Doctor José María Picó: “España se encuentra dentro de los cinco primeros países del mundo en medicina y cirugía estética”

El doctor José María Picó, miembro de la AECEP que tiene su consulta en Málaga, nos habla en esta entrevista de las últimas novedades tecnológicas asociadas a la cirugía estética y plástica, así como el papel de España en la evolución de esta especialidad médica.

– ¿Cuáles han sido los últimos avances tecnológicos aplicados a la cirugía estética y plástica?

Para mí los grandes avances en cirugía plástica en los últimos años han sido la instauración definitiva de los implantes anatómicos como primera opción en la cirugía estética mamaria y la irrupción estelar del láser en la liposucción y en los procesos de rejuvenecimiento, especialmente facial. Y cómo no, en el uso de la grasa autóloga como el relleno permanente de primera elección.

– ¿Qué objetivos buscan estos avances?

En el caso de los implantes anatómicos permiten personalizar la cirugía mamaria de un modo extremo, por lo que cada paciente puede elegir el implante que mejor se adapte a sus condiciones anatómicas. El láser en la liposucción nos ha permitido ampliar el número de indicaciones y zonas a poder tratar, una mayor retracción cutánea y por tanto ser más agresivos. Sin duda, se trata de una opción más en los casos de rejuvenecimiento facial, blefaroplastias, tensado de piel del cuello, etc.

Un mejor conocimiento de cómo llevar a cabo los injertos grasos, enriquecerlos con factores de crecimiento y mejorar su supervivencia nos ofrece un arsenal terapéutico sin límites a la hora de realizar rellenos, mejorar defectos, refinar cirugías, tratar cicatrices, etc.

– ¿Qué países marcan la referencia en el desarrollo tecnológico de la cirugía estética?

En cuanto implantes los fabricantes americanos se encuentran muy destacados con respecto a la competencia. A nivel de láseres es difícil de decir, la tecnología judía está muy desarrollada, así como la alemana y algo los italianos. En cuanto a la grasa el fabricante es el propio paciente.

– ¿En qué lugar se encuentra España dentro de esta ola tecnológica?

Es complicado calcular a qué nivel está España desde el punto de vista tecnológico. Lo que sí es cierto es que en concepto global España se encuentra dentro de los cinco primeros países del mundo en cuanto a medicina y cirugía estética, tanto en volumen como en calidad de servicios prestados.

– ¿Qué tratamientos son los que más han avanzado desde el punto de vista tecnológico?

La liposucción ha mejorado muchísimo con la aparición del láser, la cirugía mamaria se ha desarrollado de la mano de la inclusión de los implantes anatómicos como herramienta de uso habitual y los rellenos e injertos de grasa autóloga nos dan un margen de actuación que abarca todo tipo de procedimientos de cirugía estética. Estos injertos tienen cabida en todas nuestras cirugías.

– ¿Cuáles son las mayores necesidades que solicitan ustedes, los cirujanos?

Nosotros necesitamos herramientas que nos permitan ser más fiables y más reproducibles, de modo que cada vez dejemos menos cabida al azar y a la imprevisibilidad de la naturaleza humana. Necesitamos herramientas que nos permitan controlar mejor los procesos de cicatrización.

– ¿Cómo ve la cirugía estética dentro de diez años (desde el punto de vista tecnológico)?

Veo una cirugía muy influenciada y determinada por los programas de retoque fotográfico en 3D, que se están convirtiendo en una herramienta imprescindible en nuestras consultas para orientar a los pacientes a la hora de realizar y prever cuáles serán los resultados esperados.

El doctor José María Picó, miembro de la AECEP que tiene su consulta en Málaga

Comparte