¿Cuáles son los avances en la técnica FUE de trasplante capilar?

El doctor Ramón Vila-Rovira, miembro de la AECEP, explica en esta entrada las últimas novedades en torno a la técnica FUE de trasplante capilar.

La técnica FUE se ha convertido en la técnica de elección en un gran número de casos de autotrasplante de pelo, siempre que las expectativas del paciente, los condicionantes y las características sean las adecuadas, debido al grado de perfeccionamiento al que ha llegado después de casi diez años de vida.

Esta técnica es una variante quirúrgica de la técnica de microtrasplante folicular en la que se extraen individualmente los folículos de la zona donante sin necesidad de puntos y sin cicatrices.

Los últimos avances de la técnica FUE apoyan el perfeccionamiento del que hablamos:

  • La experiencia adquirida en estos años ha permitido aumentar la velocidad de extracción tanto manual como con máquina. Por lo tanto, al reducir el tiempo que el injerto está fuera del cuerpo aumenta su supervivencia.
  • En la mayoría de casos el rasurado es necesario, pero en los pacientes con pelo corto es posible un rasurado parcial solo de la zona donante o bien dejar unas cortinillas o flaps que esconden la zona rasurada en los pacientes con pelo largo.
  • La experiencia del equipo de nuestra clínica ha sido decisiva para hacer sesiones con un número superior de injertos puesto que hemos reducido la fase de extracción y la de implementación. Hoy en día se realizan sesiones de más de 3000 unidades foliculares en dos días de cirugía consecutivos. Esto es igual a unos 7000-8000 pelos trasplantados.
  • Ya no es necesario el uso de un vendaje después de la intervención,  por lo que mejora el tratamiento de la zona donante y receptora y la recuperación es más rápida.
  • La recuperación postrasplante mejora gracias a la utilización de implanters de 0’8 y 1 mm que facilitan la introducción de las unidades foliculares y disminuyen el traumatismo que provocan en el tejido. En consecuencia, los resultados al introducir los injertos también son mejores al optimizar la angulación, la dirección y la densidad.
  • El proceso no es doloroso. Si ya hace tiempo que se trata de un proceso indoloro, la experiencia y los avances instrumentales anulan cien por cien el dolor. Solo es necesario durante los primeros 4 días tomar antibióticos y antiinflamatorios, y seguir unas pautas higiénicas concretas para el desprendimiento más rápido de las costras.
  • Ni rastro de cicatrices. La técnica FUE siempre se ha caracterizado por no dejar cicatrices, y con los punches de 0’7 y 0’8 mm que se están usando el paciente incluso puede llevar el pelo muy corto sin que se vean marcas.
  • La densidad del cabello es mayor. Las sesiones permiten repoblar con mayor densidad o abarcar más zonas. Además, la imagen global de densidad del paciente se iguala.
  • La utilización de la técnica de la tira en el trasplante de pelo aumenta. La aplicación de la técnica FUE para disimular cicatrices de intervenciones anteriores con la técnica de la tira ha crecido de forma considerable, con lo cual las posibilidades de esta técnica aumentan.

Doctor Ramón Vila-Rovira

Cirujano plástico

www.vilarovira.com

Comparte