Actualidad | Blog

Problemas habituales en el desarrollo de los senos femeninos

Publicado por AECEP | 3 de diciembre de 2017 |

 

Es habitual, y totalmente normal, que las mujeres tengan un seno ligeramente diferente al otro. Puede que una mama sea más grande que la otra o que un pecho tenga una forma o presente una posición ligeramente distinta. Por lo general, la diferencia no se nota externamente y no supone una amenaza médica, pero, en ciertas ocasiones, el desarrollo desigual de los senos puede causar problemas físicos significativos, además de problemas psicológicos derivados.

La forma, el tamaño, la simetría y la proporción de los pechos juegan un papel fundamental para el equilibrio físico y emocional de la mujer.

¿Cómo es el desarrollo mamario normal?

El desarrollo del seno comienza antes del nacimiento, cuando se formanlos pezones y empiezan a desarrollarse los conductos lácteos. Durante la pubertad el pecho comienza a elevarse y agrandarse, y la areola se oscurece. A lo largo de la vida premenopáusica los senos experimentan cambios durante el ciclo menstrual, lo que puede provocar una hipersensibilidad e inflamación que desaparece poco después de la menstruación. La verdadera maduración y el desarrollo completo del seno no seproduce hasta que la mujer se queda embarazada y sus senos comienzan a producir leche.

Tras la menopausia, la falta de estrógeno hace que los tejidos conectivos de los senos pierdan elasticidad, causando que los pechos pierdan su forma.

Problemas más comunes

Los problemas más comunes relacionados con el desarrollo de los senos hacen referencia al desarrollo de pechos demasiado grandes o demasiado pequeños, a la existencia de pechos con diferentes tamaños, formas… estos son algunos ejemplos:

Desarrollo excesivo del tejido mamario

La hipertrofia mamaria, es decir, el desarrollo excesivo del tejido mamario, provoca que los senos sean demasiado grandes. Las mujeres afectadas por este problema pueden padecer dolor de espalda, cuello y hombros y, con frecuencia, enrojecimiento debajo de la piel de los senos debido a la fricción y al sudor. Existen dos tipos específicos de hipertrofia mamaria:

  • La hipertrofia gestacional: que es la hipertrofia de los senos que ocurre durante el embarazo.
  • La macromastia juvenil o la gigantomastia juvenil: afecta a niñas durante la pubertad.

El tratamiento de la hipertrofia mamaria puede implicar tratamientos hormonales como el tamoxifeno, la progesterona o la testosterona. En casos severos, se recomienda la cirugía de reducción de senos para reducir la tensión en la espalda y los hombros.

Subdesarrollo mamario

Hay que distinguir entre la hipoplasia mamaria, que se caracteriza por un desarrollo del pecho insuficiente debido, principalmente, a la falta o poca cantidad de estrógeno durante la pubertad y el embarazo (hipoplasia involutiva), y la aplasia mamaria, que hace referencia a la ausencia de pecho causada porque la glándula mamaria cesa su crecimiento durante la etapa de crecimiento. En ambos casos y tras finalizar el desarrollo completo de las mamas, el aumento de pecho es la cirugía indicada.

Desarrollo asimétrico de los senos

La asimetría mamaria se produce cuando un seno es más pequeño o más grande que el otro. Casi ninguna mujer posee pechos exactamente iguales, la mayoría de los senos son asimétricos hasta cierto punto. Los senos asimétricos se hacen visibles durante la pubertad, a medida que el tejido mamario se desarrolla. Con el paso de los años la asimetría puede volverse más evidente. Se recomienda que la cirugía para corregir este problema estético se realice cuando los senos están completamente desarrollados. Existen diferentes opciones quirúrgicas: aumento de pecho, reducción de senos, elevación mamaria, tratamientos de transferencia de grasa…

Teniendo en cuenta la situación de cada paciente se tomará la decisión de aumentar el pecho más pequeño o reducir el pecho más grande; además de corregir aspectos como la posición y el tamaño del pezón… La mayoría de las pacientes prefiere aumentar el tamaño del pecho más pequeño, pero suele conseguirse una mejor simetría reduciendo el tamaño del pecho más grande. Es fundamental que la paciente escuche los consejos del cirujano para conseguir el mejor resultado.

Desarrollo de senos tuberosos

La mama tubular o tuberosa se produce por un insuficiente desarrollo del tejido mamario durante la pubertad, que se traduce en senos asimétricos y alargados. No se trata únicamente de pechos pequeños, son pechos que no están completamente desarrollados y que presentan forma de tubo alargado. La base de un pecho tuberoso es muy estrecha y está envuelta con gran cantidad de piel.

Las técnicas quirúrgicas necesarias para corregir los pechos tuberosos dependen del grado de hipoplasia o falta de grado de desarrollo del tejido mamario, y van desde el uso de técnicas para la expansión del tejido, la colocación de implantes, el aumento de las mama y otras. Es un proceso bastante creativo mediante el cual el cirujano puede mejorar de una forma muy sustancial la forma, el tamaño y la simetría de los pechos.

Desarrollo de mamas y pezones invertidos

El pezón de las mujeres suele proyectarse hacia afuera, pero en casos determinados esa proyección es anómala y va hacia adentro. Los pezones invertidos se producen debido a que los conductos de leche dentro de los senos son demasiado cortos y tiran del pezón permanentemente. La inversión del pezón también puede ocurrir como resultado de cambios en las mamas fruto del embarazo o tras la lactancia.

Mediante la cirugía se puede corregir el problema. Algunos métodos quirúrgicos actúan únicamente sobre la piel y permiten preservar la capacidad de amamantar. Si la causa de la inversión se debe a conductos de leche demasiado cortos, será necesario cortar estos conductos, impidiendo la lactancia materna en un futuro. Los pezones invertidos también pueden tratarse con métodos no quirúrgicos para estimular la protrusión del pezón, como puede ser el uso de ventosas. Pese a que estas técnicas pueden ser adecuadas en algunos casos, es aconsejable consultar a un cirujano antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento de autoayuda, ya que algunos métodos pueden empeorar el problema o causar daños en los tejidos internos.

Dr. Julio Puig, especialista en cirugía mamaria, es miembro de AECEP y director de Clínica del Dr Julio Puig.

Imágenes: google

 

 

 

 

 

 

 

Lipoestructura y lipoescultura : remodelación con grasa autóloga

Publicado por AECEP | 16 de noviembre de 2017 |

 

 Hablando de lipoestructura y lipoescultura, hay que empezar diciendo que la silueta corporal nos permite definir de un solo golpe de vista a una persona, sin ni siquiera ver la ropa que lleva o las facciones de su rostro. Con la silueta corporal percibimos el sexo, etiquetamos como gordo o flaco, sabemos si tenemos delante a un deportista o a una persona sedentaria. Lo que concreta la silueta, no es ni más ni menos que la grasa corporal, marcando nuestro contorno en mayor medida que la musculatura.

 La grasa también marca particularidades típicas de la edad de la persona, porque sus características cambian en cada etapa de la vida. Por ejemplo, en edades infantiles o juveniles, no se padecen lipodistrofias, que son esos acúmulos de grasa excesivos y desproporcionados en partes concretas del cuerpo. Otros factores, como el sedentarismo, son determinantes para la aparición de estos depósitos tan odiados, por lo que también se puede predecir de manera más o menos certera el lifestyle de alguien observando su figura. Son esas zonas lipodistróficas las que se eliminan mediante un procedimiento de liposucción.

 No es ninguna casualidad que durante muchos años, la liposucción haya sido la operación más practicada en el mundo, por encima incluso de la apendicectomía. Sin embargo, su popularidad no ha hecho que el procedimiento se conozca con la profundidad que merece. La gente la percibe como una intervención simple, sencilla, incluso impera la creencia de que un médico general puede llevarla a cabo sin más complicaciones. Además, se sigue confundiendo con un método de adelgazamiento, cuando esto no es, de ninguna forma, así.

 La liposucción es una técnica que presenta pocas complicaciones y una tasa elevada de satisfacción si se realiza en las manos adecuadas, bajo unas expectativas realistas y en un entorno clínico óptimo. En condiciones contrarias a las mencionadas, es la que tiene la medalla en mayor tasa de mortandad.

Los cirujanos plásticos, removemos las zonas lipodistróficas mediante lipoescultura, con el fin de conseguir tres objetivos:

  1. Que la grasa corporal tenga una distribución más parecida a la que se tiene en la etapa
  2. Que se produzca un efecto de marcación muscular para que se tenga un aspecto más atlético.
  3. Que la forma sea más femenina o más masculina según la finalidad que vayamos persiguiendo.

Nombrar a la grasa como el “nuevo oro” de la cirugía plástica, no es ninguna exageración. Hasta ahora no se han podido explotar sus posibilidades al cien por cien porque las tecnologías de liposucción eran mucho más invasivas y destruían la grasa que se sacaba, por lo que su reutilización ofrecía resultados pobres. Ahora, con el aqualipo de body jet – la técnica más avanzada de liposucción que existe-, podemos extraer los adipocitos vivos, lo que incrementa la tasa de éxito en los casos en que el paciente desea reutilizarlos para dar volumen a otra área de su cuerpo o rostro, o mejorar cicatrices y heridas. Además, este método resulta mínimamente invasivo con respecto a los empleados anteriormente, puesto que al trabajar con agua la hidrosección de los tejidos, el tiempo quirúrgico, la anestesia, las molestias, el tiempo de recuperación y los posibles riesgos se reducen a la mitad.

De hecho, según la ISAPS, la cirugía del Contorno Corporal, lipoestructura y lipofilling, está catalogada como un procedimiento de los menos invasivos a la hora de reconstruir la silueta corporal, con mínimas cicatrices y un rápido postoperatorio. La duración y dificultad del postoperatorio también depende en gran medida de la tecnología que se emplee en la cirugía.

Liposucción con Aqualipo sistema de liposucción asistido por chorros de agua en exclusiva en sevilla en Aurea Clinic

 

Las ventajas de reutilizar la grasa mediante lipoestructura son, principalmente:

  • Permite hacer cambios morfológicos de las áreas que se traten.
  • Posibilita evitar el uso de prótesis que antes era imprescindibles para dar volumen, evitándose así todas las complicaciones y riesgos asociadas a portarlas. Lo más importante de esto es que se puede poner fecha de “alta total”, ya que los tratamientos con materia autóloga no requieren revisiones periódicas de por vida.
  • En la grasa hay presencia de células madre y se produce la liberación de factores de crecimiento y quimiotácticos que van a hacer que las superficies que colindan con la grasa que se implanta estén mejor: por ejemplo, cuando se realiza un lipofilling para reconstrucción mamaria, contribuyen a la recuperación de la radiodermitis, también regeneran las cicatrices, las quemaduras, la elasticidad de la piel y las estrías. En general aumenta la calidad de la piel suprayacente de los tejidos que hay alrededor de la zona en que se trasplanta la grasa.
  • Permite hacer cambios de masculino a femenino: se pueden poner depósitos de grasa típicos de la mujer.
  • Es un tratamiento perfecto de rejuvenecimiento, de la manera más natural.

Mucha gente piensa que las ventajas del procedimiento no son suficientemente destacables por el hecho de que la grasa es un relleno reabsorbible, pero lo cierto es que esto es falso. Los resultados del lipofilling son permanentes en el tiempo, transcurridos unos 6 meses desde la cirugía, que es el tiempo en que un porcentaje de la materia injertada de reabsorbe. La tasa de reabsorción, así como el éxito de los resultados pende de varias circunstancias:

  • Lo invasivo de la técnica. Arrancar la grasa mecánicamente o mediante vibración aumentará la grasa de reabsorción porque gran parte de los adipocitos se extraen muertos o dañados. El lipoláser no permite reutilizar el “nuevo oro”.
  • También influye el tratamiento que se le da a la grasa que se saca del área donante, así como el tiempo que se trata en reinjertarla.
  • La movilidad de la zona receptora: a mayor movilidad, más reabsorción.
  • La edad: en personas más jóvenes tiene más éxito.
  • La vascularización de la zona receptora: en facial alrededor del 90% será estable en el tiempo.
  • La cantidad de grasa injertada en relación con la extensión del tejido en que se pone. De hecho, hacer sobrecorrecciones (poner mucha), puede dar lugar a complicaciones además de elevarse el porcentaje de reabsorción, como quistes grasos o irregularidades. Esta práctica de poner en exceso ha sido muy común, y ha propiciado la mala fama al lipofilling, así como su etiqueta reabsorbible.
  • No se requiere buena elasticidad de la piel en el área receptora para buenos resultados, pero si en la zona donante. Si la calidad de retracción de la zona que liposuccionamos no es buena, pueden quedar ondulaciones e irregularidades.

Aumento de pecho con grasa autóloga tras liposucción Aqualipo

Es más, no solo es que tenga resultados permanentes, sino que la grasa que se injerta engorda y adelgaza con el paciente en la zona donde está, y mantiene el comportamiento del área de donde se haya extraído. Cuando se requiere especial presencia de células madre hay que planificar bien el sector de extracción, porque la presencia de estas no es igual en todas partes.

 

Texto : Dra Martínez Padilla

Fotos : Aurea Clinic

Dra  Martínez Padilla, miembro de AECEP Y  Directora Médica y fundadora de Aurea Clinic 

 

 

 

 

 

Técnicas de reconstrucción mamaria

Publicado por AECEP | 6 de noviembre de 2017 |

El cáncer de mama es una terrible realidad que no finaliza una vez superada la enfermedad. Entre sus secuelas pueden ser muchos los problemas psicólogicos derivados, al tratarse la mama de un órgano relacionado con la sexualidad. La reconstrucción mamaria es una de las soluciones, que aborda ,desde el punto de vista quirúrgico, en este artículo el doctor Alexo Carballeira.

La reconstrucción mamaria queda siempre supeditada a las decisiones del llamado comité de la mama, un equipo interdisciplinar que aborda cada historial en su conjunto. Lo primero es erradicar el tumor y lo segundo reconstruir. Este procedimiento se realiza en la misma intervención cuando la paciente no se va a someter a radioterapia o en otra intervención, la llamada reconstrucción en diferido. En ambos casos, los resultados proporcionan una mejoría tanto en el plano físico como en el psíquico.

Dependiendo del material que se emplee, la reconstrucción mamaria se divide en tres : heteróloga , autóloga y mixta.

  • La autóloga es la que emplea material biológico de la paciente . Los tejidos suelen ser transferidos desde la parte baja del abdomen, desde la espalda, muslos desde los glúteos.
  • La heteróloga es más tradicional, es la llevada a cabo mediante prótesis de silicona o suero salino.
  • Finalmente, la mixta combina ambas las dos técnicas arriba mencionadas.

Cuando la reconstrucción se lleva a cabo mediante prótesis y se realiza transcurrido un tiempo desde la mastectomía suele ser necesario colocar antes un expansor . En la mastectomía se coloca el expansor, luego se va hinchando con suero en varias sesiones en la consulta y cuando se ha conseguido la distensión de la piel necesaria se recambia por la prótesis. En los casos en los que se preserva piel de la mama se puede poner directamente una prótesis tras la mastectomía. Es una técnica más sencilla que las de microcirugía, pero con ciertas limitaciones, ya que no se puede realizar en pacientes que hayan recibido radioterapia o que presenten mala calidad de tejidos en la zona.

La técnica más habitual es el DIEP por sus buenos resultados. En esta cirugía se extirpa piel y grasa de la parte baja del abdomen, junto con una arteria y una vena que la irrigan y se trasplanta a la misma paciente a la zona mamaria a reconstruir. La arteria y vena que nutren estos tejidos (arteria y vena epigástrica inferior profunda) y se anastomosan, es decir, se “cosen”-”enchufan” a la arteria y vena mamaria interna de forma que el tejido trasplantado (colgajo DIEP) recupera su irrigación. Esto se realiza sin dañar la pared abdominal y estéticamente el abdomen queda como si se hubiera practicado una abdominoplastia. El tacto, forma y la manera de envejecer de la mama es la más natural. Esta técnica es la evolución del TRAM libre y MS-TRAM libre, la diferencia estriba que éstos incluyen parte de músculo.

Debido a su antigüedad, el colgajo TRAM ha sido una de las reconstrucciones con colgajo más realizadas, ya que este tejido es muy similar al mamario, y por tanto resultaba un buen sustituto. Sin embargo, a día de hoy pocos cirujanos utilizan esta técnica pues implica cortar músculo, mientras que otros tipos de reconstrucción con colgajo son menos agresivos porque mantienen el músculo intacto.

Otra de las técnicas con más tradición es la reconstrucción con colgajo del músculo dorsal ancho, aunque también superada a día de hoy por otras técnicas menos invasivas. Consiste en realizar una incisión en la espalda cerca del omóplato (escápula), a continuación, se desliza piel, grasa, vasos sanguíneos y músculo a través de un túnel por debajo de la piel hasta llegar al pecho y posteriormente se le da forma de mama. Los vasos sanguíneos siguen conectados en este colgajo de músculo dorsal ancho, por lo que suele ser una cirugía más rápida que el DIEP, TUG, IGAP o SGAP, con el inconveniente de que el volumen suele ser insuficiente para hacer una mama, y por ello normalmente es necesario añadir una prótesis. Además al quitar este músculo se puede limitar sensiblemente la movilidad o fuerza del hombro.

También es frecuente extraer el colgajo de la cara interna del muslo (TUG) o de los glúteos (SGAP, IGAP).

Por último, mencionaremos de una novedosa técnica de reconstrucción a base de lipofilling mamario masivo, utilizando como expansor externo el BRAVA, aunque uso no está extendido porque suelen ser necesarios varios procedimientos para reconstruir la mama.

Alexo Carballeira es miembro de Aecep Cirujanos y director de AC Cirugía Plástica

Imágenes : google

 

 

 

 

 

 

Nuevas preguntas sobre el aumento de pecho

Publicado por AECEP | 17 de octubre de 2017 |

 La cirugía de mamas continúa siendo la más demandada, junto a la liposucción, en el caso de la mujer. Hoy en día se puede considerar que está socialmente normalizada y que el grado de información que se posee en torno a ella se ha incrementado considerablemente desde aquellos mitos de prótesis de explotaban en los aviones.

 Las pacientes acuden a nuestras consultas con las nociones básicas en torno a tiempos de cirugía y postoperatorio, tipos de prótesis y tendencias. Aun así, la cirugía de mama es un procedimiento que evoluciona con la sociedad y , por lo tanto, suscita cada día nuevas cuestiones. La mujer de hoy no es la de los 80 ni los 90. No es ni mejor ni peor; tiene intereses distintos, responde a otras dinámicas y , por lo tanto, a la hora de plantearse pasar por el quirófano para aumentar el busto se plantea otras cuestiones.

 Por ejemplo, cómo puede afectarle a la práctica deportiva el implante submuscular de las prótesis. Múltiples estudios y evidencias presentadas descartan que una cosa afecte a la otra: el hecho de ser muy deportista no implica que la prótesis tenga que colocarse delante del músculo para no afectar a su crecimiento. La colocación en la parte posterior de éste se debe a factores de seguridad y protección contra la contractura muscular.

 Ahora bien, sí deberíamos colocarlo en la parte delantera si ese deporte es extremo, caso de los fisioculturistas. Además, aquí se debe pensar en un material como el poliuretano, que cumple específicamente los requisitos de protección en estos casos.

 Otra cuestión que se plantean muchas mujeres es si algún día, por el motivo que sea, podrán retirarse las prótesis mamarias sin merma para su salud y cuál será el efecto estético de dicha retirada.

 La respuesta es sí, en una operación que no supone ningún riesgo y que no deja ninguna cicatriz nueva ( las prótesis se retiran a través de la misma incisión de implante) , que no requiere postoperatorio ni ingreso hospitalario. El resultado será un pecho similar al que teníamos antes de la mamoplastia, pero con el efecto añadido del tiempo y la presión de las prótesis sobre el músculo pectoral. Esta situación generará un incremento de la atrofia y la hipoplasia mamaria.

 

Doctor Gustavo Sordo

Gustavo Sordo es miembro de AECEP y director de

Clínica de cirugía plástica, estética y reparadora del Dr. Gustavo Sordo

 

 

 

 

 

 

La simulación 3D aplicada al aumento de pecho

Publicado por AECEP | 5 de octubre de 2017 |

El simulador 3D Crisalix permite que los cirujanos puedan mostrar a las pacientes los resultados de la intervención antes de someterse a ella. De esta herramienta, que ayuda a definir expectativas realistas y a mejorar los resultados finales, nos habla el doctor Julio Terrén

La satisfacción de los pacientes marca el éxito, o no, de una clínica de cirugía plástica. Para poder garantizar ese éxito es fundamental que los resultados de las operaciones cubran las expectativas generadas. El cirujano debe guiar y asesorar al paciente hacia la mejor solución para su problema, sin caer en el error de prometerle resultados imposibles.

Las pacientes que acuden a nuestra clínica para someterse a una intervención de aumento de pecho suelen realizar preguntas recurrentes: ¿cómo va a quedar mi pecho tras la cirugía? ¿Cómo será mi nuevo contorno corporal? Pese a que los cirujanos plásticos, fruto de nuestra experiencia, podemos predecir cómo van a ser los resultados en cada uno de los casos y ayudara las pacientesa visualizarlos empleando rellenos, fotografías del antes y el después de casos similares… muchas de ellas renuncian a la intervención por miedo a que los resultados no cubran sus expectativas.

¿Es posible visualizar los resultados pre-intervención?

El software 3D Crisalix permite a los cirujanos mostrar los resultados de la cirugía antes de la intervención. Con la ayuda de la tecnología 3D y con el uso de la realidad virtual se recrea la anatomía de la paciente mostrando el antes y el después de una intervención de aumento de pecho. Crisalixes una ayuda fundamental para disipar dudas e inseguridades, permitiendo aumentar la confianza de las pacientes frente a la intervención. Este método permite comprender la técnica quirúrgica y ver el resultado.

A través del escaneado en 3D del cuerpo de la paciente, ya sea mediante la carga de tres fotografías digitales de su torso o utilizando un sensor 3D portátil que va conectado a un iPad, se pueden simular los posibles resultados, mostrando diferentes volúmenes, tallas, formas… desde distintos ángulos y perspectivas. El simulador también es muy efectivo a la hora de mostrar los resultados de procedimientos faciales, tales como la rinoplastia, las inyecciones de Botox, las infiltraciones de grasa autóloga…

¿Qué beneficios aporta la simulación 3D?

El software 3D aplicado al aumento de pecho ayuda a elegir con mucha más precisión el aspecto deseado. La paciente puede ver su nuevo pecho utilizando unas gafas tridimensionales que aumentan la sensación de realidad; es como si pudieses probarte las distintas prótesis. El resultado de la simulación es idéntico, salvando las distancias, al que se consigue tras la cirugía. El programa es capaz de captar con extrema exactitud todas las medidas del cuerpo.

 

 

Julio Terrén es miembro de Aecep.

 

 

 

 

 

 

 

Cirugía estética para hombres: Perfiles de pacientes, motivaciones por género y cirugías secundarias

Publicado por AECEP | 14 de septiembre de 2017 |

 

 

Las intervenciones que más se realizan los hombres dentro del área de la cirugía plástica, estética y reparadora son la liposucción, ginecomastia, blefaroplastia, rinoplastia, lifting facial y otoplastia. Según los países, el orden de preferencia es uno u otro, pero en definitiva estas seis operaciones son las más demandadas por el género masculino. La ginecomastia es la única cirugía estética para hombres realmente específica para ellos, donde el objetivo es devolver la apariencia masculina a un pectoral con aspecto más femenino. En cualquier caso, los hombres son menos numerosos en las consultas de cirugía estética. No obstante, suelen ser excelentes pacientes ya que, una vez tomada la decisión de hacer ese cambio que desean, se involucran en el proceso y confían plenamente en los consejos y la labor de su cirujano. Un artículo de la doctora Nélida Grande

 

 

 

 

Aunque se puede afirmar que no es tan “fácil” que un hombre entre a quirófano para realizarse una cirugía estética, una vez que lo hace es normalmente para cambiar algún rasgo de su cara o perder volumen (en el contorno corporal o zona pectoral). En el caso de las operaciones del rostro, esa persona no ve afectada su masculinidad, todo lo contrario a cuando se trata de ginecomastia. El chico o ya señor se llega a sentir muy vulnerable y con baja autoestima debido a su complejo. En este sentido, los cirujanos hemos de ser si cabe más comprensivos con su problema. Es importante recordar que no debemos intervenir a menores de 16 años, debido a que en la adolescencia se puede sufrir un episodio de aumento de grosor de las mamas pero es solo transitorio -ginecomastia puberal-.

En el otro extremo está la ginecomastia senil, cuando los hombres de edad avanzada sufren este cambio en su pecho debido a la disminución de la progesterona que se produce con los años. El aumento de peso tampoco es ajeno aquí, y si ambas cosas generan una feminización del pectoral, si esa persona mayor está sana y lo desea se podría llegar a operar a pesar de su edad. En todo caso, la reducción de mamas que se lleva a cabo en la ginecomastia puede precisar una técnica u otra. Hay que informar a los pacientes de que si la grasa es la que ha provocado el aumento de volumen, en el proceso quirúrgico ha de tomar parte la liposucción, que puede ir acompañada o no de recesión de tejido si lo hay sobrante.

En el ranking de las operaciones de cirugía estética para hombres que más se realizan en el mundo también encontramos la liposucción. De hecho, en las estadísticas se observa que es el procedimiento estético-quirúrgico más común en ellos. Eliminar grasa en flancos y abdomen son las principales razones, un rasgo que los varones suelen presentar. Es recomendable que complementemos el tratamiento quirúrgico con dieta y ejercicio, de manera que así se podrá reducir también la grasa intraabdominal.

Los retoques faciales

A las consultas acuden hombres no solo para rinoplastias comunes, sino para que llevemos a cabo cirugías secundarias al no estar contentos con la forma de su nariz en anteriores intervenciones. En estos casos, es cuando el arte de esculpir que lleva intrínseco nuestra profesión se convierte en prioridad. A nivel psicológico, hemos de ser muy conscientes de que esa persona ya ha recorrido antes el mismo camino. Por este motivo, nuestro trabajo es crucial para que pueda ser el definitivo. Y si se trata de otoplastia, una de las situaciones más frecuentes son las orejas despegadas (en asa o soplillo). Los pacientes, tras esta intervención, se suelen encontrar muy satisfechos sea cual sea la edad que tengan. Para un hombre tener este problema -muchas veces difícil de ocultar por la vestimenta de la profesión o cortes de pelo, por ejemplo- puede ser una gran frustración -quizá incluso mayor que para el sexo femenino-, a la hora de su vida social tanto de niño como adulto.

Por último, en el capítulo del rejuvenecimiento facial, la blefaroplastia y el lifting facial son los protagonistas de la cirugía estética para hombres. Suelen solicitarlas los hombres maduros, mayores de 50 años. Hay algunos que acuden a consulta cada ciertos años a repetir estas intervenciones cuando, por el proceso de envejecimiento natural que, los buenos resultados conseguidos entonces (del lifting sobre todo) se han ido difuminando. Porqu en definitiva, la necesidad de realizar un lifting facial se debe sobre todo a la pérdida de grasa. Por esta razón, el uso de rellenos de grasa facial aumentará a duración del lifting. Hemos de pensar que un hombre adulto probablemente no se ha cuidado la cara como lo hacen las mujeres desde su juventud. Por ello, puede ser sumamente importante realizarse un lifting en el momento indicado para paliar el exceso de arrugas. O, en caso de mirada envejecida, una blefaroplastia.

La doctora Nélida Grande es directora de http://www.doctoragrande.com   y  miembro de AECEP Cirujanos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las modelos y la belleza

Publicado por AECEP | 1 de septiembre de 2017 |

Aunque el concepto de belleza es siempre subjetivo, es cierto que existen unos patrones clásicos de equilibrio y armonía faciales con los que identificamos lo bello. Sin embargo, los actuales cánones que rigen la moda y las tendencias no parecen coincidir con ellos. Una reflexión del presidente de Aecep  Francisco Menédez Graiño.

 

 

Está claro que la belleza es subjetiva. Lo que a mí me parece bello a tí te puede parecer feo y no hay discusión. Recordemos que Picasso en 1936 ya señalaba que “La enseñanza académica de la belleza es falsa”. Ahora bien, sí hay unos patrones de belleza elementales y universales, basados principalmente en la armonía, que perduran con los siglos y que hacen que algo o alguien nos parezca feo, bonito o bello.

Este verano, mientras mi esposa ojeaba revistas de moda con desfiles de alta costura, me sorprendió con un comentario ante la imagen que trasmitían algunas modelos: “hoy día, para ser modelo, solo se precisa medir más de 180 cms. y estar muy, muy delgada, casi anoréxica. Al menos un 20 ó 30% de estas chicas me parecen feas”. Evidentemente era su opinión, subjetiva. Pero cuando me empezó a enseñar fotos de algunas de esas modelos no pude por menos que coincidir con ella. Sus caras no eran bellas, pero sí eran unas mujeres altas y muy delgadas. Parecía como si los modistos y los diseñadores quisieran realzar sus diseños y vestidos haciéndolos que los llevaran modelos muy altas pero no espectaculares, para conseguir con ese contraste un mayor lucimiento de sus creaciones. Es más, en alguna ocasión, los maquillajes que llevaban esas modelos daban la sensación de acentuar los rasgos o notas menos armónicos en detrimento de su belleza.

Estaba confuso. No sabía si era cierto lo que pensaba o un gran error mío, y también familiar, fruto de la degeneración profesional. Pensé en ello y revisé el tema, y seguía pareciéndome así. Busqué por qué evolucionaban de este modo las tendencias, pero el sentido común me decía que yo estaba equivocado.

Y en ello estaba cuando de pronto llegó mi hija y me confundió aún más: “¿Papá, es que no sabes que las únicas modelos guapas, hoy día, son las chicas de Victoria´s Secret?”.

Pues será verdad…

Francisco Menédez Graíño es presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica y miembro de Unidad de Cirugía Plástica, Estética y Microcirugía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La cirugía estética, sin complejos

Publicado por AECEP | 16 de agosto de 2017 |

Todo lo relacionado con la Cirugía Estética suscita un gran interés informativo, cuando no un enorme revuelo social. Desde el tamaño de las prótesis de relleno para el aumento de los senos femeninos, hasta las últimas excentricidades planetarias, tales como extirparse el quinto dedo del pie para soportar mejor los tacones o aumentarse sin criterio alguno el volumen de los glúteos.

Los cirujanos estéticos somos contemplados en cierta manera como “dioses” con poder para transformar al ser humano y, además, para poder mejorar aquello que en la sociedad que nos toca vivir, la del famoso selfie, está supervalorado: la apariencia externa, el físico.

Los avances en innovación y desarrollo en nuestro campo nos ayudan a reflejar esta imagen. Desde la revolución de la liposucción hasta los injertos de grasa autóloga con células madre apenas han pasado treinta años. Los mismos desde que un paciente se veía obligado a retirarse un mes de la vida pública para recuperarse hasta hoy, con periodos de postoperatorio de entre cuatro y siete días.Y aunque en este tiempo han aparecido patologías asociadas al uso abusivo del bisturí, ante las que debemos estar muy alerta, no es menos cierto que todavía muchos pacientes ocultan o disimulan el hecho de haber pasado por el quirófano.

Por supuesto, están en su derecho. Vaya esta reflexión por delante. El paciente tiene el derecho a la intimidad y a la protección de los datos de su historial médico. Esto es sagrado para colegiados y centros.Pero no deja de llamarme la atención que sea precisamente, en muchas ocasiones, el paciente que verdaderamente necesita una intervención porque arrastra un complejo desde la infancia, como orejas de soplillo, tamaño desproporcionado de la nariz,..quien oculte su paso por nuestras clínicas.

La cirugía estética , lo dice su nombre, es reparadora. Y repara daños físicos y psíquicos. Que un paciente se sienta bien, tras años y años de divorcio con su propio cuerpo, no es baladí. Para muchas personas, comienza una nueva vida, una vida mejor. Esa es la parte de mi oficio que más me satisfacciones me proporciona como ser humano. Nada que ver con esa dimensión divina con la que a veces se nos identifica. Nada más alejado de la realidad, y nunca mejor dicho.

 

Moisés Martín Anaya es director de Clínica del doctor Moisés Martín Anaya y miembro de AECEP

Imágenes: google

Lipoabdominoplastia, la técnica para eliminar la grasa y flacidez del abdomen

Publicado por AECEP | 31 de julio de 2017 |

La lipoabdominoplastia es una técnica novedosa, que realiza el equipo del Dr. Alexo Carballeira, y que consigue sumar los beneficios de dos cirugías en una única intervención. Para ello se realiza primeramente una liposucción, es decir, se remueve y extrae la grasa sobrante del abdomen, y a continuación se reconstruye la pared abdominal tensando los músculos y eliminando la piel sobrante mediante una abdominoplastia.

La finalidad de esta intervención es corregir abdómenes distendidos, con una notable flacidez de la musculatura producida en muchos casos tras los embarazos o grandes pérdidas de peso.

El resultado es altamente satisfactorio y mejor que el de la tradicional abdominoplastia, pues además de conseguir un abdomen firme, sin flacidez y delgado proporciona un buen modelado y una mayor armonía corporal. El éxito está en que esta técnica permite trabajar la zona del tronco de forma integral y no el abdomen como zona independiente.

Esta intervención no presenta mayores riesgos que la tradicional abdominoplastia, incluso disminuye las posibles complicaciones tipo necrosis, pero sí requiere de manos expertas para su correcta realización, puesto que resulta algo más compleja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Son muchas las ventajas que proporciona la lipoabdominoplastia frente a la tradicional abdominoplastia:

  • Permite tratar no sólo a pacientes delgados, sino también a aquellos con exceso de grasa abdominal.
  • Proporciona la eliminación de la grasa del abdomen y también de otras zonas como flancos, costados..
  • Trata de forma integral la zona corporal del tronco, no sólo el abdomen, consiguiendo una buena modelación.
  • Reduce el riesgo de complicaciones, especialmente las causadas por irrigación sanguínea.
  • La cicatriz es más pequeña (unos 2-3 cm menos) puesto que el desplegamiento de la piel es menor.

La intervención dura de dos a cuatro horas, se realiza con anestesia general o epidural, siempre bajo criterio médico, y el paciente deberá permanecer ingresado de 24 a 48 horas, según el caso. El postoperatorio no resulta de especial complicación, se realizarán drenajes los primeros días y poco a poco empezará a remitir la hinchazón y la sensación de tirantez irá desapareciendo progresivamente. El paciente llevará una faja compresiva durante un mes aproximadamente y transcurridos entre 10-15 días podrá reincorporarse a sus actividades cotidianas.

Por todo ello, la lipoabdominoplastia es la mejor opción para conseguir de forma muy duradera un abdomen firme, sin excedente de grasa y sobre todo un buen modelado corporal.

 

 

 

 

 

Texto  Dr Aleixo carballeira 

Imágenes accirugiaplastica

¿Cirujano plástico o cirujano estético?

Publicado por AECEP | 15 de julio de 2017 |

A veces se trata de una confusión, otras de desinformación y, en algunos casos, de información interesada. Lo cierto es que la presunta titulación profesional “cirujano estético” se ha introducido en la terminología habitual con que los medios de comunicación informan sobre Cirugía Estética.

Pues bien, es necesario aclarar, sobre todo a los pacientes, que el cirujano estético no existe como tal, es decir, ningún título oficial procedente del Ministerio de Educación de España se entrega con ese nombre impreso. No existen ningún estudio, ninguna residencia médica tipo M. I. R ( médico interno residente) ni formación profesional para conseguirlo. Si alguien lo ve en alguna consulta o en un anuncio que oferta servicios estéticos debe saber que se trata de un reclamo engañoso para ejercer una profesión para la que no se está cualificado, poniendo en riesgo la salud de los pacientes.

A quien estos deben acudir es al cirujano plástico, profesional médico titulado, tras cinco años de especialización vía M.I.R. en los hospitales y después de haber cursado y superado la carrera de Medicina. El nombre completo es el de Cirujano Plástico, Estético y Reparador, tal como queda recogido en el Boletín Oficial del Estado. Con este título bajo el brazo se está acreditado para ejercer la cirugía estética, es decir, las intervenciones ya conocidas como el aumento de mamas, la liposucción y la abdominoplastia, entre otras.

Otras supuestas cualificaciones que utilizan la ambigüedad del término con absoluta intencionalidad son las de “cirujano cosmético” y “cirujano plástico facial”. Sirvan para desacreditarlas los mismos argumentos antes empleados.

Desde AECEP aconsejamos a las personas que quieran someterse a una intervención de cirugía estética que busquen en las sociedades profesionales, donde se les acreditará la pertenencia a la misma de tal o cual doctor, o se les indicará donde buscar a los profesionales titulados según el lugar donde intervengan. Así lo hacemos en la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica y también en SECPRE , Sociedad Española de Cirugía Plástica , Reparadora y Estética.

Si el cirujano que les han recomendado no pertenece a ninguna sociedad o asociación, es importante confirmar sus credenciales en el Colegio de Médicos de su ciudad. En este organismo les confirmarán que cuenta con la titulación adecuada para practicar la cirugía estética.

Doctor Gustavo Sordo

 

Gustavo Sordo es cirujano plástico y director de Clínica de cirugía plástica, estética y reparadora del Dr. Gustavo Sordo

Pertenece a AECEP

Imágenes : google

 

 

1 2 3 6