Actualidad

Cirugía plástica y seguridad del paciente: ¿Cómo garantizarla?

Publicado por AECEP | 16 de abril de 2018 |

 

Obviamente, ningún doctor puede garantizar al 100% un resultado perfecto de un procedimiento quirúrgico, ya que cada intervención cuenta con ciertos riesgos potenciales y no todos los pacientes se curan del mismo modo. Ahora bien, el resultado será mucho mejor si el paciente elige al cirujano plástico adecuado, pero ¿cómo podemos encontrar a unbuen cirujano plástico?

Hay tres rasgos fundamentales que deben buscarse en un cirujano plástico y que garantizan la seguridad del paciente y un resultado óptimo de las intervenciones: conocimiento, capacidad y voluntad:

  • Conocimiento: ¿Tiene el cirujano el conocimiento y la experiencia necesaria para saber qué hacer qué no hacer y cómo hacerlo mejor? ¿Se trata de un cirujano plástico con la cualificación adecuada? ¿Cuenta con el título oficial de especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora?
  • Capacidad: ¿Tiene el cirujano la capacidad y, lo más importante, el talento quirúrgico para lograr resultados naturales con acabados excepcionales? ¿Podemos ver fotografías del antes y el después de algunas de sus cirugías?
  • Voluntad: ¿Tiene el cirujano la voluntad de tomarse el tiempo necesario para realizar una cirugía plástica precisa con el objetivo de conseguir resultados sobresalientes?

Además de contar con personal cualificado (cirujano, anestesista…), es fundamental que la intervención se realice en un centro hospitalario o en una clínica que disponga de las instalaciones y los medios necesarios para realizar el procedimiento y atender, en caso de que sea necesario, cualquier situación de emergencia que pueda producirse. Asimismo, las operaciones deben realizarse en un quirófano que cumpla con las medidas higiénicas y de seguridad exigibles.

Para garantizar su seguridad el paciente debe informarse acerca de todo lo que implica el procedimiento, cerciorarse de que se le realizan todas las pruebas necesarias en el preoperatorio (analíticas, placas, revisión del historial clínico…), y saber quién va a ser el encargado de realizar el seguimiento postquirúrgico.

 

Desconfiar de las “ofertas estéticas”

El intrusismo profesional en el campo de la cirugía plástica y estética está a la orden del día. El mundo de la estética mueve mucho dinero y hay muchos “supuestos profesionales” que, sin contar con la preparación adecuada para el desempeño de la profesión, tratan de aprovecharse para lucrase. Los falsos especialistas suponen un riesgo para la salud de sus pacientes.

El paciente debe saber que las gangas no existen en temas de salud. Se debe desconfiar de las ofertas y los tratamientos milagrosos que prometen resultados increíbles a precio de saldo. La cirugía “lowcost” suele estar asociada a prácticas, en su mayoría, ilegales que pueden desencadenar en negligencias médicaspeligrosas para la integridad del paciente.

 

Dr. Julio Puig, especialista en lifting facial, miembro de AECEP y director de Clínica Dr.Puig.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lipoplastia de alta definición en ambos sexos; origen, evolución y futuro

Publicado por AECEP | 21 de marzo de 2018 |

La cirugía corporal y su actualización mediante técnicas que buscan la extracción de la grasa y la posterior remodelación de la figura tuvo su espacio en el pasado AECEP meeting celebrado en Madrid. En este artículo, uno de los padres de la lipoplastia, el Dr Alfredo Hoyos, nos introdujo en la técnica, en una presentación que resumimos aquí.

 

La liposucción es una de las intervenciones que podemos considerar “en vías de extinción”. El motivo: está siendo reemplazada por las nuevas técnicas no invasivas. Además, y, por lo que afecta al trabajo cotidiano de los cirujanos plásticos, y siempre en clave de broma, tenemos que decir que es un procedimiento repetitivo y aburrido, del que tenemos que “volver a enamorarnos”. Una buena manera de recuperar el interés profesional por la liposucción es regresar a los orígenes.

Si hablamos, en primer lugar, de los varones, vemos como los ideales de belleza se mantienen inalterados, desde el hombre prehistórico a la actualidad. En todos ellos vemos como el modelo no ha sufrido modificaciones: cuerpos musculosos, gran pectoral, deltoides también grandes y bien definidos, y , por supuesto, el six pack.

 

Ellos, ellas y sus biotipos preferidos

En cuanto a los biotipos masculinos de pacientes que acuden a las consultas, tenemos que diferenciar tres: el grueso, el delgado y el atlético (tan obsesionado con el físico, que podría ser tildado de vigoréxico). Los tres buscan el ansiado six pack, la “tableta de chocolate”, y todos lo quieren ya. Es la cima de la definición masculina.

También en las pacientes femeninas podemos encontrar los mismos biotipos: gordita, delgada y atlética. Sin embargo, en esta caso se diversifica el modelo de búsqueda. Los espejos en los que mirarse han cambiado con el tiempo. Un claro ejemplo son las top model de los años 80, como Cindy Crawford, todo un símbolo sexual, con un contorno suave, nada definido, gordita, si se puede decir así en algunas zonas. Sin embargo hoy la tendencia es lo fit. Se ve en instagram, donde las propias mujeres están estableciendo una clasificación distinta a la de los hombres.

De un lado tenemos el biotipo atlético, del otro el delgado y, en tercer lugar, el sexy o escultural. Los tres tipos de pacientes antes mencionados pueden solicitar cualquiera de estos tres biotipos.

Histología de la grasa

La grasa es diferente en las distintas regiones del cuerpo. Debajo del ombligo, en la zona infraumbilical, tenemos la piel, la fascia scarpa y grasa, superficial y profunda. La de mayor grosor es la profunda. Resulta fácil de extraer

En la parte supraumbilical sucede lo contrario, es una grasa más densa, más compacta y sangra más . Cuando uno tiene poca grasa superficial se marca la línea media. En esta zona debemos ser muy cuidadosos.

La zona del six pack tiene la gran ventaja de que tiene área suficiente para esculpir en esa grasa superficial . Esta grasa no se modifica mucho con los cambios temporales, es decir, una persona puede tener sobrepeso y, sin embargo, no tener un grosor muy grande de la grasa superficial. La grasa profunda es la que se reseca, mientras que la superficial es la destinada a esculpir los músculos.

 

 La paciente femenina

 La definición se marca entre la línea media y la línea semilunar. Cuanto más pegada esté a la costilla, más se ve. Esta definición se desvanece a medida que bajamos al abdomen.Hoy en día se trabaja la definición, no obstante, en esta zona y se llegan a marcar en extremo los oblicuos. En la realización del six pack hay que tener en cuenta la proporción entre la cintura y la cadera .Cuánto más grande sea, se podrá definir mejor.

Decidimos entonces en qué plano vamos a hacer la definición. Comenzamos con uno profundo y decidimos qué vamos a marcar con respecto a la línea semilunar y la línea media, para después crear unas sombras, que van a hacer que cuando la paciente se vea en el espejo se vea natural. La idea es un grado de definición variable, solamente la vertical, solo los oblicuos, agregar sólo en la región vertical, sólo en las líneas semilunares, agregar en un segundo grado un poco de definición en la zona b y hacer un poco de definición en las metámeras horizontales en un grado 3.

La intención es tratar de hacer el mayor número de regiones y el mayor volumen posibles, siempre vigilando que el paciente no sangre más de lo debido y preservando su seguridad. En las pacientes delgadas se trata, sobre todo ,de hacer el contorno de cintura, el de la región vertical. También de definir cintura para mejorar la relación entre cintura y cadera. Se realizarán los oblicuos y definiciones más marcadas con las metámeras horizontales en pacientes que lo deseen.

Cuanto más gordita sea la paciente, menos definición le podremos hacer. Será más curvilínea, por ejemplo, un two pack con el que se pueda ver natural.

Alfredo Hoyos es un cirujano plástico certificado de Bogotá. Obtuvo su título de médico en la Universidad del Rosario y realizó su residencia de cirugía plástica en el Rosario – Saint Joseph Hospital, en Bogotá, Colombia.

Dr. Hoyos es el inventor de las técnicas de Alta Definición en Lipoescultura (HDL), y de Definición Dinámica en Lipoplastía (4D), y otras técnicas avanzadas que se enfocan en el contorno corporal.

 

 

 

 

Abierto el plazo de inscripción para el congreso de sofcep de junio

Publicado por AECEP | 27 de febrero de 2018 |

Abierto ya el plazo de inscripción para XXXI congreso de  sofcep que tendrá lugar en Lyon los próximos 1 y 2 de junio de 2018. Bajo la dirección del Dr Gilbert Vitale se abordará la #Búsquedadelaperfección en los distintos ámbitos, corporal y facial.

Descargar programa sofcep

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿En qué consiste la cirugía de reasignación de sexo?

Publicado por AECEP | 13 de febrero de 2018 |

 

La Cirugía de reasignación de sexo, también conocida como Cirugía de confirmación de género o Cirugía de reasignación de género está siendo cada vez más demandada y aceptada en la sociedad, esto se debe principalmente a la progresiva normalización de la transexualidad en muchos ámbitos. Pero también es relevante el hecho de que la Cirugía Plástica también ha evolucionado a pasos agigantados, haciendo que esta técnica sea cada vez más segura, más rápida y mucho menos traumática. De hecho, la primera intervención de cambio de sexo a un paciente conocido fue hace casi 90 años (1930), por lo que el cambio es notorio.

La transexualidad se da en personas cuyo sexo biológico difiere de aquel que experimentan o sienten como propio, por lo tanto hay dos tipos: transexualidad femenina y transexualidad masculina. Normalmente en estos casos, son necesarios tratamientos complejos que abarcan diversas disciplinas y que pueden incluir o no la Cirugía de Reasignación de sexo. A continuación el Dr. Alexo Carballeira, cirujano plástico y miembro de la AECEP, nos va a explicar en qué consiste.

 

Cirugías en transexualidad femenina

La transexualidad femenina afecta a las personas que tienen sexo biológico masculino, pero se consideran mujer, tiene una identidad de género femenina. En este caso la Cirugía a realizar se denomina genitoplastia feminizante o Vaginoplastia. La Vaginoplastia se puede realizar de varias maneras, aunque la más habitual es la Vaginoplastia por inversión peneana. El cirujano invierte la piel del pene y el escroto con la finalidad de crear una vagina, tanto a nivel estético como funcional, lo más femenina posible. También puede realizarse una Vaginoplastia con colgajo rectosigmoidal pediculado, este proceso consiste en utilizar la parte final del intestino grueso para crear la vagina. El cirujano determinará cuál es la técnica más adecuada siempre teniendo en cuenta las características concretas del paciente.

También es habitual en este tipo de pacientes la realización de Cirugías Estéticas feminizantes, tanto en la cara (Rinoplastia, Lifting frontal, Mentoplastia..) como en el cuerpo, principalmente: Mamoplastia y Lipoescultura.

 

 Cirugías en transexualidad masculina

Las personas que nacen con sexo biológico femenino, pero se identifican como hombres sufren transexualidad masculina. La Metaidoioplastia es la intervención quirúrgica que posibilita la construcción de un pene a partir del clítoris previamente tratado hormonalmente para conseguir su hipertrofia. Se consigue dotar al paciente de un pene pequeño con la mayor parte de su funcionalidad, pero que no apto para llevar a cabo la penetración sexual. Otra de las técnicas es la conocida como Faloplastia, que, a diferencia de la anterior, el pene es construido con tejido de otras partes del cuerpo como piel del antebrazo que posibilita una mayor longitud. Requiere la implantación de prótesis testiculares, normalmente en una segunda intervención, y según el caso prótesis peneana.

También son habituales Cirugías Estéticas masculinizantes faciales y corporales, como comentábamos en el caso anterior.

Ahora ya conocéis en qué consiste la Cirugía de reasignación de sexo, pero esta cirugía es sólo una parte del tratamiento del paciente, que debe ser integral por parte de un equipo médico multidisciplinar.

 

Alexo Carbelleira es miembro de Aecep y director de AC Cirugía Plástica

Lifting facial y otras técnicas para rejuvenecer el rostro

Publicado por AECEP | 30 de enero de 2018 |

La cara es nuestra seña de identidad. A medida que envejecemos nuestra piel pierde firmeza, tersura, elasticidad y aparecen las tan temidas arrugas. Esto se debe a la falta de colágeno y de grasa facial. Las zonas del rostro que se ven más afectadas son las mejillas, las cejas, la piel que se encuentra alrededor de los ojos, el cuello y la papada. El envejecimiento facial puede provocar que nuestro rostro luzca cansado, triste, como si le faltase vida. El lifting facial es la intervención de cirugía estética indicada para que el rostro del paciente recupere un aspecto natural y juvenil, atenuando los signos del envejecimiento.

¿En qué consiste el lifting facial?

El lifting facial, conocido técnicamente como ritidectomía, es una intervención de cirugía estética cuyo principal objetivo es rejuvenecer el rostro de los pacientes eliminando los signos más evidentes de la edad (pliegues y arrugas). Esto se consigue con dos procesos:

  • El retensado de los músculos de la cara y del cuello

  • La eliminación de la piel sobrante fruto del descolgamiento cutáneo.

Las incisiones necesarias para el lifting facial son prácticamente inapreciables. Se sitúan por la zona del pelo, rodeando el lóbulo de la oreja y ascendiendo por detrás hacia el cuero cabelludo. La intervención se realiza bajo anestesia general, y suele prolongarse entre las dos y las tres horas; el paciente deberá permanecer ingresado durante 24 h. Tras la intervención, y una vez en el hogar, se aconseja reposo durante la primera semana. Es normal que durante los primeros días se tenga la sensación de tirantez y adormecimiento en ciertas zonas de la cara. Pasada una semana se empezarán a apreciar los primeros resultados de la intervención, una vez que disminuya la inflamación.

Habitualmente se combina el lifting facial con otras cirugías como la liposucción de papada y cuello o la blefaroplastia, que permite corregir el exceso de piel y las bolsas de los párpados.

Nuevas intervenciones de rejuvenecimiento facial

Hasta hace unos años el lifting facial era la única técnica que se empleaba para el rejuvenecimiento facial. Pero gracias a los avances tecnológicos y a la demanda, cada vez mayor, de tratamientos poco invasivos, han proliferado técnicas de rejuvenecimiento sin cirugía, como son los hilos tensores o los rellenos dérmicos.

Hilos tensores

Los hilos tensores son suturas diseñadas para implantarse en los tejidos hipodérmicos (la parte profunda de la piel). Se insertan en la trama del tejido conjuntivo, elevando y reposicionando las áreas descolgadas del rostro. No es una técnica efectiva en pacientes que presentan un alto grado de flacidez facial o que cuentan con un gran sobrante cutáneo; presenta mejores resultados en pacientes jóvenes que quieren mejorar su aspecto facial.

Los hilos tensores pueden ser permanentes no reabsorbibles o hilos reabsorbibles (se reabsorben en un año aproximadamente). En muchas ocasiones se combinan los hilos tensores con otros procedimientos quirúrgicos o no-quirúrgicos como los rellenos dérmicos, el botox, la blefaroplastia… La ventaja de los hilos tensores es que su recuperación es inmediata. Se aplican bajo anestesia local y no dejan ningún tipo de cicatriz o marca. Además, pueden insertarse más hilos en el momento que se desee.

Botox y rellenos dérmicos

El botox se inyecta debajo de la piel por medio de micro inyecciones -que no producen dolor ni inflamación- paralizando y debilitando los músculos y los nervios de la cara que son los causantes de las arrugas y las líneas de expresión. Se trata de un tratamiento temporal, es decir, la piel vuelve a su forma original con el paso del tiempo. No se tardan más 10 minutos en administrarlo y el riesgo para la salud es escaso.

Los rellenos dérmicos son procedimientos poco invasivos indicados para el tratamiento de arrugas, así como para aumentar el volumen perdido. Dentro de los rellenos dérmicos el ácido hialurónico es una opción muy empleada debido a su compatibilidad con el cuerpo humano; no en vano, el ácido hialurónico se encuentra en el cuerpo de forma natural. Dicha sustancia se aplica mediante micro-inyecciones sobre la piel permitiendo reponer el ácido hialurónico perdido, además de remodelar formas y devolver volumen en diferentes áreas. También se utiliza para rellenar surcos y arrugas.

La diferencia con el botox es que los rellenos dérmicos no actúan sobre los músculos, se centran en restaurar la capa dérmica de la piel, rellenándola y dotándola de volumen. La toxina botulínica actúa directamente sobre los músculos, permitiendo reducir el movimiento muscular, atenuando las denominadas arrugas dinámicas.

Dr. Julio Puig, especialista en lifting facial, es miembro de AECEP y director de Clínica Drpuig.

Registro Nacional de Implantes Mamarios: una realidad en 2018

Publicado por AECEP | 9 de enero de 2018 |

 

La AEMPS, o lo que es lo mismo, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha anunciado que el Registro Nacional de Implantes Mamarios, desarrollado en colaboración con la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), comenzará a funcionar a partir de enero de 2018.

A partir de ese momento los profesionales sanitarios podrán introducir en el Registro, que se integra en los Registros Nacionales de Implantes, información relativa a las intervenciones que realicen con implantes mamarios (esencialmente sobre la implantación, extirpación y comportamiento de los implantes mamarios).

Esta información será convenientemente analizada con el objetivo de velar por la seguridad de las personas portadoras de implantes, permitiendo una mayor prevención de las complicaciones relacionadas con las diferentes prótesis. El registro ayudará a las autoridades sanitarias a la hora de tomar decisiones en materia de salud; también proporcionará información de interés en la práctica clínica de los profesionales sanitarios.

La introducción y recopilación de los datos se realizará mediante la aplicación SREIM (Sistema de Registro Español de Implantes Mamarios). Este registro será un requisito obligatorio que deberán cumplir las clínicas y los cirujanos plásticos. Cada doctor tendrá únicamente acceso a los datos de sus pacientes, mientras que la administración sanitaria podrá estudiar todos los datos recogidos, ya sea con fines epidemiológicos como con fines estadísticos.

Con los datos se podrán computar las intervenciones realizadas en España, las técnicas más o menos utilizadas, la ubicación más característica de los implantes, el porcentaje de resultados satisfactorios, los problemas más comunes… además de datos sobre qué implantes son los más duraderos o si las intervenciones son primarias (las que se realizan en primera instancia) o secundarias, es decir, aquellas que se realizan para corregir un problema fruto de la primera intervención o para sustituir las prótesis por algún tipo de complicación.

El registro pretende evitar problemas potenciales, ya que permitirá adoptar medidas con suficiente antelación, antes de que se produzca un perjuicio mayor. Se pretenden evitar casos como el de las prótesis PIP. Con esta nueva base se podrá detectar de manera rápida el problema identificando tanto a pacientes como a cirujanos.

 

 

 

Julio Terrén es miembro de Aecep y director de Clínica de Cirugía Estética Dr. Terrén

Imágenes: google

 

Publicado por AECEP | 3 de diciembre de 2017 |

Naturalidad, el fin supremo de la cirugía estética hoy

Huir del “look operado” es la tendencia que guía en la actualidad los bisturís de los grandes nombres de la Cirugía Estética mundial. Sus representantes, que se han dado cita este mes de noviembre en el II Congreso Internacional de la Asociación Española de Cirugía Estética Plática (AECEP), han compartido técnicas y procedimientos en busca de rostros y cuerpos naturales.

Desde los últimos veinte años, tal como afirma el Dr Gómez Bravo, miembro de la asociación, se viene trabajando con métodos más complejos y sofisticados para evitar los excesos de talla y los rostros “hinchados y paralizados”. Paradójicamente, esta búsqueda de la naturalidad, explica el cirujano, está suponiendo un regreso a los orígenes, en tanto en cuanto se trata de apostar más por el quirófano, la cirugía estética propiamente dicha, que por los tratamientos médicos estéticos.

Este campo de la belleza médica vive hoy en día un crecimiento espectacular como consecuencia de la demanda de los tratamientos en clínica (sin ingreso hospitalario ni anestesia). Gracias a la aparición incesante de nuevos productos, el retoque no quirúrgico se puede realizar ya en poco tiempo, por menos dinero y sin apenas contraindicaciones.

Quizá la principal advertencia al respecto surge de nuevo, tal como ocurría con la cirugía tradicional, en el abuso y sobreexposición a los materiales de relleno, con el fin, entre otros, de recolocar estructuras o rejuvenecer tejidos. El resultado son esos rostros de personajes famosos que muchas veces nos resultan anodinos y muy parecidos.

De nuevo, también, advierte el secretario general de la AECEP el Dr. Moisés Martín Anaya, es el colectivo de los profesionales, quienes deben poner límites a exigencias no justificadas y que, en los últimos años, se deben en muchos casos a la presión social derivada del uso de las redes sociales. Se refiere el doctor a pacientes que debido a la observación contínua de su rostro perciben defectos ínfimos que en nada distorsionan su imagen.

En el otro lado, los tratamientos médicos estéticos (no quirúrgicos) han supuesto el complemento ideal para la personalización de los resultados tras el quirófano, tal como explica el presidente de los cirujanos el Dr. Francisco Menéndez-Graíño. El empleo de grasa del propio cuerpo del paciente ha permitido, por ejemplo, recuperar el volumen de una cara, dar volumen a las mamas o evitar que se note el reborde de las prótesis de mama, elevar el escote y disminuir el grosor del surco intermamario, etc…en pocas palabras esculpir el cuerpo.

La grasa autóloga se emplea también en el aumento de glúteos, bien combinada con prótesis, bien como elemento único de relleno. Esta intervención, también solicitada por varones, aun no es de las más demandadas, ya que según Menéndez-Graíño estaría situada en el número veinte de las operaciones, sin embargo, es la intervención que porcentualmente más se incrementa anualmente en los últimos años.

Francisco Menéndez Graiño es presidente de AECEP

Moisés Martín Anaya y Francisco Gómez Bravo son miembros de la junta directiva de AECEP

 

 

 

Problemas habituales en el desarrollo de los senos femeninos

Publicado por AECEP | 3 de diciembre de 2017 |

 

Es habitual, y totalmente normal, que las mujeres tengan un seno ligeramente diferente al otro. Puede que una mama sea más grande que la otra o que un pecho tenga una forma o presente una posición ligeramente distinta. Por lo general, la diferencia no se nota externamente y no supone una amenaza médica, pero, en ciertas ocasiones, el desarrollo desigual de los senos puede causar problemas físicos significativos, además de problemas psicológicos derivados.

La forma, el tamaño, la simetría y la proporción de los pechos juegan un papel fundamental para el equilibrio físico y emocional de la mujer.

¿Cómo es el desarrollo mamario normal?

El desarrollo del seno comienza antes del nacimiento, cuando se formanlos pezones y empiezan a desarrollarse los conductos lácteos. Durante la pubertad el pecho comienza a elevarse y agrandarse, y la areola se oscurece. A lo largo de la vida premenopáusica los senos experimentan cambios durante el ciclo menstrual, lo que puede provocar una hipersensibilidad e inflamación que desaparece poco después de la menstruación. La verdadera maduración y el desarrollo completo del seno no seproduce hasta que la mujer se queda embarazada y sus senos comienzan a producir leche.

Tras la menopausia, la falta de estrógeno hace que los tejidos conectivos de los senos pierdan elasticidad, causando que los pechos pierdan su forma.

Problemas más comunes

Los problemas más comunes relacionados con el desarrollo de los senos hacen referencia al desarrollo de pechos demasiado grandes o demasiado pequeños, a la existencia de pechos con diferentes tamaños, formas… estos son algunos ejemplos:

Desarrollo excesivo del tejido mamario

La hipertrofia mamaria, es decir, el desarrollo excesivo del tejido mamario, provoca que los senos sean demasiado grandes. Las mujeres afectadas por este problema pueden padecer dolor de espalda, cuello y hombros y, con frecuencia, enrojecimiento debajo de la piel de los senos debido a la fricción y al sudor. Existen dos tipos específicos de hipertrofia mamaria:

  • La hipertrofia gestacional: que es la hipertrofia de los senos que ocurre durante el embarazo.
  • La macromastia juvenil o la gigantomastia juvenil: afecta a niñas durante la pubertad.

El tratamiento de la hipertrofia mamaria puede implicar tratamientos hormonales como el tamoxifeno, la progesterona o la testosterona. En casos severos, se recomienda la cirugía de reducción de senos para reducir la tensión en la espalda y los hombros.

Subdesarrollo mamario

Hay que distinguir entre la hipoplasia mamaria, que se caracteriza por un desarrollo del pecho insuficiente debido, principalmente, a la falta o poca cantidad de estrógeno durante la pubertad y el embarazo (hipoplasia involutiva), y la aplasia mamaria, que hace referencia a la ausencia de pecho causada porque la glándula mamaria cesa su crecimiento durante la etapa de crecimiento. En ambos casos y tras finalizar el desarrollo completo de las mamas, el aumento de pecho es la cirugía indicada.

Desarrollo asimétrico de los senos

La asimetría mamaria se produce cuando un seno es más pequeño o más grande que el otro. Casi ninguna mujer posee pechos exactamente iguales, la mayoría de los senos son asimétricos hasta cierto punto. Los senos asimétricos se hacen visibles durante la pubertad, a medida que el tejido mamario se desarrolla. Con el paso de los años la asimetría puede volverse más evidente. Se recomienda que la cirugía para corregir este problema estético se realice cuando los senos están completamente desarrollados. Existen diferentes opciones quirúrgicas: aumento de pecho, reducción de senos, elevación mamaria, tratamientos de transferencia de grasa…

Teniendo en cuenta la situación de cada paciente se tomará la decisión de aumentar el pecho más pequeño o reducir el pecho más grande; además de corregir aspectos como la posición y el tamaño del pezón… La mayoría de las pacientes prefiere aumentar el tamaño del pecho más pequeño, pero suele conseguirse una mejor simetría reduciendo el tamaño del pecho más grande. Es fundamental que la paciente escuche los consejos del cirujano para conseguir el mejor resultado.

Desarrollo de senos tuberosos

La mama tubular o tuberosa se produce por un insuficiente desarrollo del tejido mamario durante la pubertad, que se traduce en senos asimétricos y alargados. No se trata únicamente de pechos pequeños, son pechos que no están completamente desarrollados y que presentan forma de tubo alargado. La base de un pecho tuberoso es muy estrecha y está envuelta con gran cantidad de piel.

Las técnicas quirúrgicas necesarias para corregir los pechos tuberosos dependen del grado de hipoplasia o falta de grado de desarrollo del tejido mamario, y van desde el uso de técnicas para la expansión del tejido, la colocación de implantes, el aumento de las mama y otras. Es un proceso bastante creativo mediante el cual el cirujano puede mejorar de una forma muy sustancial la forma, el tamaño y la simetría de los pechos.

Desarrollo de mamas y pezones invertidos

El pezón de las mujeres suele proyectarse hacia afuera, pero en casos determinados esa proyección es anómala y va hacia adentro. Los pezones invertidos se producen debido a que los conductos de leche dentro de los senos son demasiado cortos y tiran del pezón permanentemente. La inversión del pezón también puede ocurrir como resultado de cambios en las mamas fruto del embarazo o tras la lactancia.

Mediante la cirugía se puede corregir el problema. Algunos métodos quirúrgicos actúan únicamente sobre la piel y permiten preservar la capacidad de amamantar. Si la causa de la inversión se debe a conductos de leche demasiado cortos, será necesario cortar estos conductos, impidiendo la lactancia materna en un futuro. Los pezones invertidos también pueden tratarse con métodos no quirúrgicos para estimular la protrusión del pezón, como puede ser el uso de ventosas. Pese a que estas técnicas pueden ser adecuadas en algunos casos, es aconsejable consultar a un cirujano antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento de autoayuda, ya que algunos métodos pueden empeorar el problema o causar daños en los tejidos internos.

Dr. Julio Puig, especialista en cirugía mamaria, es miembro de AECEP y director de Clínica del Dr Julio Puig.

Imágenes: google

 

 

 

 

 

 

 

Lipoestructura y lipoescultura : remodelación con grasa autóloga

Publicado por AECEP | 16 de noviembre de 2017 |

 

 Hablando de lipoestructura y lipoescultura, hay que empezar diciendo que la silueta corporal nos permite definir de un solo golpe de vista a una persona, sin ni siquiera ver la ropa que lleva o las facciones de su rostro. Con la silueta corporal percibimos el sexo, etiquetamos como gordo o flaco, sabemos si tenemos delante a un deportista o a una persona sedentaria. Lo que concreta la silueta, no es ni más ni menos que la grasa corporal, marcando nuestro contorno en mayor medida que la musculatura.

 La grasa también marca particularidades típicas de la edad de la persona, porque sus características cambian en cada etapa de la vida. Por ejemplo, en edades infantiles o juveniles, no se padecen lipodistrofias, que son esos acúmulos de grasa excesivos y desproporcionados en partes concretas del cuerpo. Otros factores, como el sedentarismo, son determinantes para la aparición de estos depósitos tan odiados, por lo que también se puede predecir de manera más o menos certera el lifestyle de alguien observando su figura. Son esas zonas lipodistróficas las que se eliminan mediante un procedimiento de liposucción.

 No es ninguna casualidad que durante muchos años, la liposucción haya sido la operación más practicada en el mundo, por encima incluso de la apendicectomía. Sin embargo, su popularidad no ha hecho que el procedimiento se conozca con la profundidad que merece. La gente la percibe como una intervención simple, sencilla, incluso impera la creencia de que un médico general puede llevarla a cabo sin más complicaciones. Además, se sigue confundiendo con un método de adelgazamiento, cuando esto no es, de ninguna forma, así.

 La liposucción es una técnica que presenta pocas complicaciones y una tasa elevada de satisfacción si se realiza en las manos adecuadas, bajo unas expectativas realistas y en un entorno clínico óptimo. En condiciones contrarias a las mencionadas, es la que tiene la medalla en mayor tasa de mortandad.

Los cirujanos plásticos, removemos las zonas lipodistróficas mediante lipoescultura, con el fin de conseguir tres objetivos:

  1. Que la grasa corporal tenga una distribución más parecida a la que se tiene en la etapa
  2. Que se produzca un efecto de marcación muscular para que se tenga un aspecto más atlético.
  3. Que la forma sea más femenina o más masculina según la finalidad que vayamos persiguiendo.

Nombrar a la grasa como el “nuevo oro” de la cirugía plástica, no es ninguna exageración. Hasta ahora no se han podido explotar sus posibilidades al cien por cien porque las tecnologías de liposucción eran mucho más invasivas y destruían la grasa que se sacaba, por lo que su reutilización ofrecía resultados pobres. Ahora, con el aqualipo de body jet – la técnica más avanzada de liposucción que existe-, podemos extraer los adipocitos vivos, lo que incrementa la tasa de éxito en los casos en que el paciente desea reutilizarlos para dar volumen a otra área de su cuerpo o rostro, o mejorar cicatrices y heridas. Además, este método resulta mínimamente invasivo con respecto a los empleados anteriormente, puesto que al trabajar con agua la hidrosección de los tejidos, el tiempo quirúrgico, la anestesia, las molestias, el tiempo de recuperación y los posibles riesgos se reducen a la mitad.

De hecho, según la ISAPS, la cirugía del Contorno Corporal, lipoestructura y lipofilling, está catalogada como un procedimiento de los menos invasivos a la hora de reconstruir la silueta corporal, con mínimas cicatrices y un rápido postoperatorio. La duración y dificultad del postoperatorio también depende en gran medida de la tecnología que se emplee en la cirugía.

Liposucción con Aqualipo sistema de liposucción asistido por chorros de agua en exclusiva en sevilla en Aurea Clinic

 

Las ventajas de reutilizar la grasa mediante lipoestructura son, principalmente:

  • Permite hacer cambios morfológicos de las áreas que se traten.
  • Posibilita evitar el uso de prótesis que antes era imprescindibles para dar volumen, evitándose así todas las complicaciones y riesgos asociadas a portarlas. Lo más importante de esto es que se puede poner fecha de “alta total”, ya que los tratamientos con materia autóloga no requieren revisiones periódicas de por vida.
  • En la grasa hay presencia de células madre y se produce la liberación de factores de crecimiento y quimiotácticos que van a hacer que las superficies que colindan con la grasa que se implanta estén mejor: por ejemplo, cuando se realiza un lipofilling para reconstrucción mamaria, contribuyen a la recuperación de la radiodermitis, también regeneran las cicatrices, las quemaduras, la elasticidad de la piel y las estrías. En general aumenta la calidad de la piel suprayacente de los tejidos que hay alrededor de la zona en que se trasplanta la grasa.
  • Permite hacer cambios de masculino a femenino: se pueden poner depósitos de grasa típicos de la mujer.
  • Es un tratamiento perfecto de rejuvenecimiento, de la manera más natural.

Mucha gente piensa que las ventajas del procedimiento no son suficientemente destacables por el hecho de que la grasa es un relleno reabsorbible, pero lo cierto es que esto es falso. Los resultados del lipofilling son permanentes en el tiempo, transcurridos unos 6 meses desde la cirugía, que es el tiempo en que un porcentaje de la materia injertada de reabsorbe. La tasa de reabsorción, así como el éxito de los resultados pende de varias circunstancias:

  • Lo invasivo de la técnica. Arrancar la grasa mecánicamente o mediante vibración aumentará la grasa de reabsorción porque gran parte de los adipocitos se extraen muertos o dañados. El lipoláser no permite reutilizar el “nuevo oro”.
  • También influye el tratamiento que se le da a la grasa que se saca del área donante, así como el tiempo que se trata en reinjertarla.
  • La movilidad de la zona receptora: a mayor movilidad, más reabsorción.
  • La edad: en personas más jóvenes tiene más éxito.
  • La vascularización de la zona receptora: en facial alrededor del 90% será estable en el tiempo.
  • La cantidad de grasa injertada en relación con la extensión del tejido en que se pone. De hecho, hacer sobrecorrecciones (poner mucha), puede dar lugar a complicaciones además de elevarse el porcentaje de reabsorción, como quistes grasos o irregularidades. Esta práctica de poner en exceso ha sido muy común, y ha propiciado la mala fama al lipofilling, así como su etiqueta reabsorbible.
  • No se requiere buena elasticidad de la piel en el área receptora para buenos resultados, pero si en la zona donante. Si la calidad de retracción de la zona que liposuccionamos no es buena, pueden quedar ondulaciones e irregularidades.

Aumento de pecho con grasa autóloga tras liposucción Aqualipo

Es más, no solo es que tenga resultados permanentes, sino que la grasa que se injerta engorda y adelgaza con el paciente en la zona donde está, y mantiene el comportamiento del área de donde se haya extraído. Cuando se requiere especial presencia de células madre hay que planificar bien el sector de extracción, porque la presencia de estas no es igual en todas partes.

 

Texto : Dra Martínez Padilla

Fotos : Aurea Clinic

Dra  Martínez Padilla, miembro de AECEP Y  Directora Médica y fundadora de Aurea Clinic 

 

 

 

 

 

Técnicas de reconstrucción mamaria

Publicado por AECEP | 6 de noviembre de 2017 |

El cáncer de mama es una terrible realidad que no finaliza una vez superada la enfermedad. Entre sus secuelas pueden ser muchos los problemas psicólogicos derivados, al tratarse la mama de un órgano relacionado con la sexualidad. La reconstrucción mamaria es una de las soluciones, que aborda ,desde el punto de vista quirúrgico, en este artículo el doctor Alexo Carballeira.

La reconstrucción mamaria queda siempre supeditada a las decisiones del llamado comité de la mama, un equipo interdisciplinar que aborda cada historial en su conjunto. Lo primero es erradicar el tumor y lo segundo reconstruir. Este procedimiento se realiza en la misma intervención cuando la paciente no se va a someter a radioterapia o en otra intervención, la llamada reconstrucción en diferido. En ambos casos, los resultados proporcionan una mejoría tanto en el plano físico como en el psíquico.

Dependiendo del material que se emplee, la reconstrucción mamaria se divide en tres : heteróloga , autóloga y mixta.

  • La autóloga es la que emplea material biológico de la paciente . Los tejidos suelen ser transferidos desde la parte baja del abdomen, desde la espalda, muslos desde los glúteos.
  • La heteróloga es más tradicional, es la llevada a cabo mediante prótesis de silicona o suero salino.
  • Finalmente, la mixta combina ambas las dos técnicas arriba mencionadas.

Cuando la reconstrucción se lleva a cabo mediante prótesis y se realiza transcurrido un tiempo desde la mastectomía suele ser necesario colocar antes un expansor . En la mastectomía se coloca el expansor, luego se va hinchando con suero en varias sesiones en la consulta y cuando se ha conseguido la distensión de la piel necesaria se recambia por la prótesis. En los casos en los que se preserva piel de la mama se puede poner directamente una prótesis tras la mastectomía. Es una técnica más sencilla que las de microcirugía, pero con ciertas limitaciones, ya que no se puede realizar en pacientes que hayan recibido radioterapia o que presenten mala calidad de tejidos en la zona.

La técnica más habitual es el DIEP por sus buenos resultados. En esta cirugía se extirpa piel y grasa de la parte baja del abdomen, junto con una arteria y una vena que la irrigan y se trasplanta a la misma paciente a la zona mamaria a reconstruir. La arteria y vena que nutren estos tejidos (arteria y vena epigástrica inferior profunda) y se anastomosan, es decir, se “cosen”-”enchufan” a la arteria y vena mamaria interna de forma que el tejido trasplantado (colgajo DIEP) recupera su irrigación. Esto se realiza sin dañar la pared abdominal y estéticamente el abdomen queda como si se hubiera practicado una abdominoplastia. El tacto, forma y la manera de envejecer de la mama es la más natural. Esta técnica es la evolución del TRAM libre y MS-TRAM libre, la diferencia estriba que éstos incluyen parte de músculo.

Debido a su antigüedad, el colgajo TRAM ha sido una de las reconstrucciones con colgajo más realizadas, ya que este tejido es muy similar al mamario, y por tanto resultaba un buen sustituto. Sin embargo, a día de hoy pocos cirujanos utilizan esta técnica pues implica cortar músculo, mientras que otros tipos de reconstrucción con colgajo son menos agresivos porque mantienen el músculo intacto.

Otra de las técnicas con más tradición es la reconstrucción con colgajo del músculo dorsal ancho, aunque también superada a día de hoy por otras técnicas menos invasivas. Consiste en realizar una incisión en la espalda cerca del omóplato (escápula), a continuación, se desliza piel, grasa, vasos sanguíneos y músculo a través de un túnel por debajo de la piel hasta llegar al pecho y posteriormente se le da forma de mama. Los vasos sanguíneos siguen conectados en este colgajo de músculo dorsal ancho, por lo que suele ser una cirugía más rápida que el DIEP, TUG, IGAP o SGAP, con el inconveniente de que el volumen suele ser insuficiente para hacer una mama, y por ello normalmente es necesario añadir una prótesis. Además al quitar este músculo se puede limitar sensiblemente la movilidad o fuerza del hombro.

También es frecuente extraer el colgajo de la cara interna del muslo (TUG) o de los glúteos (SGAP, IGAP).

Por último, mencionaremos de una novedosa técnica de reconstrucción a base de lipofilling mamario masivo, utilizando como expansor externo el BRAVA, aunque uso no está extendido porque suelen ser necesarios varios procedimientos para reconstruir la mama.

Alexo Carballeira es miembro de Aecep Cirujanos y director de AC Cirugía Plástica

Imágenes : google

 

 

 

 

 

 

1 2 3 13