La rinoplastia, una cirugía muy agradecida por los pacientes

La nariz siempre ha sido una parte trascendental en el cuerpo de las personas. En primer lugar, porque es el principal canal de entrada de oxígeno del aparato respiratorio humano. En segundo lugar, porque su forma y tamaño definen en gran medida la armonía de la cara. ¿Quién no recuerda el soneto que dedicó Francisco de Quevedo a Luis de Góngora y su “érase una nariz superlativa / érase una nariz sayón y escriba”?

Afortunadamente, las técnicas quirúrgicas y la tecnología permiten en la actualidad corregir problemas tanto estéticos como de salud en este singular órgano. Se trata de una intervención muy común. En mi clínica, por ejemplo, suponen el 80-90 % de las intervenciones de cirugía estética facial. La mayoría de los clientes quieren tener una nariz más armoniosa con su rostro, eliminar el caballete (muy frecuente), adelgazar la punta, dejarla más afinada, angulosa, o  mejorar la respiración porque tienen el tabique nasal desviado.

Con cada tipo de nariz, los cirujanos estéticos tenemos la posibilidad de hacer una serie de cosas y mejorarla. No podemos trasplantar una nariz nueva en la cara de un paciente porque aparte de que no quedaría bien es imposible, inviable. Hay que trabajar con la nariz que tiene el paciente y mejorarla en la medida de lo posible. Así se lo hacemos saber en consulta. Realizamos una simulación por ordenador y en cuanto el paciente ve su antes y después, armonioso, con el perfil recto, acepta su nueva nariz porque coincide exactamente con lo que ellos tienen en mente antes de decidirse a realizar la rinoplastia.

Siempre utilizo la técnica de la rinoseptoplastia estructural, que es la última aportación en el mundo de la cirugía para la rinoplastia. Consiste en hacer una intervención que no sea una rinoplastia reductiva ni de retirar tejido, como las que se veían en la década de los 80, sino una rinoplastia en la que la nariz queda bien armada, bien estructurada, para que soporte el paso del tiempo y no se vaya “esqueletizando” con los años, que es lo que sucedía un cuarto de siglo atrás. El objetivo es se vea perfectamente natural, en conjunto con la cara del paciente y que no se note operada.

Este tipo de intervenciones suelen durar entre 45 minutos y tres horas, depende del caso. Si se trata de una rinoplastia sencilla, en la que sólo hay que realizar un par de maniobras, puede durar 45 minutos. Sin embargo, en una compleja, en la que hay que hacer muchas maniobras, puede llegar a durar tres, tres horas y media. En el caso de que la rinoplastia sea muy corta y no lleve tabique nasal, el paciente se puede marchar a casa ese mismo día. Si lleva tabique nasal, el paciente necesita un taponamiento y tiene que pasar una noche en la clínica.

En cuanto al postoperatorio, no es excesivamente complicado ni doloroso. El paciente se va a encontrar bien, puede tener alguna pequeña molestia en la zona de la nariz y quizá en la frente. Sí que es verdad que tiene que llevar tapones muchas veces, que son un poco engorrosos, pero en general se pasa bien porque se retiran en 24 horas y el día siguiente el paciente se marcha sin tapones y con una pequeña férula metálica en la nariz a casa sin más necesidades que esas.

Aproximadamente al final del primer mes, el paciente puede hacer una vida social normal sin que nadie note que se ha operado. El 80 % de la inflamación se va durante los primeros 30 días y el 20 % restante durante doce, a veces 18 meses. Eso no significa que el paciente no se vea bien hasta que pase un año y medio; significa que al año y medio la nariz tiene su forma absolutamente definitiva, que ya no va a cambiar más.

Se trata de una intervención que afecta psicológicamente a los pacientes. Por supuesto. Pero en el sentido positivo. Múltiples estudios metodológicamente aceptables realizados por prestigiosas universidades demuestran los beneficios de la cirugía estética en los pacientes; beneficios psicológicos en cuanto a seguridad, autoconfianza y aceptación de la imagen propia que son francamente positivos. La cirugía estética tiene un grado de satisfacción cercano al 90 %, o quizá más, y la rinoplastia es la de las cirugías más agradecidas que existen siempre y cuando se haga bien. Una rinoplastia es algo espectacular en la cara de un paciente que le deja un rostro mucho más armonioso.

Doctor Gustavo Sordo, cirujano plástico y tesorero de la AECEP.

Comparte