durante por lo menos tres semanas. Pero en cualquier caso, hasta pasados aproximadamente 15 días tras la cirugía no es aconsejable volver a la rutina, así como no hacer movimientos demasiado bruscos ni coger mucho peso hasta que haya pasado un mes.

En cuanto a resultados, las mujeres o los hombres operados de abdominoplastia verán una notable diferencia al conseguir un abdomen más plano, sin piel colgante, lo que implica una menor talla de cintura y un aspecto renovado y rejuvenecido. Recién operada, es habitual que la persona pueda sentir tirantez y tensión en el abdomen, pero pasado el tiempo esa sensación desaparece. Los resultados siempre han de ser naturales y armónicos, en un abdomen liso y muy rebajado en volumen.

Dra. Nélida Grande

Cirujano plástico miembro de la AECEP

www.doctoragrande.com

Comparte