Actualidad

Intervención y recuperación en el lifting cérvico fácial

Publicado por AECEP | 17 de Abril de 2017 |

El lifting láser de cuello y cara, también conocido como cérvico-facial, es un tratamiento de rejuvenecimiento que remodela el cuello y la cara de una forma mínimamente invasiva. La principal ventaja para el paciente es que no produce cicatrices visibles. Está indicado para personas con un acúmulo de grasa localizada en el mentón, así como para combatir la flacidez.

¿En qué consiste la intervención?

Es una técnica aparentemente sencilla que requiere de mucha precisión por parte del especialista. Para llevarla a cabo, se realizan micro incisiones de 3 mm por las que se introduce el láser. De esta forma, el efecto térmico que produce, permite licuar la grasa de la papada y la zona mandibular.

Al estimular la piel, se favorece la producción de nuevo colágeno y la retracción cutánea. La estimulación de los tejidos hace que se produzca un estiramiento de la parte inferior de la cara reafirmando la piel.

Además, se realiza con anestesia local y en la mayoría de los casos, el paciente puede volver a su casa el mismo día de la operación.

¿Cómo es la recuperación?

Tras la intervención, pueden surgir molestias de la zona tratada, como inflamación, cardenales o sensibilidad alterada. Para la recuperación, solo recomendamos tomar anti-inflamatorios de uso genérico en el caso de presentar molestias o hinchazón, masajes de drenaje linfático y el uso de una mentonera durante el primer mes. Dependiendo del paciente, la rápida recuperación puede permitir volver a la vida cotidiana pasadas 48- 72 horas.

¿Cuánto duran los resultados?

Los resultados son visibles en el primer mes pero es, a partir de los 6 meses, cuando la definición del mentón y la firmeza de la piel son evidentes.

Los resultados suelen ser duraderos (siempre y cuando se lleve un estilo vida saludable) ya que la fibrosis inducida beneficia la adhesión entre los tejidos.

 

 

 

 

 

 

 

El Dr. Salvatore Pagano es  miembro de AECEP y director de la clínica sevillana de Cirugía y Medicina Estética Golden

La publicidad engañosa en la cirugía plástica

Publicado por AECEP | 29 de Marzo de 2017 |

 

Los fans de Mad Men no terminan de llorar la despedida de esta serie de televisión y el cierre definitivo de su agencia creativa Sterling&Cooper. Aunque aun puede seguirse en algunos canales de pago, hay quien echa de menos , hoy todavía, a Don Draper, creador de campañas y eslóganes míticos.

Fans de Mad Men o no, ¿Qué sería de nuestra vida sin los publicistas?¿Qué haríamos en esta, nuestra sociedad de consumo, sin ellos? No nos saldrían alas después de tomar una conocida bebida isotónica ni nos volveríamos eternamente jóvenes y bellos al aplicarnos un producto revitalizante. Sólo porque nosotros lo valemos.

Claro que también habría que recordar que en ambos casos a los que aludo, un excesivo “optimismo” a la hora de vender su producto llevó a estas marcas ,en el primer caso, a tener que abonar una indemnización de trece millones de dólares y, en el segundo, a retirar la crema de las perfumerías.

En Cirugía Estética también tenemos nuestro particular vía crucis con la publicidad engañosa. Sólo hay que echar un vistazo al “antes y después”, esas fotos casi milagrosa donde los pacientes han cambiado de apariencia de tal forma que le dan ganas a uno de salir corriendo para pedir una cita.Esta “propaganda” nada tiene que ver con la rigurosidad, profesionalidad y honestidad que debe regir cualquier acto médico. La información debe ser tan completa y clara que no se aproveche del desconocimiento del paciente y de su ilusión por cambiar aspectos de su cuerpo. Nunca se debe empujar al paciente a aceptar un tratamiento que, seguro, no responderá a unas expectativas que le ha creado el propio cirujano.

Ante estas prácticas, todos los elementos implicados en la cadena, instituciones y profesionales, debemos dejar de mirar para otro lado y exigir una legislación que las penalice.No pueden ofertarse tratamientos estéticos por internet asociados a promociones dos por uno, promociones estrellas o compras de cupones para realizarse una u otra cirugía. Tampoco pueden tramitarse licencias de cirugía ambulatorias a consultas médicas que sirven de puerta de entrada para realizar todo tipo de intervenciones quirúrgicas sin las mínimas garantías de seguridad.

No podemos estar solos en esto. Yo velo por mis pacientes, de la misma manera que mis colegas de la AECEP , la Asociación Española de Cirugía Plástica y Estética , velan por la seguridad de los suyos.

Pero si queremos mantener la excelencia que se le reconoce a nivel mundial a la cirugía estética en España nuestras instituciones deben incrementar la vigilancia de determinados comportamientos. Hoy quiero ser yo quien acabe con un eslogan: “ La primera riqueza es la salud”.

 

 

 

 

 

 

Moisés Martín Anaya es director de Clínica del Doctor Moisés Martín Anaya

Imágenes promocionales de Mad Men- Google

 

Comunicado de Aecep sobre muertes de pacientes durante una liposucción

Publicado por AECEP | 24 de Marzo de 2017 |

A través de su presidente, el cirujano plástico Francisco Menéndez Graíño , la Aecep lamenta profundamente la reciente muerte de una paciente en Palma de Mallorca tras haberse sometido a una liposucción.

 

 

 

Desde la Asociación Española de Cirugía Plástica y Estética se recuerda que toda intervención quirúrgica conlleva unos riesgos asociados, pero que estos siempre deben estar acotados y reducidos al máximo, circunstancia que se siempre se da cuando nos ponemos en manos de profesionales acreditados, especialistas en cirugía plástica, reparadora y estética y con el título homologado en nuestro país.

Por otra parte, Menendéz Graiño recuerda que es de vital importancia que los centros donde va a tener lugar la operación cuenten con todas las garantías y con todos los medios necesarios para atender a cualquier imprevisto surgido antes, durante y después de la operación.

Los cirujanos de Aecep vienen denunciando reiteradamente la inseguridad ,el intrusismo, y la falta de profesionalidad que impera en muchos “centros” que realizan cirugías estéticas, así como la permisividad y pasividad de la administración.

La liposucción es una de las intervenciones estéticas más demandadas dentro y fuera de nuestras fronteras y, por lo tanto, práctica habitual de un cirujano plástico , estético y reparador. Nos encontramos, recuerda la Asociación, ante una especialización de cinco años de estudio y que, por lo tanto, descarta a otros “títulos” como cirujano estético y médico estético , paraguas bajo el que se están realizando intervenciones.

Así pues, antes de tomar una decisión que afecte a nuestra salud, advierten los cirujanos, el paciente debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • ¿Cuáles son las credenciales del doctor que me va a operar?
  • ¿Pertenece a alguna sociedad profesional de cirugía estética de su país reconocida internacionalmente
  • ( AECEP o SECPRE ?
  • ¿En qué centro va a tener lugar la operación?
  • ¿Cuenta con las instalaciones necesarias por si sucede algún imprevisto en el quirófano?
  • ¿Qué tipo de anestesia se va a emplear?

Nunca, aclaran en Aecep, debemos entrar a operarnos, sin que nos haya estudiado bien el cirujano y sin que tengamos un estudio preoperatorio previo.

En cuanto al postoperatorio, por mínimo que resulte el procedimiento , una infección en un centro que no cuenta con las instalaciones ni los profesionales adecuados nos puede dar un buen susto . Hay que asegurarse, también, de que vamos a ser atendidos en los controles rutinarios posteriores a la intervención.

Francisco Menéndez Graíño es presidente de AECEP

 

Prótesis de mama: cuándo es necesario reemplazarlas y revisarlas

Publicado por AECEP | 24 de Marzo de 2017 |

Ni falsos mitos sobre sus tóxicos efectos secundarios, ni resultados garantizados para toda la vida. Desde la Asociación Española de Cirugía Plástica y Estética se apuesta por la información veraz y rigurosa previa al paso por el quirófano

 

 

 

La cirugía estética sigue siendo uno de los sectores de la práctica médica que más noticias suscita y en torno a la cual continúan circulando rumores, falsos mitos e inexactitudes que, en muchas ocasiones, crean temores y recelos en posibles pacientes.

Un flujo de información que no guarda relación directa con el número de reclamaciones por responsabilidad sanitaria. Según acaba de hacer público el diario Inmédico, la cirugía estética, plástica y reparadora no se encuentra entre las diez especialidades más conflictivas en este sentido durante 2016.

Sin embargo, asuntos como el “escándalo de las prótesis PIP”, que sacudió Francia en 2011, cuando se descubrió que una empresa fabricaba los implantes mamarios con silicona de tipo industrial, han provocado mucha alarma y desinformación en el paciente.Lógico, si tenemos en cuenta que los implantes de mama no se emplean sólo para embellecer y aumentar la talla del pecho femenino, sino también en la reconstrucción de la mama afectada por el cáncer. A quienes demandan la mamoplastia por una u otra razón se dirige desde la AECEP, Gustavo Sordo, director de la Clínica del mismo nombre. Para el experto, es básico que las respuestas procedan de los profesionales y no de Internet, donde la avalancha de datos y noticias no permite a veces distinguir las excepciones de la generalidad.

Para el doctor Sordo, la labor de entidades como la Asociación Española de Cirugía Plástica y Estética es desmitificar. Tranquilizar, por ejemplo, explicando que el tema de las PIPFue algo lamentable que sucedió porque las autoridades sanitarias europeas no pusieron los medios necesarios para controlar la calidad del proceso de fabricación

Desde entonces a ahora se han venido implementando mejora de seguridad, con garantías de reemplazo del implante en caso de rotura.

A pesar de las mejoras en I+D que realizan las empresas y en el grado de robotización y automatización de la fabricación de los implantes. , las mujeres con prótesis de mama deben acudir a revisiones periódicas. Francisco Menéndez Graiño, presidente de la AECEP, quiere evitar el calificativo de “permanente” y explica que aunque hay pacientes en las que se rompen los implantes a los 6 años y otras que a los 30 años tienen las prótesis integras, el 50% romperán a los 20-25 años.”

Se calcula que a los 10 años se rompen un 5.7% de los implantes (según algún fabricante), y que la vida media de los implantes (rotura del 50%) se ve entre los 20 y 25 años tras la implantación. Graiño considera que estos datos deben darse a conocer a la mujer antes de someterse a la intervención de pecho, para que sea consciente de que si se aumenta la mama a los 20 o 25 es muy probable que a los 40 o 45 tenga que cambiarse las prótesis, con el consiguiente desembolso. Además, añade, debe de saber que una segunda cirugía de recambio de prótesis siempre es más larga y latosa que la primaria, pues “además de quitar la prótesis rota debemos de resecar la capsula que nuestro organismo creó alrededor de ella, con el consiguiente incremento del sangrado

Las ecografías de control deben realizarse una vez al año, o cada dos, dependiendo de la edad. Son estrictamente necesarias puesto que, explican los doctores, la cubierta de las prótesis puede romperse y no dar ninguna otra manifestación externa.

En caso de sospecha, la prueba definitiva diagnóstica es la Resonancia Magnética Nuclear.

Una vez más, desde AECEP se descartan mitos habituales como que las prótesis impidan la detección del cáncer de mama, que interfieran en la lactancia, que produzcan alergia o que alteren la sensibilidad sexual de la mujer de forma definitiva. En este último punto, Menéndez Graiño advierte de alteraciones temporales, por exceso o defecto de sensibilidad pero que desaparecerán al cabo de unos meses.

Asimismo, se recuerda que es una “absoluta burrada” la reutilización de prótesis de segunda mano, tal como se hace en “ambientes marginales donde no se tiene ningún respeto por la mujer”, en clara alusión a circuitos no controlados en algunos países asiáticos y latinoamericanos.

Por último, recalcar que son los pacientes los que deben comprobar que su cirujano está en posesión del título de Cirujano Plástico, Estético y Reparador que emite el Ministerio de Educación. De nada sirven falsos títulos como “cirujano cosmético”, “cirujano estético”, o “cirujano plástico facial -sólo de la cara-” que no están contemplados por el ministerio de educación y son otorgados por asociaciones privadas o tras la realización de cursillos Es sencillo comprobar la acreditación del profesional a través del colegio de médicos correspondiente (incluso puede hacerse a través de internet).

Motivaciones erróneas para una cirugía estética de pecho

Publicado por AECEP | 15 de Marzo de 2017 |

cirugia senos

La mayoría de las pacientes que acude a una clínica de cirugía estética  para someterse a una intervención de pecho lo hace por las razones correctas:

  • Corregir algún defecto físico (mamas tuberosas, asimetrías…)
  • Reducir el tamaño de sus pechos y así solucionar distintos problemas físicos derivados
  • Mejorar la apariencia estética
  • Realizarse una reconstrucción mamaria tras una mastectomía
  • Aumentar el tamaño y el volumen de los pechos

Pero además de conocer el tratamiento al que quieren someterse las pacientes, es fundamental que el cirujano analice la motivación que las mueve para determinar si es adecuada o no. En ocasiones nos encontramos con casos en los que es conveniente desaconsejar a la paciente la intervención quirúrgica. El doctor Julio Terrén  analiza en este blog las motivaciones incorrectas a la hora de afrontar una cirugía de pecho:

Operarse para hacer feliz a otra persona

La decisión de operarse el pecho debe salir de uno mismo. Es una decisión personal que no debe estar condicionada por opiniones externas, y mucho menos hacerlo para agradar a un tercero.

Operarse porque “es la moda”

Las tendencias de ropa, maquillaje o moda son temporales, la cirugía no. Hace unos años era habitual atender a clientas que querían prótesis mamarias excesivas. Hoy en día la tendencia estética es totalmente diferente, prima el escote natural y los pechos más pequeños y naturales. Hasta el punto que muchas de las mujeres que aumentaron de manera desproporcionada su talla de pecho en los 90 han vuelto a pasar por el quirófano para reducirla.

Operarse para parecerse a alguien

Muchas pacientes desean emular los resultados obtenidos por otra persona, o por alguna celebridad. Acuden a la clínica con fotografías del aspecto que desean obtener o del modelo a imitar, sin percatarse de que cada individuo es diferente y que los resultados de una intervención dependen de la forma del cuerpo de cada persona.

Expectativas poco o nada realistas

Los modelos de belleza que nos impone la sociedad pueden generar expectativas poco realistas en las pacientes. El cirujano debe ser capaz de proporcionar un asesoramiento honesto acerca de la mejor opción para cada paciente. A veces es mejor desaconsejar una intervención que llevarla adelante y generar insatisfacción en el paciente tras comprobar los resultados.

Pacientes con desordenes de la imagen corporal

Las personas que padecen trastornos de la imagen corporal pueden sentirse insatisfechas tras la intervención a pesar de que la cirugía se haya realizado a la perfección. Por esta razón no se recomienda la cirugía de senos a aquellas personas que sufren trastornos como puede ser el trastorno dismórfico corporal (TDC), que se caracteriza por la preocupación persistente y excesiva por un defecto leve o imaginario. Las personas con TDC tienden a desarrollar un comportamiento compulsivo o repetitivo para tratar de ocultar o mejorar sus defectos.

Baja autoestima

Muchas pacientes con problemas emocionales, baja autoestima o depresión creen que con la cirugía pueden resolver todos sus problemas. Una cirugía estética puede mejorar la apariencia física y la autoestima, aportando aspectos positivos, pero no debe utilizarse como solución para los problemas personales. Un arreglo estético no va a hacer desaparecer un problema de insatisfacción mucho más profundo.

Foto del doctor Julio Terrén

 

 

 

 

 

 

 

 

Dr. Julio Terrén

Cirujano plástico miembro de  AECEP Y  SECPRE .

http://www.drterren.com/

 

10 recomendaciones para cuidarte tras una mamoplastia de aumento

Publicado por AECEP | 19 de Febrero de 2017 |

10-recomendaciones-despues-aumento-de-senos copia

 

La Doctora María José Castro Veiga, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, miembro de la AECEP, nos ofrece 10 recomendaciones de cuidados a tener en cuenta después de someterse a una cirugía de aumento de senos, tan importantes como elegir a un cirujano experto y que nos asegurarán un buen resultado.

  1. Reposo funcional:

El cuerpo necesita recuperarse de la agresión producida al disecar la mama y colocar una prótesis (aunque controlada, no deja de ser una situación de estrés para los tejidos). Y, como en cualquier proceso de recuperación, el reposo de la zona intervenida es fundamental.

No se trata de no realizar ningún movimiento con los brazos, sino de que estos sean suaves, sin cargar ningún peso ni forzar la extensión.

Esto facilitará la cicatrización, la formación de la cápsula en torno al implante, y evitará el acúmulo de líquido (seroma), la rotación de las prótesis (que sería un gran problema en el caso de las anatómicas, ya que cambiaría la forma del pecho) o el posible sangrado de la zona en el postoperatorio más inmediato.

Además, el reposo de los brazos disminuirá la inflamación y por tanto hará más rápida la recuperación.

  1. Compresión:

Para evitar movilizaciones indeseadas de las mamas en el postoperatorio de cualquier cirugía de aumento mamario con implantes será fundamental el sujetador y en ocasiones la banda mamaria.

De esta manera mantendremos el implante en su posición mientras el tejido cicatriza.

No usar el sujetador adecuado o quitárselo al margen de las recomendaciones del cirujano puede comprometer el resultado.

  1. Hidratación:

Tras la cirugía la piel de la mama está más estirada, debido no solo al volumen del implante sino también a la inflamación.

Esta distensión repentina (mayor en pieles poco elásticas y prótesis de volúmenes grandes), junto con el uso continuado del sujetador, puede suponer una mayor sequedad y tirantez de la piel, que cursa en ocasiones con irritación o picores.

Mantener la piel correctamente hidratada mejorará esta sintomatología y evitará la aparición de estrías.

  1. Tratamiento de la cicatriz:

Aunque la calidad de la cicatriz final dependerá de múltiples factores como la técnica de sutura, la tensión de la misma y las características del tejido de cada paciente, existen tratamientos que podemos pautar para mejorar su evolución.

En el primer periodo postoperatorio, es importante la limpieza con antisépticos y la prevención de la deshidratación mediante la oclusión con esparadrapo de papel, que evitará parcialmente la hipertrofia.

Más adelante, ya se podrán aplicar geles o parches de silicona y de agentes hidratantes oleosos, que previenen la formación de queloides, manteniendo la cicatriz plana y elástica.

Estas medidas que atrofian la piel de la cicatriz no deben ser aplicadas muy precozmente para evitar la dehiscencia de la misma.

  1. Cabecero de la cama incorporado:

Los primeros días para disminuir la inflamación en la zona torácica es importante dormir con la cabecera de la cama ligeramente incorporada, lo que puede ser conseguido fácilmente colocando unos cojines o mantas dobladas bajo el colchón.

Y, por supuesto, dormir en decúbito supino (boca arriba) evitando el apoyo en la zona intervenida.

  1. Fisioterapia:

El tratamiento fisioterapeútico postoperatorio con drenaje linfático manual facilitará la vuelta a la normalidad lo antes posible, aliviando la inflamación y las molestias.

  1. Revisiones y seguimiento mamario:

Las revisiones de control en consulta, son importantes para valorar si el proceso postoperatorio cursa con normalidad y poner tratamiento ante una posible complicación.

Una vez ha pasado el primer año desde la cirugía, es importante recordar a las pacientes que el hecho de ser portadoras de implantes mamarios implica una necesidad de realizar revisiones de control para valorar el estado de los mismos.

Debido a que las prótesis se pueden romper, o formar seromas o contracturas capsulares con los años, es importante realizar las pruebas de imagen necesarias (ecografía, RNM) para asegurarse de que todo está correcto y buscas soluciones si no fuera así.

Este seguimiento debe de ser anual y nos permitirá además una valoración del tejido mamario y su patología en caso de que existiera.

  1. Sol:

El sol es el enemigo natural de las cicatrices recientes, ya que puede ser la causa de que se pigmenten y por tanto sean más visibles. Es importante mantener apartadas del sol las cicatrices durante el primer año y no exponerlas posteriormente sin la protección solar adecuada.

  1. Deporte:

En general, a mayor actividad física que afecte a la zona pectoral mayor desgaste de los implantes y riesgos de rotura o contractura, si estos se hallan colocados en el plano submuscular.

Esto no implica la necesidad de dejar el ejercicio físico por realizarse un aumento mamario con implantes. Solo hay que ser consciente de lo que esto implica.

Y, desde luego, evitar en la medida de lo posible el trabajo del músculo pectoral con peso.

Además, es fundamental dejar un periodo de recuperación adecuado antes de comenzar otra vez con la rutina deportiva, más importante en los implantes anatómicos que redondos para prevenir la rotación, variable entre 1,5 y 3 meses, dependiendo del tipo de deporte y del paciente.

  1. Preguntar dudas:

Tu cirujano es el que mejor te puede aconsejar ante las dudas que surgen en el postoperatorio sobre si la evolución que presentas es normal, y el que tiene los conocimientos para valorar cualquier contratiempo que ocurra y solucionarlo.

Pregunta las dudas, pregunta si lo que ves, notas o sientes es normal. Su respuesta te tranquilizará más que cualquier publicación o foro.

maria-jose-castro-veiga

 

Doctora María José Castro Veiga

Cirujano plástico miembro de la AECEP

www.doctoracastro.es

 

 

 

 

La otoplastia no tiene edad

Publicado por AECEP | 3 de Febrero de 2017 |

A pesar de que los cirujanos no recomendamos que el paciente se someta a una intervención de cirugía plástica hasta alcanzar la mayoría de edad, la otoplastia o cirugía de las orejas podría convertirse en una excepción a esta premisa. Una otoplastia puede realizarse en niños a partir de 5 años, que ya hayan desarrollado por completo la forma de sus orejas. Aunque esta operación puede llevarse a cabo de igual manera en personas adultas sin ningún tipo de problema añadido, lo cierto es que recurrir a esta cirugía a edades tempranas puede ayudar a evitar traumas psicológicos en el futuro. Un artículo de la Doctora Nélida Grande.

Nélida Grade final

 

El tipo de cirugía más común para esta zona es aquella que tiene como objetivo corregir las denominadas “orejas de soplillo”. No obstante, como cirujana quiero destacar las otras causas que pueden conllevar una otoplastia. La primera sería el hecho de tener el lóbulo de la oreja demasiado grande, sea más en la parte inferior o en la superior. Asimismo, también recomiendo la otoplastia para corregir la forma de los lóbulos cuando éstos se encuentran girados hacia fuera o hacia los lados (aunque posean el tamaño adecuado).

Otra de las posibilidades que ofrece la otoplastia es la recreación del Hélix -el pliegue existente en el borde de la oreja- si la persona no lo tiene marcado. Por último, cabe destacar la otoplastia bilateral, cuando las orejas tienen un tamaño o una forma diferente entre sí. En cualquier caso, todas estas soluciones tienen en común el poder mejorar notablemente nuestra apariencia facial. Unas orejas prominentes, con imperfecciones graves o poco simétricas pueden perjudicar de manera muy significativa la armonía de nuestro rostro.

otoplastia

 

La otoplastia se suele realizar bajo anestesia local con sedación, ya que se trata de un procedimiento que no suele precisar de un ingreso mayor a unas horas. No obstante, en las cirugías pediátricas se usa en algunas ocasiones anestesia general. Además, en el caso de los niños, en ocasiones es necesario que se queden una noche ingresados en el hospital. A pesar de que el resultado definitivo no se puede valorar realmente hasta pasados tres meses, la vuelta a la rutina de los adultos o al colegio de los niños puede comenzar tras la primera semana de postoperatorio (guardando las debidas precauciones). Las orejas corregidas quirúrgicamente necesitan la mayor inmovilidad posible. Por esta razón, hay que evitar los movimientos bruscos, y en los niños, los juegos o deportes que puedan provocar golpes o caídas.

Volviendo a la intervención más conocida, la que corrige las orejas en asa o de soplillo, hasta ahora la única manera de reducir su separación del cráneo era la cirugía plástica. Sin embargo, recientemente se puede conseguir de manera poco invasiva con la colocación de una pequeña prótesis bajo la piel de la oreja -llamada EarFold-. Esta innovación está sólo disponible en algunas clínicas españolas, entre las que se encuentra Clínica Nélida Grande Una vez situado el implante en su lugar correcto, se produce una modificación en la forma del cartílago de la oreja (doblándolo), que inmediatamente adopta una forma predefinida que se mantiene. Esta clase de otoplastia sin cirugía también se puede hacer tanto a niños como a adultos.

A la hora de elegir el centro donde someterse a una otoplastia, hay que tener en cuenta que éste posea todos los recursos necesarios para la intervención, así como que el doctor que va a operar posea la experiencia y profesionalidad necesarias.

Dra. Nélida Grande. Cirujana plástica, reparadora y estética. Colegiada nº 25.161

www.doctoragrande.com

 

XX Curso Internacional de Cirugía Plástica y Estética

Publicado por AECEP | 14 de Diciembre de 2016 |

La Clínica Planas organiza el XX Curso Internacional de Cirugía Plástica y Estética los días 7, 8 y 9 de junio de 2017 en Barcelona.

(más…)

52º Congreso Nacional de la SECPRE

Publicado por AECEP | 5 de Diciembre de 2016 |

La Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) celebra su 52º Congreso Nacional los días 18, 19 y 20 de mayo de 2017 en el Palacio Euskalduna de Bilbao.

(más…)

Los beneficios de la lipoestructura – Técnica de Coleman

Publicado por AECEP | 1 de Diciembre de 2016 |

Foto de la doctora Nélida Grande.La doctora Nélida Grande, cirujano plástico miembro de la AECEP, analiza en este artículo del blog los beneficios de la lipoestructura o lipofilling y la figura del doctor Sydney Coleman en la evolución de esta técnica.

(más…)

1 2 3 10