Tratamientos

Remodelación corporal

Publicado por Secretaria Aecep | 12 de abril de 2010 |

Qué es la remodelación corporal

La remodelación corporal abarca a un grupo de técnicas quirúrgicas que tienen como fin mejorar la silueta de el área/s de su cuerpo que no se han desarrollado de forma adecuada por diferentes motivos. Cuando el desarrollo, sencillamente, no es el adecuado para sus estatura y peso, cuando esta falta de desarrollo obedece a enfermedades o secuelas de accidentes o cuando tras un entrenamiento deportivo intensivo no logra desarrollar todo lo que quisiera una /s zonas de su cuerpo. Con las técnicas que se describen a continuación podemos mejorar, tanto en hombres como mujeres, la zona pectoral (pecho), los glúteos, la cintura, los gemelos y otras áreas variadas en función de su alteración. Pueden usarse de forma aislada o pueden combinarse varias en el mismo acto quirúrgico. Un procedimiento de remodelación corporal puede mejorar su aspecto y su autoestima pero no necesariamente tiene que proporcionarle una imagen “ideal y perfecta” o satisfacer sus expectativas.

Los mejores candidatos para una remodelación corporal

Los mejores candidatos para un procedimiento de remodelación corporal son aquellas mujeres u hombres sin graves enfermedades de base y psicológicamente estables, en los que se muestran signos de desequilibrio en su silueta como los descritos anteriormente. Estos signos pueden ser intensos o leves, determinando el tipo de técnica a emplear y la posibilidad o no de agrupar varios procedimientos en la misma operación.

Riesgos e incertidumbres

Cuando estas técnicas están realizadas por un Cirujano Plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y habitualmente leves, pero no imposibles. De todos modos las variaciones que pueden existir en la anatomía, la capacidad curativa y la reacción física de distintos pacientes hacen que el resultado final nunca pueda ser predecible. Como complicaciones generales pueden aparecer hematomas, seromas (acúmulos de suero), infección, reacciones anómalas a la anestesia y materiales de sutura, lesión de estructuras profundas o de los nervios que controlan la sensibilidad de la zona tratada. La curación anómala o retardada de las heridas es más propia de fumadores que de no fumadores. Cuando en el procedimiento se han empleado prótesis de gel de silicona, el paciente deberá tomar todas la precauciones pertinentes para que el implante no sufra traumatismos severos que puedan dañarlos. Cuando se emplea grasa del paciente como material de relleno, es muy importante seguir las instrucciones postoperatorias para asegurar que la grasa “prenda” y no se pierda. Si esto último sucediera el resultado final no sería duradero.

La remodelación corporal, como otros procedimientos, debe ser individualizado para cada paciente. Dependiendo de las condiciones en las que se encuentre su piel, musculatura y huesos se podrán conseguir determinados resultados. Es muy importante que avise sobre cualquier medicamento que esté tomando (especialmente Aspirina) o sobre condiciones medicas especificas (como tener la tensión alta o tomar medicamentos de forma crónica). Si Ud. fuma es muy importante que intente dejarlo al menos durante las dos semanas anteriores a la intervención y la semana posterior a esta. Reemplazar el mal hábito de fumar cigarrillos en una experiencia más agradable. El sitio de Austria ofrece juegos de free casino games online slots with bonus. Una gran bolsa de premios, el anonimato absoluto, depósito fiable.

Procedimientos de remodelación corporal

Para cada zona que se quiera tratar puede que existan varias alternativas de tratamiento. En ocasiones todos estos tratamientos pueden combinarse entre sí siempre que no suponga “invalidar” en exceso al paciente durante su recuperación posterior.

Zona pectoral

El realce de la musculatura pectoral puede hacerse en pacientes que tengan secuelas de alguna enfermedad (Síndrome de Poland) o en pacientes sin anomalías que quieran sencillamente realzarla más. Normalmente se emplean prótesis anatómicas especí?cas de pectoral rellenas de gel de silicona cohesiva o de silicona sólida. También es posible realizar el procedimiento con prótesis a medida o de silicona sólida. En cualquiera de los casos, las prótesis se implantan bajo el músculo pectoral desde la axila, quedando, por tanto, la cicatriz oculta. La operación se realiza con anestesia general y requiere una noche de ingreso en el Hospital.

Glúteos

Cuando los glúteos presentan una significativa perdida de volumen es posible aumentarlos de tamaño mediante dos técnicas: El relleno de grasa se basa en el empleo de la grasa del propio paciente como material de implante. El aumento también se puede realizar con prótesis de glúteos (similares a las de mama). Estos implantes se pueden colocar dentro del músculo glúteo, debajo del mismo músculo o debajo de su envoltura más superficial (conocida como fascia). Los implantes se introducen desde una incisión de 4 cm que queda en el pliegue que existe entre ambos glúteos; la cicatriz queda por tanto oculta. Ambas técnicas se realizan con anestesia epidural o general.

Su cirujano le dará más información sobre los típos de prótesis existentes y el lugar de implantación más adecuado en su caso. El Lifting de glúteos corrige la flaccidez severa causada, por ejemplo, por una perdida masiva de peso. En esta intervención los glúteos se recolocan levantando la piel que los recubre desde incisiones situadas sobre las caderas. En muchas ocasiones se complementa con la elevación de todo el muslo en su conjunto y con el tratamiento de la flaccidez en la cintura. Estas intervenciones se suelen realizar con anestesia epidural o general y requieren ingreso en Hospital.

Pantorrillas

La zona de las pantorrillas o gemelos tiene cerca dos áreas muy importantes: las rodillas y los tobillos. Esto significa que en ocasiones es aconsejable remodelarlas asociando Lipoescultura. El aumento de gemelos puede realizarse también mediante relleno de grasa (como en los glúteos) o mediante el uso de implantes de Silicona. Cualquiera de las dos técnicas permite aumentar selectivamente las zonas que más nos interesen. El relleno de grasa se realiza desde incisiones puntiformes y la implantación de prótesis desde incisiones de unos 3 cm, ambas situadas en el hueco de la rodilla. Un tercer tipo de intervención realiza la apertura de la vaina que rodea a los músculos gemelos, esto “libera” el músculo, que aumenta de tamaño.

Muslos

Algunas mujeres presentan depresiones en la cara interna de los muslos y en ocasiones en la cara interna de las rodillas. Estas situaciones originan un aspecto desagradable de piernas y muslos arqueados y/o finos. Es posible rellenar estas depresiones mediante el relleno con grasa del propio paciente (como en las áreas comentadas anteriormente) o mediante la implantación de prótesis. Estas últimas sólo se emplean en las depresiones de los muslos y se colocan mediante anestesia epidural desde los pliegues que hay debajo de los glúteos.

Después de la operación

Dependiendo del tipo de operación que se haya realizado y de si se ha combinado o no con otras operaciones necesitará ingresar en el Hospital al menos una noche. Siempre que se hayan realizado rellenos de grasa deberá llevar una prenda de compresión (faja) durante un tiempo variable, no inferior a tres semanas y esperar varias semanas más hasta valorar la estabilización final de la grasa. En el caso de la zona pectoral beberá guardar reposo relativo durante la primera semana; un trabajo sedentario lo puede retomar en unos cinco días y las actividades deportivas en un mes y medio. La zona glutea es especialmente delicada independientemente del procedimiento que se haya realizado. Deberá restringir sus actividades al máximo y no deberá apoyar directamente y de forma prolongada durante la primera semana para facilitar el prendimiento de la gasa o para evitar que se produzcan problemas con el implante, como el desplazamiento o incluso la extrusión (expulsión). Un apoyo normal puede iniciarlo a los 10 14 día aproximadamente. En los gemelos, si se ha empleado un relleno de grasa, deberá realizar algo de reposo los cinco primeros días. Si se han empleado prótesis deberá realizar reposo durante 10 a 14 días y caminar con muletas los primeros días.

Botox

botox

Publicado por Secretaria Aecep | 12 de abril de 2010 |

TRATAMIENTO MEDIANTE TOXINA BOTULINICA

El abordaje apropiado al rejuvenecimiento facial pasa por que el Cirujano Plástico evalúe y diferencie los cambios cuantitativos de los cambios cualitativos. Los cambios cuantitativos pasan por soluciones quirúrgicas para eliminar tejidos sobrantes o elevar y recolocar la piel, la grasa y la musculatura. Los cambios cualitativos necesitan otro enfoque; requieren de la forti?cación de los tejidos ( realizado mediante exfoliación o rellenos ), mantenimiento de esta forti?cación ( mediante dieta, hábitos, tratamientos de piel, protección solar, etc.) y eliminación de determinados agentes causales del envejecimiento ( mediante protección solar, dieta y hábitos, control de la movilidad muscular, etc.). Por tanto, el envejecimiento facial está producido por múltiples factores.

Los movimientos de la cara ya sea en su vertiente puramente ?siológica (hablar, comer, etc.) como en la vertiente expresiva, generan a lo largo de la vida determinados tipos de surcos y arrugas. La coexistencia con otros cambios cualitativos o cuantitativos agravará o no todos estos signos.

botox

¿Qué es la toxina botulínica?

La toxina botulínica es una proteína producida por la bacteria Clostridium Botulinum que tiene la propiedad de alterar determinadas terminaciones nerviosas responsables de la contracción de los músculos. Una vez que la toxina entra en contacto con estas terminaciones, las altera produciendo parálisis muscular temporal. El efecto de la toxina es transitorio, de forma que las terminaciones nerviosas afectadas vuelven a la normalidad en un periodo de tiempo variable que no suele superar los seis meses . Es por este motivo que para mantener los resultados obtenidos se deben repetir las inyecciones con una determinada periodicidad.

Los primeros usos de este producto datan de 1920. En 1974, la forma puri?cada de la toxina, se comenzó a emplear en el tratamiento del estrabismo. Desde 1992 se viene empleando rutinariamente en tratamientos estéticos, el primero de los cuales fue el suavizado de las arrugas del entrecejo.

Los efectos de la toxina sobre los músculos suelen comenzar en unas 48 horas y alcanzan el máximo en unos 5 a 7 días. Transcurridos tres a seis meses la musculatura paralizada vuelve a la normalidad. Durante el tiempo de acción no existe, hasta el día de hoy, ninguna forma de contrarrestar el efecto. Debido a la naturaleza de acción de este producto y a la respuesta del organismo para neutralizar su efecto, no es aconsejable repetir tratamientos antes de los tres meses o utilizar dosis más altas de las aconsejadas.

Cuando está indicado

El tratamiento con toxina botulínica podrá mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente conseguirá un aspecto “ideal o perfecto” o cambiará la apreciación que los demás tengan de Ud. Antes de decidirse por este tipo de tratamiento piense cuidadosamente en sus expectativas y discutalas con nosotros.

Los mejores candidatos para recibir tratamiento mediante toxina botulínica son aquellos pacientes que presentan, fundamentalmente, arrugas o surcos faciales producidos o agravados por la expresión facial. Entre este tipo de arrugas se encuentran las del entrecejo, las arrugas transversales de la frente, las patas de gallo o las arrugas del cuello. Otros usos de la toxina se encuentran en la mejora de las bandas verticales del cuello, en la elevación o modi?cación de la forma de las cejas y en la atenuación de determinados inestetismos causados por la contracción excesiva de determinados músculos de la nariz, boca o la borla del mentón.

Aunque puede colaborar en su suavizado, la toxina no eliminará las arrugas estáticas ( las que existen aunque la cara no se mueva y para las cuales existen otros tratamientos) o las arrugas verticales de los labios.

Además de en tratamientos estéticos, la toxina botulínica puede emplearse para tratar la hipersudoración de las axilas, palmas de manos y pies, para tratar migrañas, determinados procesos musculares que cursan con contracturas o hiperactividad (tics, torticolis, afectaciones cerebrales, estrabismo), etc. Muchos de estos tratamientos precisan dosis de toxina que pueden llegar a ser dos o tres veces superiores a las necesarias para tratamientos estéticos.

Interacciones, contraindicaciones y efectos secundarios

Los efectos de la toxina pueden acentuarse en pacientes que estén tomando antibióticos de l tipo Aminoglucósidos. El efecto de la toxina se anula o es débil en aquello que toman Dpenicilamida, Ciclosporina o quinolonas. El uso de la toxina está prohibido en pacientes con Miastenia grave o Síndrome de Eaton Lambert. Aunque no está demostrado que tenga efectos indeseables en pacientes embarazadas, es aconsejable que la paciente compruebe que no está embarazada.

Como potenciales efectos secundarios están los dolores de cabeza, debilidad muscular en las áreas tratadas, enrojecimiento, dolor o caída de los párpados. Cuando aparecen , suelen ser transitorios y de intensidad leve. Esté totalmente seguro de que no hay casos descritos de botulismo por el uso de toxina botulínica a las dósis recomendadas ya sea para la mejora estética o de otras condiciones médicas.

Cómo se emplea

Una vez estudiada la situación del paciente, se plani?ca qué áreas van a ser tratadas y qué dosis se debe emplear en cada sitio. Es importante preguntar al paciente por determinados tratamientos médicos ya que algunos de ellos potencian la acción de la toxina y otros la neutralizan.

Una vez realizada la preparación de la toxina esta se inyectará minuciosamente en los lugares seleccionados (ver ?gura). Para tratar las arrugas del entrecejo suelen ser necesarias unas cinco punciones. El tratamiento de otras áreas como las patas de gallo, las arrugas de la frente, la elevación de las cejas o el cuello requerirá punciones adicionales. En total no se debe sobrepasar el contenido de un vial ( 100 Unidades) y no se debe repetir un tratamiento antes de que hayan pasado tres meses del anterior. Las punciones no suelen ser dolorosas al emplearse una aguja muy ?na.

En algunas ocasiones la in?ltración se realiza durante un acto quirúrgico como la blefaroplastia o el lifting para mejorar los resultados obtenidos por estas operaciones.

Como norma, el efecto suele empezarse a notar a las 48 horas de la punción, alcanzandose la efectividad total alrededor de la semana. Pasados unos tres a cuatro meses la efectividad va disminuyendo y , por tanto, el paciente irá recuperando gradualmente la movilidad , reapareciendo las arrugas. No deben realizarse más de dos tratamientos al año para facilitar la efectividad total de la toxina y optimizar su duración.

Blefaroplastia

Blefaroplastia

Publicado por Secretaria Aecep | 11 de octubre de 2006 |

 

Los mejores candidatos para una Blefaroplastia

Una blefaroplastia puede mejorar su autoestima pero no necesariamente se ajustará a su ideal, o cambiará la idea que los demás tengan de Ud. Consulte con su cirujano sus expectativas con respecto a esta operación.
Los mejores candidatos son hombres o mujeres sanos, psicológicamente estables y con expectativas realistas. La mayoría se encuentran por encima de los 35 años, aunque en casos particulares pueden ser más jóvenes.

Sólo unas cuantas condiciones médicas hacen de la blefaroplastia algo más arriesgada. Los problemas de tiroides (hipotiroidismo y enfermedad de Graves), el síndrome del ojo seco o la escasez de lágrimas, la diabetes, la hipertensión arterial y otros trastornos cardiocirculatorios. Problemas como el glaucoma o el desprendimiento de retina deberían ser consultados previamente a su oftalmólogo.

Cómo se realiza una blefaroplastia

Una blefaroplastia se puede realizar bajo anestesia general o local y con el paciente sedado (adormilado) para su mayor comodidad. La operación suele durar de una a dos horas.
Como norma general las incisiones se colocan dentro de las líneas naturales de los párpados; en el surco del párpado superior e inmediatamente bajo las pestañas del inferior. A través de las incisiones la grasa se recoloca o se extirpa; cualquier exceso de piel y /o músculo también se extirpa. Las heridas se cierran con suturas muy finas.
La herida del párpado inferior también puede colocarse por dentro de éste (transconjuntival), quedando así completamente oculta.

Blefaroplastia

El Postoperatorio

Al terminar la operación tendrá probablemente una pomada en los ojos y éstos estarán cubiertos por unas gasas frías.
Podrá sentir algo de molestias o de escozor que son perfectamente controlables con los analgésicos que le recomiende su cirujano.
Deberá dormir con la cabeza elevada durante unos días y aplicarse en las párpados unas compresas frías para controlar la inflamación y las moraduras (éstas suelen durar de una a dos semanas y son muy variables dependiendo del paciente). Su cirujano le enseñará a lavarse los ojos y a aplicarse gotas para mantenerlos húmedos y evitar la sensación de sequedad. Es aconsejable que utilice gafas de sol para evitar la exposición solar de las moraduras, ya que la piel podría pigmentarse de otro color.

La mayor parte de los pacientes reinician su contacto en público en unos siete a diez días; todo depende del ritmo de curación de cada paciente. Durante el período de desaparición de las moraduras podrá utilizar un maquillaje para ocultarlas. Nunca exponga la cara al sol sin llevar un filtro solar. Durante cinco días restrinja su actividad al mínimo y no realice ejercicios violentos, deportes bruscos o cualquier actividad que eleve su tensión arterial durante tres semanas. Es muy aconsejable que no tome bebidas alcohólicas durante este período.
Las cicatrices estarán inicialmente algo enrojecidas, pero irán empalideciendo progresivamente con el transcurso de los meses hasta quedar como líneas prácticamente invisibles.

Riesgos

Si la intervención está realizada por un Cirujano Plástico cualificado las posibles complicaciones suelen ser escasas y menores. Para evitarlas consulte a su cirujano cualquier condición médica que presente y cualquier medicación que esté tomando, así como si es fumador o si tiene alguna anomalía visual.

Aunque es muy raro, puede existir una reacción alérgica a la anestesia, infección de las heridas o un acúmulo de sangre bajo la piel (hematoma). Después de la cirugía podría existir visión borrosa e incapacidad para cerrar completamente los ojos durante unos días, o una leve asimetría debido a la cicatrización de las heridas. En muy raras ocasiones la cicatrización es anómala (cicatriz hipertrófica). Mas infrecuente todavía es el ectropión, la inclinación del párpado inferior hacia fuera. En ocasiones todas estas situaciones requieren una cirugía secundaria.

Rinoplastia

Cirugía de la nariz

Publicado por Secretaria Aecep | 11 de octubre de 2006 |

 

Preparando la cirugía

Una Rinoplastia es un procedimiento altamente individualizado. Esto quiere decir que existe una gran variabilidad entre las personas en cuanto a la forma de la cara, la estructura de la nariz, el tipo de piel, etc. Como consecuencia cada paciente tiene unas necesidades y por tanto un tipo de cirugía distinto.
Es muy importante que siga todas las instrucciones de su cirujano y que no dude en comentarle cualquier duda que tenga en cuanto a una medicación, una enfermedad o un hábito (como fumar).

Cómo se realiza una Rinoplastia

Una rinoplastia se puede realizar con anestesia local y sedación o con anestesia general dependiendo de la técnica que haya que emplear. Independientemente de esto, generalmente se trata de un procedimiento ambulatorio.

Cirugía de la nariz

Una Rinoplastia se basa principalmente en “esculpir” el armazón de hueso y cartílago que se encuentra bajo la piel de la nariz. Todo esto se realiza a través de incisiones que se encuentran en el interior de la nariz y que, por tanto, dejan cicatrices no visibles, lo que se conoce como técnica cerrada. Es posible que se necesite realizar una incisión en la piel que separa los orificios nasales (conocido como columela) es lo que se conoce como técnica abierta. Sólo en este caso y cuando es necesario estrechar las alas de la nariz pueden quedar cicatrices que, aunque visibles, suelen ser imperceptibles
Cuando se termina la operación generalmente se coloca una escayola o férula de plástico en el dorso de la nariz y unos tapones dentro de los orificios nasales.

El Postoperatorio

En el postoperatorio los analgésicos que se le recomienden controlarán las molestias que puedan surgir. Durante las siguientes 24 horas es recomendable estar en reposo para controlar mejor las molestias y evitar sangrados. Notará la aparición de moraduras e inflamación alrededor de los ojos. Esto es normal y puede aumentar en los días siguientes, pero no debe alarmarse. Los tapones de la nariz se retiran en un tiempo variable (generalmente en las primeras 24 horas), la escayola se retira entre siete a diez días.
En la mayoría de los casos el paciente puede realizar trabajos sedentarios después de 48 horas. No deberá llevar gafas, realizar ejercicios violentos o sonarse la nariz en aproximadamente un mes. Evite el sol o los Rayos UVA por un período mínimo de tres meses.
Aproximadamente entre diez a catorce días habrán desaparecido las moraduras y gran parte de la inflamación y su aspecto será prácticamente normal. Considere como normal que el pequeño acúmulo de inflamación restante y casi imperceptible tarde varios meses en desaparecer. Cuando esto ocurre la punta de la nariz quedará completamente blanda y los perfiles perfectamente definidos.

Riesgos

Una Rinoplastia es un procedimiento quirúrgico seguro y con un alto índice de satisfacción si está realizado por un Cirujano Plástico cualificado. No obstante siempre existe la posibilidad de complicaciones, que, aunque raras y leves, pueden aparecer. Puede existir infección o sangrado mayor del habitual, puede existir una reacción anómala a la anestesia (1 de cada 6.000 a 12.000 casos) o pueden aparecer pequeñas venitas en la piel de la nariz que generalmente son transitorias. Gran parte de estos riesgos se pueden evitar siguiendo cuidadosamente los consejos que le dé su cirujano antes y después de la operación.
Como norma general las heridas estarán por dentro de la nariz y no serán visibles en ningún momento. Aunque no se debe enumerar como complicación debe saber que aproximadamente uno de cada diez casos necesita un pequeño retoque posterior. Esta situación es impredecible en prácticamente todos los casos.

Lifting

Lifting

Publicado por Secretaria Aecep | 11 de octubre de 2006 |

Los mejores candidatos para un Lifting

Los mejores candidatos para un Lifting son aquellas mujeres u hombres en los que la piel ha empezado a descolgarse pero ésta sigue manteniendo un buen grado de elasticidad. Un Lifting no tiene por qué rejuvenecerle un determinado numero de años, pero sí conseguirá devolverle un mejor aspecto y una apariencia más joven.

Cómo se realiza un Lifting

Un Lifting puede ser realizado bajo anestesia local y sedación o bajo anestesia general. Dependiendo de la anestesia y de la extensión del Lifting es posible que necesite ingresar al menos un día. En ocasiones se realiza de forma ambulatoria.

 

Lifting

Cada caso puede variar en cuanto a la colocación y extensión de las incisiones, las áreas de la cara que se quieren mejorar, el uso o no de técnicas complementarias (cirugía de párpados, aumento de pómulos, etc.) y la duración de la intervención.
Habitualmente la incisión comienza en la zona de las sienes (por dentro del pelo), se extiende dentro de las líneas naturales que existen delante de la oreja y continua alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y cuero cabelludo.

Cuando el cuello necesita un tratamiento especial es necesario emplear una incisión justo debajo del mentón.
La intervención consiste básicamente en “tensar” las capas musculares y la piel, retirando el tejido sobrante. Una vez concluido, las heridas se cierran con puntos dejando unos pequeños tubos bajo la piel para que no se acumule ningún exudado o sangre. Finalmente se colocará un vendaje ligero.

El Postoperatorio

El postoperatorio no suele ser doloroso. Las molestias que generalmente aparecen suelen controlarse bien con analgésicos habituales. El vendaje y los tubos de drenaje normalmente se retiran en 24 a 48 horas.
Es normal que sienta la piel de la cara algo “acorchada”, esta sensación es transitoria y desaparece en unas cuantas semanas. Considere como normal que la cara esté inflamada y presente moraduras, este aspecto sólo durará entre 10 y 15 días si sigue nuestras instrucciones.

Es aconsejable que no trabaje y que evite los ejercicios o actividades violentas durante al menos las dos semanas siguientes a la operación. La piel de la cara necesitará cuidados específicos y no deberá exponerla al sol o a rayos UVA durante al menos tres meses.

Aunque al principio pueda sentirse preocupado por el aspecto de la cara, piense que la mayoría de los pacientes regresan a una vida normal (incluyendo su trabajo) en unas dos semanas. En este período la inflamación se normaliza y desaparecen las moraduras. Las cicatrices tardan algunas semanas más en disimularse, pero finalmente se hacen prácticamente imperceptibles.

Un lifting “no para el reloj”, pero proporciona un resultado duradero. Durante los años siguientes su cara seguirá bajo los efectos del envejecimiento y es probable que quiera repetir la intervención.

Riesgos

Cuando un Lifting está realizado por un Cirujano Plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y habitualmente leves. De todos modos las variaciones que pueden existir en la anatomía, la capacidad curativa y la reacción física de distintos pacientes hacen que el resultado final nunca pueda ser predecible.

Como complicaciones pueden aparecer hematomas, infección, reacciones anómalas a la anestesia o lesión de estructuras profundas o de los nervios que controlan el movimiento de los músculos faciales. La curación anómala o retardada de las heridas es más propia de fumadores que de no fumadores.

El Lifting, como otros procedimientos, debe ser individualizado para cada paciente. Dependiendo de las condiciones en las que se encuentre su piel y huesos faciales, se podrán conseguir determinados resultados. Es muy importante que avise a su cirujano sobre cualquier medicamento que esté tomando (especialmente aspirina o anticonceptivos) o sobre condiciones médicas específicas (como tener la tensión alta). Si Ud fuma es muy importante que intente dejarlo al menos durante las dos semanas anteriores a la intervención y la semana posterior a esta.

 

Liposucción

liposucción

Publicado por Secretaria Aecep | 10 de octubre de 2006 |

¿Cuándo está indicada una Liposucción?

Una Liposucción podrá mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente le proporcionará una silueta perfecta ni cambiará la apreciación que los demás tengan de Ud. Antes de decidirse por este tipo de cirugía piense cuidadosamente en sus expectativas y discútalas con su cirujano.
Los mejores candidatos para una Liposucción son aquellas personas que estando cercanas a su peso ideal, presentan acúmulos de grasa en determinadas zonas. Estos acúmulos generalmente distorsionan la silueta del cuerpo . La liposucción mejorará esta silueta para adaptarla a su peso, estatura y forma corporal. Podremos eliminar grasa de las caderas, muslos, rodillas, tobillos, abdomen, brazos, etc. En casos seleccionados es posible resaltar determinados rasgos anatómicos como la musculatura abdominal.
Un aspecto fundamental en esta operación es el estado en que se encuentre su piel. Si su piel tiene una buena elasticidad los resultados serán mucho mejores que si tiene una piel flácida.

Cómo se realiza una Liposucción

Una Liposucción puede realizarse con anestesia local, epidural (como la que se emplea en algunos partos) o general. La elección dependerá fundamentalmente de la cantidad de zonas que se vayan a tratar y del volumen de grasa que se vaya a extraer. Una o dos zonas de las que vayamos a extraer un volumen reducido pueden tratarse con anestesia localy administrar algún tipo de sedación para que Ud. se encuentre más tranquila.

Una vez administrada la anestesia correspondiente se introduce la cánula a través de una herida que suele oscilar entre los dos a cuatro milímetros. Estas heridas se colocan en lugares estratégicos y generalmente ocultos, como el pliegue de la nalga. Mediante cánulas de diferente grosor y longitud se va extrayendo la grasa de las zonas que se vayan a tratar. El volumen de grasa final dependerá de la elasticidad de su piel. Si su piel tiene flacidez, no será aconsejable extraer toda la grasa existente, ya que posteriormente se producirán irregularidades en la piel. Si su piel es elástica este problema no se presentará ya que se adaptará sin problemas a su nuevo contorno.

liposucción

Opcionalmente, la grasa extraída puede ser empleada para realizar rellenos en otras partes del cuerpo (cara, labios, glúteos, etc…) El volumen promedio de grasa que finalmente quedará estará en torno al 50% de lo inyectado.
Una vez finalizada la intervención cada pequeña herida se cerrará con un punto y a continuación se le colocará una faja a su medida en función de las zonas que se hayan tratado. Si la Liposucción se realizó con anestesia local podrá marcharse a su casa con las recomendaciones oportunas. Si se realizó con anestesia general o epidural deberá permanecer hospitalizada las horas necesarias hasta su total recuperación.

El Postoperatorio

Al finalizar la operación colocaremos una faja de compresión que deberá llevar continuamente durante las primeras 48 horas. En días sucesivos y hasta completar un mes deberá llevarla 23 horas diarias, aproximadamente. El postoperatorio no suele ser doloroso. Las mayores molestias aparecen durante las primeras 24 a 48 horas, se parecen más a una sensación de agujetas y se calman con los analgésicos habituales.
Generalmente los pacientes reinician sus actividades normales a las 48 horas y sólo a partir del primer mes deberá reiniciar actividades o deportes de gran esfuerzo.
Cuando se quite la faja por primera vez puede que note la presencia de algún pequeño hematoma; se trata de una situación normal y desaparecerán en pocos días.
Durante la primera semana notará que la inflamación lógica que se acumula en las zonas tratadas oculta el resultado definitivo. No debe preocuparse ya que desde la segunda hasta la cuarta semana esta inflamación irá desapareciendo con la ayuda de masajes. Aunque Ud podrá ver el resultado definitivo al mes de la operación, en ocasiones la inflamación continúa desapareciendo gradual e inapreciablemente durante dos meses más.
Probablemente se preguntará si “esto vuelve a salir”. La respuesta es no. Una vez retirados, los acúmulos de grasa no volverán a aparecer ya que la grasa en las personas adultas es incapaz de reproducirse. Si por cualquier motivo Ud. ganara peso lo hará de forma armónica según su nueva figura. Si se mantiene en su peso los resultados serán permanentes.

Riesgos

La Liposucción está considerada como una intervención quirúrgica segura y con un índice muy bajo de complicaciones, siempre y cuando esté realizada con los medios adecuados y por personas cualificadas. No obstante debe saber que no está exento de los riesgos inherentes a cualquier intervención quirúrgica y de complicaciones propias de este procedimiento.
La infección de las heridas o el sangrado excesivo son complicaciones raras que ocurren en menos del 1% de los pacientes. El sangrado excesivo o la presencia de grandes hematomas ocurren generalmente en casos en los que el paciente toma o ha tomado determinados tipos de medicamentos antes de la operación.
Más infrecuente aún es la aparición de embolismos grasos o tromboembolismos, (es decir, la presencia de fragmentos de grasa o coágulos de sangre dentro del torrente sanguíneo), alteraciones del color de la piel o la alteración de la sensibilidad en las zonas tratadas.
El resto de complicaciones, incluyendo las derivadas de la administración de anestésicos, son las comunes a la practica de otras intervenciones quirúrgicas. La aparición de pequeños hematomas o de inflamación en las zonas tratadas no deben considerarse como complicación. En, aproximadamente, un 20% de los casos es necesario retocar alguna zona pasados unos meses.

Reducción de pecho

Reducción de Pecho

Publicado por Secretaria Aecep | 7 de octubre de 2006 |

REDUCCIÓN MAMARIA . ELEVACIÓN DEL PECHO

Una elevación de pecho podrá mejorar su autoestima pero no necesariamente cambiará el trato que tenga con los demás.
Debido a que existen diferentes técnicas para diferentes tipos de pechos, lo mejor es que consulte con su cirujano sus dudas y sus expectativas.
Los mejores resultados se obtienen en mujeres sanas, sin enfermedades importantes, psicológicamente estables, en las que existe una caída excesiva de la localización del pecho, acompañada o no por un volumen pequeño. Si su elevación va a ser complementada con un aumento simultáneo de volumen, se le dará toda la información pertinente sobre los aumentos de pecho.
Si está pensando tener más embarazos probablemente sería aconsejable que retrasara la intervención hasta haberlos concluido. Una elevación de pecho no tiene por qué interferir con la lactancia, pero debe saber que el resultado de la intervención se verá modificado por el propio embarazo.

Cómo se realiza una elevación mamaria

Antes de la intervención Ud. deberá consultar con su cirujano todas sus dudas, sus inquietudes y ser franca a la hora de exponer cuales son sus expectativas en cuanto al tamaño y situación.
Se realizará un examen de sus pechos y se le indicará que técnica se empleará en su caso y en que localización aproximada quedarán las cicatrices. Puede que le sea solicitada una mamografía.

Reducción de Pecho

La intervención se lleva a cabo, en la inmensa mayoría de los casos, bajo anestesia general, aunque en algunas ocasiones puede ser realizada bajo anestesia local y sedación.
Suele durar de dos a tres horas y media y la técnica suele dejar una cicatriz en forma de T invertida si la reducción que se realiza es grande.
En muchos casos, particularmente cuando la elasticidad de la piel es buena, la reducción va a ser pequeña o el pecho está poco caído, las cicatrices resultantes pueden ser únicamente la periareolar y la vertical.
Una vez establecida la nueva posición de la areola y del pezón, y estimada la cantidad de piel sobrante se elimina ésta y se contornea el pecho. Los puntos quedarán alrededor de la areola y en una línea vertical desde ésta al pliegue que hay debajo del pecho.

El Postoperatorio

Por lo general después de la intervención Ud. deberá estar ingresada durante 24 horas, con vendajes y drenajes, tras las cuales podrá abandonar la clínica. Es posible que se sienta fatigada y dolorida durante unos días. Estas molestias suelen responder a los analgésicos habituales. Si estas molestias no son severas podrá realizar una vida casi normal en unas 48 a 72 horas. Es normal que los pechos puedan estar algo amoratados e hinchados después de la operación; la inflamación desaparece habitualmente entre tres y cinco semanas. Los puntos que cierran las heridas se retiraran en diez días aproximadamente. Deberá llevar un sujetador apropiado casi todo el día hasta que se indique lo contrario.
Probablemente notará una leve falta de sensibilidad durante un tiempo estimado entre tres a seis semanas, esto se debe a la inflamación y en muy raras ocasiones puede durar mucho tiempo.
Aunque las cicatrices puedan estar enrojecidas durante unos meses finalmente se suavizan y toman un tono más normal. En raras ocasiones estas cicatrices pueden ser de carácter hipertrófico o queloideo, en cuyo caso necesitaran tratamiento médico y/ o quirúrgico.
A pesar de que puede que se sienta bien, no debería regresar al trabajo hasta la siguiente semana ni hacer ejercicios bruscos durante un mes. No se olvide que en todo momento su cirujano estará a su disposición para controlar que el postoperatorio es el adecuado.

Si ha leído detenidamente este folleto tendrá los conocimientos básicos sobre lo que significa la operación de aumento y elevación de pecho, en qué consiste y cuáles son las posibles complicaciones. Cualquier duda o inquietud que tenga podrá ser atendida por nosotros. Sea franca en sus preguntas y en comunicarnos sus expectativas.

Riesgos

La reducción de pecho es una intervención segura en manos de un Cirujano Plástico cualificado. Sin embargo, como en cualquier cirugía, existe un riesgo de complicaciones o una reacción anormal a la anestesia. Aunque el sangrado y la infección son raros en este tipo de intervenciones, si ocurrieran podrían causar un ensanchamiento de las cicatrices. No se olvide comentarle a su cirujano si es Ud. fumadora, si tiene alguna enfermedad significativa, o si toma alguna medicación habitualmente. Fumar altera la circulación y la cicatrización que podrían influir en el resultado final.
Una reducción de pecho deja unas cicatrices permanentes que varían considerablemente con la técnica que se emplee y con el tipo de pechos que Ud. tenga. Los trastornos de la sensibilidad en las areolas y pezones en la inmensa mayoría de los casos son transitorios.
No se olvide que para conseguir un buen resultado deberá seguir nuestros consejos en todo momento.
Nosotros le explicaremos como se realiza la intervención quirúrgica, que limitaciones o riesgos pueden existir en su caso y cual será la localización aproximada de las cicatrices.

Aumento de pecho

Aumento de Pecho

Publicado por Secretaria Aecep | 6 de octubre de 2006 |

Tipos de Prótesis o implantes mamarios

Existen actualmente varios tipos legalizados de prótesis de mama. Todas las prótesis están formadas por una bolsa hecha de silicona y su contenido puede ser de gel de silicona, de suero fisiológico o de gel de silicona cohesivo.
En cuanto a la forma existen dos tipos. Las clásicas tienen forma redonda, las anatómicas tienen forma similar al pecho y proporcionan resultados estéticamente más perfectos.

¿Cómo se realiza un aumento mamario?

Aumento de Pecho

El procedimiento suele realizarse bajo anestesia general o local, y en ocasiones no necesita ingreso hospitalario. Si éste fuera necesario suele reducirse a una noche. El método para introducir la prótesis dependerá de su anatomía y de las recomendaciones de su cirujano. Las incisiones suelen realizarse en el pliegue que existe bajo el pecho, la mitad inferior de la areola o en la axila. El cirujano creará un bolsillo, bien detrás de la glándula mamaria o bien detrás del músculo pectoral, donde introducirá la prótesis. Después de la operación suele colocarse un vendaje directamente un sujetador especial para este tipo de intervenciones.

El Postoperatorio

Podrá sentirse fatigada y dolorida durante unos días. Estas molestias suelen responder a los analgésicos habituales. Si estas molestias no son severas podrá realizar una vida casi normal en unas cuarenta y ocho horas. Es normal que los pechos puedan estar algo amoratados e hinchados después de la operación. La inflamación desaparece habitualmente en tres a cinco semanas. Los puntos que cierran las heridas se retirarán entre siete a diez días aproximadamente.
Probablemente notará que los pechos están sensibles al tacto durante unas dos a tres semanas, y es durante este tiempo cuando deberá evitar el contacto físico directo. Posteriormente, o cuando esa sensibilidad haya desaparecido, Ud. podrá tener un contacto físico habitual.
Aunque las cicatrices puedan estar enrojecidas durante unos meses finalmente se suavizan y toman un tono más normal. En raras ocasiones estas cicatrices pueden ser de carácter hipertrófico o queloideo, en cuyo caso necesitarán tratamiento médico y /o quirúrgico.
Si está en edad de realizarse controles mamográficos rutinarios, estos podrán ser continuados después de la operación. No se olvide de advertir al técnico que realice esta prueba sobre la presencia y localización de las prótesis.

Riesgos

La cirugía del aumento de pecho está considerada como un procedimiento seguro pero no exento de los riesgos inherentes a cualquier operación y de complicaciones propias de este procedimiento. Dentro de las complicaciones asociadas a esta operación, quizá la más frecuente sea lo que denominamos contractura capsular. Esto ocurre en un porcentaje muy bajo de pacientes (5%)y consiste en la contracción de la fibrosis que se forma alrededor de la prótesis. Si esta contracción es lo suficientemente intensa puede llegar a producir la deformación del pecho. La contractura es generalmente leve y muchas veces no requiere tratamiento, pero cuando es intensa puede obligar a la retirada de la prótesis.
En ningún estudio se ha demostrado que las prótesis de mama produzcan cáncer o que retrasen el correcto diagnóstico de éste. Sí es necesario que sepa que cuando se someta a un control radiológico de la mama (mamografía) deberá informar al radiólogo que lo realice que Ud. lleva una prótesis, ya que su realización puede estar dificultada o la imagen puede resultar alterada. Es aconsejable la realización de mamografías previas a la operación que sirvan de control para futuras exploraciones.
Como en cualquier cirugía, en un aumento de pecho pueden aparecer problemas derivados de un sangrado excesivo o de la infección de la prótesis. Aunque no se deben considerar como complicaciones, algunas mujeres pueden notar alteraciones en la sensibilidad de los pezones o en otras zonas de los pechos. Estos síntomas suelen desaparecer en poco tiempo y muy raras veces son permanentes. No existe evidencia que indique que la presencia de una prótesis de mama afecte a la fertilidad, a la lactancia o a las gestaciones. Tenga en cuenta que si tiene un embarazo después de tener prótesis de mamas, sus pechos pueden sufrir cambios de tamaño y silueta.
De forma ocasional, y generalmente por derivación de accidentes, las prótesis de pecho pueden romperse o rasgarse. Si esto ocurriese será necesaria una segunda intervención para retirarlas o sustituirlas.
No debe asustarse por todo lo indicado ya que se trata de situaciones muy poco frecuentes. Sí es necesario que Ud. conozca y entienda la naturaleza de esta operación. Su cirujano solucionará en todo momento cualquier duda que pueda tener.

Abdominoplastia

Abdominoplastia

Publicado por Secretaria Aecep | 6 de octubre de 2006 |

 

¿Cuándo está indicada una Abdominoplastia?

Una Abdominoplastia podrá mejorar su apariencia y su autoestima, pero no necesariamente conseguirá un aspecto “ideal” o cambiará la apreciación que los demás tengan de Ud. Los mejores candidatos para una Abdominoplastia son aquellas personas que estando cercanas a su peso ideal, presentan acúmulos de grasa en el abdomen junto a una piel flácida y que no responden a una dieta o a ejercicio. Está indicada tanto en hombres como en mujeres aunque es particularmente útil en las mujeres que, a causa de embarazos, tienen un estiramiento o dilatación irreversible de la piel y la musculatura del abdomen. También es útil en grandes pérdidas de peso corporal que no han ido acompañadas de la adecuada adaptación de la piel, y ésta, por tanto, se ha descolgado.

Aquellas mujeres con intención de tener más embarazos, deberían posponer este tipo de cirugía puesto que un nuevo embarazo volvería a dilatar la piel y la musculatura. Tenga presente que este procedimiento no tiene por qué proporcionarle mejores relaciones con los demás o una silueta “perfecta”.

¿Cómo se realiza una Abdominoplastia?

Las consultas preoperatorias son muy importantes ya que en ellas se evalúa la cantidad de grasa y piel sobrantes, la elasticidad de la piel y por tanto la longitud y forma de las incisiones. En determinados casos en los que la flacidez está por debajo del ombligo, la incisión puede ser tan corta como la que se realiza en las cesáreas. En otras ocasiones esta incisión irá de cadera a cadera pasando por encima del pubis y alrededor del ombligo. Existen situaciones intermedias en las que se puede combinar con liposucción y por tanto acortar la cicatriz.

Abdominoplastia

La operación clásica dura aproximadamente de dos a tres horas, se realiza bajo anestesia general, epidural o local, y necesita una o dos noches de ingreso en clínica. El exceso de piel y grasa se elimina, y se tensa la musculatura abdominal realizando como un “corsé”. La piel del abdomen se tensa de nuevo para cerrar la herida inferior. Por último se saca el ombligo a la superficie de la piel abdominal mediante una pequeña incisión. Terminada la operación se dejan unos tubos de drenaje y se coloca un vendaje compresivo o una faja.
En los procedimientos limitados, conocidos como miniabdominoplastia, la operación se simplifica. La incisión es más corta (similar a la de una cesárea), el ombligo no cambia de lugar, o lo hace sin cicatriz añadida, y la operación no tiene por qué hacerse con anestesia general por lo que el paciente, en ocasiones, no tiene por qué ingresar.

El Postoperatorio

Durante unos cuantos días tendrá una sensación de tirantez en el abdomen y deberá caminar encogido. Estas molestias pueden o no ser dolorosas, pero habitualmente ceden con la medicación y no deben impedir que Ud. se mueva y camine libremente aunque con ayuda. Un ejercicio suave después de la operación mejora la desinflamación y acorta el período de recuperación. Lo más corriente es que pueda realizar una vida normal, incluyendo ir a trabajar, en unos diez a catorce días. Posteriormente la piel abdominal continuará desinflamándose y mejorando de aspecto lentamente; este período puede durar de cuatro a seis meses. Las suturas se retirarán entre los diez y los veintiún días, pero la cicatriz no estará del todo normal hasta que no hayan pasado un mínimo de seis meses.
Tenga en cuenta que con una abdominoplastia se consiguen resultados muy duraderos siempre y cuando mantenga una alimentación y una actividad controladas. Si piensa quedarse embarazada debería posponer la cirugía.

Riesgos

La Abdominoplastia está considerada como una intervención quirúrgica segura y con un índice muy bajo de
complicaciones. No obstante debe saber que no está exento de los riesgos inherentes a cualquier intervención quirúrgica y de complicaciones propias de este procedimiento.
La infección de las heridas o el sangrado excesivo son complicaciones raras que ocurren en menos del 1% de los pacientes. El sangrado excesivo o la presencia de grandes hematomas ocurren generalmente en casos en los que el paciente toma o ha tomado determinados tipos de medicamentos antes de la operación (como aspirina).Más infrecuente aún es la aparición de embolismos grasos o trombo embolismos, (es decir, la presencia de fragmentos de grasa o coágulos de sangre dentro del torrente sanguíneo), alteraciones del color de la piel o la alteración permanente de la sensibilidad en el abdomen. También es infrecuente la presencia de seromas (acúmulos de suero bajo la piel), que habitualmente se tratan con facilidad sin dejar secuelas.
Si Ud. es fumador, es muy aconsejable que reduzca drásticamente la cantidad de cigarrillos o que incluso deje de fumar. El tabaco contribuye a una mala cicatrización y circulación sanguínea, aumentando la posibilidad de complicaciones (como la pérdida de piel en los bordes de la herida). El resto de complicaciones, incluyendo las derivadas de la administración de anestésicos, son las comunes a la práctica de otras intervenciones quirúrgicas.

Calvicie

ALOPECIA

Publicado por Secretaria Aecep | 5 de octubre de 2006 |

Tratamiento Quirúrgico de la Calvicie

La calvicie es un proceso causado, de forma combinada, por varios factores entre los que se encuentran la edad, cambios hormonales y predisposición genética. El trasplante de pelo es sólo una de las múltiples técnicas con las que se puede tratar la calvicie, debe entender no obstante, que ningún tratamiento detiene de?nitivamente la futura caída del pelo.

Los mejores candidatos para la cirugía

La cirugía de la calvicie puede mejorar su imagen y su autoestima pero no necesariamente se acercará a su ideal o cambiará la imagen que los demás tienen de Ud. Es importante que entienda que cualquier tipo de cirugía de calvicie utiliza su remanente de pelo. Los mejores candidatos son pacientes que presentan un crecimiento de pelo adecuado, y en cantidad su?ciente, en la zona de la nuca y sus laterales, que servirán como zonas donantes. Es importante que entienda que ningún tipo de cirugía le devolverá el aspecto que tenía antes de comenzar la calvicie.

Riesgos e incertidumbres

Aunque muy raras, existe la posibilidad de que aparezcan complicaciones durante o después de la cirugía que Ud. debe conocer. Como en cualquier procedimiento quirúrgico existe la posibilidad de infección o de sangrado excesivo que origine un hematoma o expulse las unidades foliculares. Aunque el cuero cabelludo suele cicatrizar muy bien, pueden aparecer cicatrices dilatadas o hipertró?cas que requieran futuras revisiones. En el caso del trasplante de pelo es posible que un número de injertos “no prendan” y por tanto no den origen al pelo de?nitivo. Si después de los tratamientos Ud. continúa perdiendo pelo es posible que necesite tratamientos adicionales. La caída masiva de pelo después de un trasplante (e?uvio telógeno), suele ser una circunstancia transitoria que se resuelve espontáneamente en tres a seis meses.

Microinjeto de pelo . Trasplante de Unidades Foliculares

Todas las varientes de trasplante de pelo tienen en común el trasladar folículos pilosos desde la zona de la nuca a la zona de calvicie que se desea tratar basandose en la “dominancia donante”. El pelo situado en la zona trasera de la cabeza ( la que queda entre las dos orejas y atraviesa la nuca) es genéticamente resistente a la caída y mantendrá también esta resistencia una vez trasplantado a la zona con calvicie. La misma ?losofía se emplea tanto en hombres como en mujeres.Los mejores candidatos para un trasplante de pelo son aquellos pacientes que no presentan enfermedades de base importantes y con expectativas realistas sobre los resultados que se pueden obtener. Deberán tener un área donante de su?ciente amplitud y densidad como para poder tratar el área de calvicie.

Tipos de injertos:

  • Unidad folicular: se compone de uno a cuatro folículos pilosos con su aporte sanguíneo, músculo y glándula sebácea correspondiente.
  • Microinjerto: porción de cuero cabelludo de 1 ó 2 pelos. no necesariamente deben provenir de una unidad folicular. Se emplean sobre todo para “rehacer” las primeras líneas en los trasplantes, por que dan poca densidad ?nal. Los injertos de un pelo también se emplean en los trasplantes de cejas y pubis
  • Mini-injerto: se trata de una porción de cuero cabelludo que contiene de 4 a 6 ó más pelos. En la actualidad no suele emplearse por que estéticamente no es aceptable.

La primera parte del procedimiento supone la extracción, de la zona donante, del segmento de cuero cabelludo que contendrá los folículos a trasplantar. Con una densidad media este segmento suele tener unos 11 a 13 cm de longitud por 1 a 1,5 cm de anchura para obtener unos 1500 a 2000 pelos. Obviamente el tamaño del segmento será mayor o menor en función del número ?nal de pelos o unidades foliculares que se quieran trasplantar. El defecto resultante se cerrará con una sutura y la herida quedará escondida dentro de su propio pelo.

La segunda parte de la operación consiste en ir separando, del segmento de cuero cabelludo extraído, los microinjertos y unidades foliculares. Los microinjertos de uno y dos pelos se insertan en las primeras lineas, creando una zona sinuosa y de transición hacia la región con más densidad que estará por detrás. Posterior a las primeras líneas se implantarán los microinjertos y unidades foliculares para espesar la zona receptora hasta completar la sesión. Al terminar la sesión se coloca un vendaje suave que previene el manchado de el paciente y protege los injertos de posibles traumatismos en las primeras 12 horas, tiempo en el cual se ?jan. Todo la operación se realiza con anestesia local con o sin sedación y no requiere ingreso hospitalario.

Lo habitual es que a partir de los tres meses comience a aparecer el pelo trasplantado. Este pelo crecerá a la velocidad normal y podrá ser cortado o teñido sin problemas. La calvicie es un proceso evolutivo y aunque por el momento sólo necesite una sesión para cubrir expectativas, es posible que más adelante necesite más sesiones para mantener los resultados.

ALOPECIA

Reducciones de cuero cabelludo

La reducción de cuero cabelludo es una intervención encaminada a la extirpación directa de la zona de calvicie. En función del plan que se haya realizado pueden hacerse con anestesia local o general y no necesitan ingreso hospitalario. Las cicatrices ?nales pueden tener formas variadas según que técnica se haya empleado; forma de “U” o herradura y la forma de “Y” invertida so las más frecuentes. La elasticidad del cuero cabelludo determinará qué cantidad de cuero cabelludo puede extirparse de una sola vez.

Expansores y colgajos

Los expansores son bolsas de silicona que se implantan bajo la piel y al rellenarse con suero producen un estiramiento de la piel. El excedente de piel que se consigue se emplea para cubrir defectos variados. En el caso de la calvicie de origen traumático se colocan debajo del cuero cabelludo cercano a la calva; en el caso de la calvicie androgenética se colocan en toda la zona donante potencial que existe en el cuero cabelludo. Con el excedente de cuero cabelludo que se consigue se pueden cubrir grandes áreas de una sola vez.Los colgajos son porciones de piel unidas por un extremo (como una península) al resto del cuerpo por el cual reciben aporte de sangre para vivir.En la cirugía de calvicie se ha empleado para crear una primera línea muy densa en un sólo tiempo.

Tratamientos especiales

  • Cejas: El trasplante de pelo es muy efectivo en estos casos y bien planeado ofrece muy buenos resultados. La zona donante de los injertos debe estar situada en áreas cercanas a la implantación de la nuca para asegurar que la textura y longitud ?nal de crecimiento se parezcan lo más posible al de una ceja natural.
  • Pestañas: La ?losofía es parecida a la del tratamiento de cejas con la diferencia que con unos 8 a 10 pelos por pestaña suele ser su?ciente para obtener un resultado aceptable. Esta es sin duda la modalidad de trasplante que puede dar más problemas en el postoperatorio por la formación de quistes, la dirección aberrante que en ocasiones toman los pelos o por las molestias crónicas que a veces producen.
  • Pubis: Se trata de una zona muy agradecida para los trasplantes de pelo. La metódica es similar a la que se realiza con los casos de alopecia androgénica. Los microinjertos y unidades foliculares se toman también de áreas seleccionadas de la cabeza y se colocan según la orientación y distribución que tienen habitualmente en esta región.

El Postoperatorio

La evolución y los cuidados postoperatorios varían bastante de un procedimiento a otro. Los trasplantes de pelo y las reducciones de cuero cabelludo habitualmente permiten una actividad normal en 24 a 48 horas. En los trasplantes de pelo se forman pequeñas costritas (una por cada unidad folicular trasplantada ) que tardan en caer unos siete a diez días sin dejar ninguna señal. En el caso de las reducciones, la cicatriz resultante suele tardar en blanquear varios meses quedando siempre camu?ada por la linea del pelo. En todos los casos es importante no realizar ejercicios bruscos y deporte al menos en dos o tres semanas para evitar complicaciones. Las revisiones periódicas son importantes y aconsejables para evaluar que el crecimiento del pelo es el adecuado y que la cicatrización es correcta. El pelo trasplantado tardará de seis a doce semanas en aparecer y suele crecer a una velocidad de un centímetro por mes.

Debe entender que tratar una calvicie de forma adecuada y con buenos resultados estéticos necesitará varios procedimientos y algo de paciencia por su parte. El bene?cio que obtendrá si sigue el programa que se le aconseje es un pelo de?nitivo que no se caerá y como mucho mínimos retoques caso que su calvicie continúe avanzando.