Cirugía plástica y Semana Santa

El doctor Francisco Menéndez-Graíño, presidente de la AECEP, escribe en este post sobre la oportunidad que supone la Semana Santa para someterse a una cirugía plástica.

La Cirugía Plástica, y más en concreto la Cirugía Estética, no tiene tiempos, no hay un mes más apropiado para operarse. La cirugía estética es una cirugía de todos los días, todos los meses y todo el año; y los/as pacientes cuando se operan, escogen el momento y la fecha valorando la disponibilidad del cirujano, pero sobre todo teniendo en cuenta que deben tener unos días tras la cirugía, para recuperarse y volver al trabajo o a las clases en buenas condiciones físicas.

El sol no es un argumento que contraindique una cirugía. Aunque es importante evitar exponer al sol el área operada durante 3 ó 4 meses tras una intervención, tenemos factores de protección solar muy eficaces por lo que cualquier zona corporal se puede operar en cualquier mes. Si no fuera así, en el caso de ciudades como Miami, Los Ángeles, Río de Janeiro o Sevilla no podríamos operar en todo el año.

Sin embargo, cuando se acercan las vacaciones de Semana Santa, llega la primavera y empezamos a pensar en la playa, es normal que nos preocupemos más por nuestra imagen corporal. Por ello es una época en que el número de intervenciones de cirugía estética corporal como cirugía mamaria, abdominal y sobre todo del contorno (liposucciones y lipoesculturas) aumentan de forma muy significativa en nuestras consultas. Al fin y al cabo quién no quiere verse guapa/o cuando llega a la playa en verano.

Las razones son obvias, de una parte y de manera fundamental queremos vernos mejor y lucir y exhibir un cuerpo más armónico y atractivo, muchas veces maltratado por los excesos navideños, por lo que la cirugía es una opción eficaz y resolutiva cuando las dietas o el gimnasio no son suficientes; en segundo lugar solemos tener unos días de vacaciones muy útiles para recuperarnos antes de volver al trabajo; en tercer lugar, y aunque existen las protecciones solares totales, no debemos de preocuparnos si olvidamos ponerlas pues en estos meses todavía solemos llevar ropa amplia que nos oculta las zonas operadas; y una última razón (que no debemos desdeñar) es la comodidad, y es que muchas veces en las cirugías de contorno corporal debemos de usar en el postoperatorio sujetadores o fajas compresivas durante varias semanas siendo la primavera una buen época para llevarlas sin pasar excesivo calor ni que se vean. Sin embargo en verano nos podrían resultar molestas, calurosas y  difíciles de ocultar.

Aunque la Cirugía Estética se puede hacer en cualquier mes del año, la primavera, y en especial la Semana Santa es un buen momento pasa someterse a cirugías del contorno corporal en especial liposucciones.

Francisco Menéndez-Graíño

Presidente de la AECEP

www.ucpem.es

Comparte