Evolución y tipos de prótesis mamarias

El doctor Juan A. Mira, miembro de la AECEP, explica en esta entrada del blog los diferentes tipos de prótesis mamarias así como su historia y evolución a lo largo de la historia.

Desde finales del siglo XIX, los implantes mamarios se han utilizado para la cirugía del aumentar, cambiar la forma y modificar la sensación de los pechos de una mujer. En 1895, el cirujano Vincenz Czerny llevó a cabo el lipoma de una paciente para reparar la asimetría de la mama de la que había retirado un tumor. Pero es en 1889 cuando el cirujano Robert Gersuny experimenta con inyecciones de parafina teniendo unos resultados desastrosos.

Desde la primera mitad del siglo XX, los cirujanos utilizan otras sustancias: marfil, bolas de cristal, caucho, cartílago de buey, terylene , gutapercha, polietileno fichas, Ivalon, esponja de poliéster (Etheron), cinta de polietileno arrolladas en forma de bola (Polystan), de poliéster (esponja de espuma de poliuretano), caucho de silicona, etc.

Entre 1950 y 1960, los cirujanos plásticos utilizan silicona inyectada en unas 50.000 mujeres, las cuales desarrollaron fibrosis y granulomas que muchas veces requirieron una mastectomía.

Es en 1961 cuando los cirujanos estadounidenses Thomas Cronin y Frank Gerow desarrollaron en colaboración con la Dow Corning Corporation la primera prótesis de mama de silicona inspirándose en las bolsas de sangre rellenas con aceite de silicona. La primera mamoplastia de aumento se realizó en 1962 con implantes Cronin-Gerow y en 1964, habiendo ya diseñado entonces dos modelos: las redonda y las mal llamadas anatómicas, en forma de gota, con grandes parches de Dacron posteriores para evitar la rotación y que causaban muy serias adherencias. Nosotros este tipo no lo hemos puesto, pero si retirado.

También en 1964 los laboratorios franceses Arion presentan sus implantes de suero fisiológico. Los recibimos con alegría al poder implantarlos plegados por incisiones mínimas y rellenarlos seguidamente. Su mala respuesta anatómica (eran líquido, no gel) hizo que los “escondiéramos” desde 1980 hasta 2005 en el espacio retropectoral, artificialidad que hoy todavía usamos en algunos casos excepcionales.

En este periodo de tiempo van apareciendo diversos materiales que utilizamos con resultado variable:

El poliuretano cubriendo una prótesis de silicona se promovió como un material que reducía sensiblemente los encapsulamientos. Creemos que efectivamente fue así. Aunque su permanencia era instable, nos sirvió para cambiar las superficies de los implantes de lisas a rugosas (texturizadas).

La hidrogelatina se preconizó como un gran elemento: agua y azúcar. Indudablemente se toleraban bien pero sufrimos curiosas variaciones de forma: uno de los implantes, que no los dos se hiperhidrataba, tal vez por la presión osmótica del fluido en relación al medio interno que atraía agua a través de la cápsula.

El aceite de soja como relleno se nos presentó a un grupo limitado de cirujanos como la joya de la corona. Proveniente de un prestigioso laboratorio suizo (y hasta con un chip para su radioidentificación) los utilizamos… y los denostamos. En relativamente poco tiempo el aceite se desnaturalizaba (se oxidaba) y corroía la cápsula. Los retiramos todos, eso sí, con una gran respuesta de los laboratorios que cubrieron todos los gastos de las sustituciones, no como ha ocurrido recientemente con otros casos de “fallos” imperdonables.

Hoy usamos el gel cohesivo de silicona. Y debo decir que tras 40 años y varios miles de implantes puestos, nos va muy bien. Y digo también que sin preferencias de laboratorios: las prótesis se hacen actualmente muy bien.

No sabemos si el futuro nos depara alguna sorpresa con las prótesis mamarias. Mi lamento es porque dejaran de fabricarse las ABC (Anatomical Bilateral Conformed) las cuales experimentalmente las implantamos en 600 casos. Con el éxito lógico de ser la reproducción exacta del pecho femenino, izquierdo y derecho.

Hoy seguimos con las unilaterales, redonda u ovales. Que no anatómicas.

Esperamos que en el futuro priorice otra vez verdadera la forma anatómica sobre la geométrica…

Dr. Juan A. Mira

www.doctormira.com

Comparte