El lifting láser cérvico-facial

El lifting láser cérvico-facial es una técnica mínimamente invasiva que permite remodelar la zona del cuello y de la cara sin necesidad de cicatrices visibles.

Está indicado para quien tenga un cúmulo de grasa localizada en la región del mentón definida comúnmente como “papada” que se acompaña a flacidez de la región del cuello y del tercio medio y inferior de la cara.

Gracias a la introducción de una microcánula láser a través de incisiones de 3 mm en la región del mentón y pre-auricular se estimula el tejido adiposo y fibroso con longitudes de ondas especificas (1.440 nm, 1.320 nm, 1.064nm). El efecto térmico y fotomecánico que se consigue permite licuar la grasa de la zona mentonera (papada) y mandibular que viene inmediatamente aspirada sin necesidad de que el cuerpo tenga que reabsorberla.

Screenshot 2015-06-07 19.49.04

Una vez reabsorbida la grasa, se estimula la dermis de la piel para favorecer la producción de nuevo colágeno (neo-colagenogenesis) y la retracción cutánea. La estimulación profunda y superficial de los tejidos determina una retracción tridimensional con un efecto tensor de la papada y un estiramiento del tercio inferior de la cara favoreciendo la recuperación del ovalo facial.

Se trata de una técnica realizada en anestesia local y sedación con alta en el mismo día en la mayoría de los casos. En el inmediato posoperatorio pueden surgir molestias transitorias de la zona tratada (ej. inflamación, cardenales, sensibilidad alterada) que se controlan bien con antiinflamatorio, unas sesiones de masajes de drenaje linfático y una mentonera durante el primer mes. Dependiendo de la recuperación personal, se puede volver a la vida rutinaria después de 48-72 horas.

Aunque los resultados empiezan a notarse a partir del primer mes, es a partir de los seis meses cuando empiezan a ser claramente evidentes con importantes mejorías en la definición de la región del mentón y en la firmeza de la piel.  Si se mantiene un estilo de vida saludable, los resultados suelen ser duraderos en el tiempo debido a la fibrosis inducida que favorece la adhesión entre los tejidos.

Doctor Salvatore Pagano, cirujano plástico

Comparte