Blog

Problemas a largo plazo tras una intervención de aumento de pecho

Publicado por AECEP | 16 de Noviembre de 2016 |

Foto del doctor Julio TerrénEn esta segunda parte del artículo, el Dr. Julio Terrén nos indica cuáles son los problemas que pueden aparecer a largo plazo tras una intervención de aumento de pecho:

Contractura Capsular

Una vez que se ha colocado el implante mamario, las células del cuerpo conocidas como fibroblastos rodean la superficie del implante formando un revestimiento protector alrededor de él, sin importar si se trata de un implante de solución salina o de silicona. El tejido cicatricial que se forma alrededor del implante se denomina “tejido conectivo” o “cápsula fibrosa” y es responsable de mantener el implante en su lugar. La cápsula, por razones que son poco conocidas, puede desarrollarse excesivamente provocando una presión desmesurada sobre los tejidos que puede ocasionar cambios en la forma del seno, fuertes molestias y endurecimiento de la mama.

Para clasificar la intensidad de la contractura se suele utilizar la escala propuesta por el cirujano plástico Baker. Esta escala tiene 4 grados, y en la práctica puede ser algo subjetiva:

  • Grado I: la mama se siente blanda y parece natural.
  • Grado II: la mama está firme pero parece normal.
  • Grado III: la mama se siente firme y se aprecia una distorsión. El implante se nota y puede palparse.
  • Grado IV: la mama está dura, el paciente siente un fuerte dolor, y existe una gran distorsión en la forma del seno.

Las contracturas capsulares severas, grados III y IV, requieren una segunda intervención. Durante este procedimiento se retira el tejido de la cicatriz que reviste el bolsillo del implante y se sustituyen los implantes mamarios, corrigiendo la forma y la posición del pecho. Los datos son claros: una de cada diez mujeres con implantes puede sufrir un encapsulamiento en sus prótesis en los primeros diez años tras la intervención, en un grado lo suficientemente importante como para requerir una segunda cirugía de senos.

Hay una serie de factores o indicaciones que pueden reducir la aparición de una contractura capsular:

  • Ubicar los implantes mamarios por debajo del músculo pectoral, lo que se conoce como ubicación submuscular.
  • Uso de implantes texturizados.
  • Prevención de la infección posoperatorio o sangrado.

Ruptura/Deflación

El porcentaje de rotura en las prótesis mamarias de última generación es muy bajo, en torno al 1%, debido a los avances tecnológicos y al perfeccionamiento de los materiales que componen las prótesis.

El término ruptura se utiliza tanto para los implantes mamarios de gel de silicona como para los rellenos de solución salina, mientras que el término deflación se usa específicamente para los implantes rellenos de solución salina. La ruptura se produce debido a un desgarro o un agujero en la envoltura externa del implante mamario. Cuando esto ocurre en un implante mamario relleno de solución salina, el implante se desinfla, y la solución de agua salada se escapa del bolsillo creado para colocar los implantes. La pérdida de tamaño o forma del implante se puede notar inmediatamente, o puede progresar lentamente durante varios días.

problemas-operacion-pecho-2

El gel de silicona es más denso que la solución salina, por lo que cuando un implante lleno de gel de silicona se rompe, el gel puede permanecer en el bolsillo o en el tejido cicatricial que se forma alrededor del implante (ruptura intracapsular). El gel de silicona también puede escaparse de la cápsula de tejido cicatricial alrededor del implante y emigrar de la mama (rotura extracapsular). Esto puede provocar bultos en el pecho, la pared torácica, el brazo, la axila o el abdomen. Suele deberse a implantes antiguos que, además, han estado mucho tiempo rotos antes de su sustitución.

Si la ruptura es intracapsular el implante debe sustituirse, aunque no es una urgencia grave. La intervención es sencilla, rápida e indolora. Se coloca la nueva prótesis se coloca en la bolsa del pecho que ha creado la anterior. Cuando la rotura es extracapsular se debe sustituirse el implante y retirar los restos de silicona que hayan llegado al pecho. Es una intervención más lenta y dolorosa.

Cuando se rompe el implante las mujeres pueden notar la disminución del tamaño del seno, una apariencia desigual de los pechos, dolor acentuado, hinchazón, entumecimiento, ardor o cambios en la sensibilidad. Sin embargo, en muchas ocasiones las rupturas se producen sin ningún síntoma, es a lo que se llama “rupturas silenciosas”. La resonancia magnética es la forma más efectiva de detectar la ruptura silenciosa de un implante mamario relleno de gel de silicona.

Estas son algunas de las posibles causas:

  • Contractura capsular.
  • Compresión excesiva durante una mamografía.
  • Daños durante biopsias o drenaje de líquidos.
  • Envejecimiento normal del implante.
  • Sobrellenado o sub-relleno de implantes rellenos de solución salina.
  • Estrés físico.
  • Daños sufridos por la prótesis durante la intervención.

Sustitución de implantes

La duración de los implantes dependerá del cuerpo de cada mujer y del tipo de implante empleado. Un implante no debe cambiarse mientras no exista una causa médica que lo requiera. Es fundamental realizar controles periódicos para vigilar su adecuada conservación y evitar posibles problemas como roturas silenciosas.

Antiguamente, la mayoría de los implantes se realizaban con compuestos de silicona de baja cohesividad, es decir, silicona líquida o semilíquida. Compuestos que favorecían el desgaste y la rotura del implante. Este tipo de implantes sufren riesgo de rotura a partir de los 10-15 años. Hoy en día predominan implantes de gel de silicona de alta cohesividad (grado 3), implantes mucho más resistentes, prácticamente indeformables, y que limitan los riesgos de que la prótesis se rompa y de que el gel de silicona se esparza fuera del bolsillo. En muchos casos, no hay necesidad de sustituir los implantes en toda la vida.

Segundas intervenciones

Además de los problemas citados anteriormente, es posible que muchas mujeres soliciten segundas intervenciones de pecho para mejorar la apariencia del seno si los resultados de la intervención no han sido del todo satisfactorios.

Uno de los mayores problemas es la asimetría (diferencia de tamaño o forma entre los senos). La mayoría de los senos presentan algún tipo de asimetría antes del aumento mamario, y la mayoría de ellos permanecen -hasta cierto grado- asimétricos tras la intervención. Por lo general, las diferencias entre los pechos se pueden mejorar durante la cirugía, pero en ocasiones la mama puede llegar a ser aún más asimétrica tras la operación, requiriendo una intervención secundaria. A veces, si el primer procedimiento se realiza en un enfoque subglandular, la asimetría se puede solucionar con la colocación del implante de forma submuscular.

Los problemas relacionados con el hundimiento de implantes, con el desplazamientos de los implantes mamarios o con implantes mal colocados, se solucionan abriendo la cicatriz y recolocando el implante.

Dr. Julio Terrén.

Cirujano plástico miembro de SECPRE y AECEP.

http://www.drterren.com/