Blog

Cirugía estética para hombres: Perfiles de pacientes, motivaciones por género y cirugías secundarias

Publicado por AECEP | 14 de septiembre de 2017 |

 

 

Las intervenciones que más se realizan los hombres dentro del área de la cirugía plástica, estética y reparadora son la liposucción, ginecomastia, blefaroplastia, rinoplastia, lifting facial y otoplastia. Según los países, el orden de preferencia es uno u otro, pero en definitiva estas seis operaciones son las más demandadas por el género masculino. La ginecomastia es la única cirugía estética para hombres realmente específica para ellos, donde el objetivo es devolver la apariencia masculina a un pectoral con aspecto más femenino. En cualquier caso, los hombres son menos numerosos en las consultas de cirugía estética. No obstante, suelen ser excelentes pacientes ya que, una vez tomada la decisión de hacer ese cambio que desean, se involucran en el proceso y confían plenamente en los consejos y la labor de su cirujano. Un artículo de la doctora Nélida Grande

 

 

 

 

Aunque se puede afirmar que no es tan “fácil” que un hombre entre a quirófano para realizarse una cirugía estética, una vez que lo hace es normalmente para cambiar algún rasgo de su cara o perder volumen (en el contorno corporal o zona pectoral). En el caso de las operaciones del rostro, esa persona no ve afectada su masculinidad, todo lo contrario a cuando se trata de ginecomastia. El chico o ya señor se llega a sentir muy vulnerable y con baja autoestima debido a su complejo. En este sentido, los cirujanos hemos de ser si cabe más comprensivos con su problema. Es importante recordar que no debemos intervenir a menores de 16 años, debido a que en la adolescencia se puede sufrir un episodio de aumento de grosor de las mamas pero es solo transitorio -ginecomastia puberal-.

En el otro extremo está la ginecomastia senil, cuando los hombres de edad avanzada sufren este cambio en su pecho debido a la disminución de la progesterona que se produce con los años. El aumento de peso tampoco es ajeno aquí, y si ambas cosas generan una feminización del pectoral, si esa persona mayor está sana y lo desea se podría llegar a operar a pesar de su edad. En todo caso, la reducción de mamas que se lleva a cabo en la ginecomastia puede precisar una técnica u otra. Hay que informar a los pacientes de que si la grasa es la que ha provocado el aumento de volumen, en el proceso quirúrgico ha de tomar parte la liposucción, que puede ir acompañada o no de recesión de tejido si lo hay sobrante.

En el ranking de las operaciones de cirugía estética para hombres que más se realizan en el mundo también encontramos la liposucción. De hecho, en las estadísticas se observa que es el procedimiento estético-quirúrgico más común en ellos. Eliminar grasa en flancos y abdomen son las principales razones, un rasgo que los varones suelen presentar. Es recomendable que complementemos el tratamiento quirúrgico con dieta y ejercicio, de manera que así se podrá reducir también la grasa intraabdominal.

Los retoques faciales

A las consultas acuden hombres no solo para rinoplastias comunes, sino para que llevemos a cabo cirugías secundarias al no estar contentos con la forma de su nariz en anteriores intervenciones. En estos casos, es cuando el arte de esculpir que lleva intrínseco nuestra profesión se convierte en prioridad. A nivel psicológico, hemos de ser muy conscientes de que esa persona ya ha recorrido antes el mismo camino. Por este motivo, nuestro trabajo es crucial para que pueda ser el definitivo. Y si se trata de otoplastia, una de las situaciones más frecuentes son las orejas despegadas (en asa o soplillo). Los pacientes, tras esta intervención, se suelen encontrar muy satisfechos sea cual sea la edad que tengan. Para un hombre tener este problema -muchas veces difícil de ocultar por la vestimenta de la profesión o cortes de pelo, por ejemplo- puede ser una gran frustración -quizá incluso mayor que para el sexo femenino-, a la hora de su vida social tanto de niño como adulto.

Por último, en el capítulo del rejuvenecimiento facial, la blefaroplastia y el lifting facial son los protagonistas de la cirugía estética para hombres. Suelen solicitarlas los hombres maduros, mayores de 50 años. Hay algunos que acuden a consulta cada ciertos años a repetir estas intervenciones cuando, por el proceso de envejecimiento natural que, los buenos resultados conseguidos entonces (del lifting sobre todo) se han ido difuminando. Porqu en definitiva, la necesidad de realizar un lifting facial se debe sobre todo a la pérdida de grasa. Por esta razón, el uso de rellenos de grasa facial aumentará a duración del lifting. Hemos de pensar que un hombre adulto probablemente no se ha cuidado la cara como lo hacen las mujeres desde su juventud. Por ello, puede ser sumamente importante realizarse un lifting en el momento indicado para paliar el exceso de arrugas. O, en caso de mirada envejecida, una blefaroplastia.

La doctora Nélida Grande es directora de http://www.doctoragrande.com   y  miembro de AECEP Cirujanos